Economía y Sistema Financiero

El peso dejó de temerle a AMLO, pero no a Donald Trump

02-07-2018 11:30

Tras el triunfo de AMLO el peso no tuvo grandes variaciones frente al dólar, sin embargo esto podría cambiar después del 1 de diciembre según el comportamiento del nuevo presidente y de Donald Trump.

Después del 1 de diciembre una nueva incertidumbre comienza sobre las decisiones de AMLO y las de Donald Trump. Agrandar
Después del 1 de diciembre una nueva incertidumbre comienza sobre las decisiones de AMLO y las de Donald Trump.

Cuando Donald Trump ganó la presidencia de Estados Unidos el peso mexicano tuvo más miedo que cuando Andrés Manuel López Obrador salió a festejar su triunfo electoral en el Zócalo de la Ciudad de México.

Tras el 8 de noviembre de 2016, cuando Donald Trump fue electo presidente, el peso se depreció 7% en dos días. Dos años después, con la victoria de AMLO en México, el peso a penas se depreció 1% durante el día de las elecciones y no se esperan grandes cambios en los siguientes de meses según los precios de los contratos a futuro que operan en Chicago.

Sin embargo, una vez que AMLO tome posesión de la presidencia el 1 diciembre, una nueva incertidumbre comenzará sobre las decisiones de los inversionistas extranjeros y las de mismo Donald Trump, asegura el doctor en Economía Oscar Vera para Arena Pública.

 

Te puede interesar: López Obrador arrasa en las elecciones y el PRI se hunde.

 

“Cualquier señal heterodoxa en el manejo de las finanzas públicas [de AMLO] va a ser inmediatamente castigado por el mercado con la salida de capital" advierte Vera, pues 100 mil millones de dólares en bonos del gobierno mexicanos están en manos de extranjeros.

Ya lo hicieron una vez en 1994 y lo pueden volver a hacer. Además, el buen desempeño que ha mostrado la economía de Estados Unidos, unido a la continua alza de sus tasas de interés son grandes incentivos para cambiar los bonos mexicanos por los estadounidenses.

No por nada el Banco de México sigue subiendo la tasa de referencia casi cada vez que la Reserva Federal (FED) de EU lo hace. Necesita mantener el atractivo de los bonos mexicanos, pero un gasto excesivo podría mandar una señal de imposibilidad de pago.

También está Donald Trump y la inseguridad de sus tuits sobre los aranceles. Cualquier día puede despertar y decidir gravar los aguacates, las naranjas e incluso los autos, como ya amenazó en Europa, comenta Oscar Vera.

 

Te puede interesar: AMLO Presidente se enfrenta al fantasma de un liderazgo permisivo.

 

Con un escenario así, no se puede esperar un gran crecimiento económico de México durante 2019, un rango entre 1.5% y 2%, prevé Vera. Esto sería incluso más bajo que lo presentado por Enrique Peña Nieto en su sexenio.

Entre la incertidumbre por conocer las nuevas ‘reglas del juego’ interno con el nuevo presidente y la intermitencia de las externas, debido a la política de Donald Trump, la inversión en México se cayó.

En  2017 la inversión fija bruta anual disminuyó 1.5% en contra los pronósticos de los analistas que esperaban un comportamiento positivo de las inversiones, Citibanamex había estimado un crecimiento de 6.4%, pero no fue así.

La falta de inversión representa un foco rojo para la economía mexicana. “Ningún país, ninguna economía puede crecer si la inversión no crece” advirtió Oscar Vera y ese es uno de los retos que tendrá la nueva administración con AMLO al frente.Trascender del discurso en donde pide la confianza de los inversionistas a dar las muestras numéricas de que en verdad puede mantenerla y atraer la del extranjero.

 

MÁS INFORMACIÓN: Tipo de cambio, Banxico.

MÁS INFORMACIÓN: Informe Estadístico sobre el comportamiento de la Inversión Extranjera Directa, Enero-Marzo 2018. Secretaría de Economía

Comentar