Economía y Sistema Financiero

Trump podría acelerar las amenazas sobre el empleo por la automatización manufacturera

05-01-2017 19:00

La industria que hoy aporta el 16% del PIB a México podría poner a la economía en apuros en los próximos años, debido principalmente a la carente inversión en producción de conocimiento e innovación del país.

Por cada cuatro trabajadores que sean reemplazados con tecnología la industria se contratará a una persona con un perfil de alta competencia. Agrandar
Por cada cuatro trabajadores que sean reemplazados con tecnología la industria se contratará a una persona con un perfil de alta competencia.

Todo por servir se acaba, pero Donald Trump ya pisó el acelerador que podría catapultar el proceso de despidos masivos en la industria manufacturera de México.

Las manufacturas serán la segunda área laboral con mayor pérdida de empleos en 2020 a nivel internacional, la automatización de las fábricas será el principal motivo.

En los últimos 30 años el sector ha duplicado su productividad a pesar de la reducción de empleos, revela el informe “El futuro de los trabajos,” publicado por el Foro Económico Mundial.

Los principales afectados en esa transición serán los obreros o trabajadores con niveles de educación básica, quienes paulatinamente serán reemplazados por la tecnología, mientras que la industria comenzará a requerir cada vez más a personal con mayores niveles educativos para ocupar cargos administrativos.

Si además continúa la retirada de inversiones extranjeras como la anunciada por Ford Motor Company el 3 de enero pasado en respuesta a las amenazas del Presidente electo de Estados Unidos, la industria que aporta el 16% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional correrá más rápido de lo anticipado hacia la tendencia de automatización que no tiene marcha atrás.

Hasta hoy los altos costos de una mayor implementación de tecnología han empujado a las empresas a refugiarse en países con mano de obra barata como México, en donde pagan a un trabajador un promedio de tres dólares la hora, el 10% de lo que pagarían en Estados Unidos.  

El gobierno ha sido uno de los principales promotores de esa “ventaja competitiva.” ProMéxico por ejemplo, declaró con bombo y platillo que el país es altamente competitivo entre las economías exportadoras debido a sus costos de mano de obra -aludiendo a los bajos salarios en comparación internacional- durante la edición de junio de 2014 de su revista Negocios.  

Los resultados de esa ventaja competitiva han llevado al país a ser la segunda industria manufacturera más grande a nivel internacional, sólo por debajo de China y a que el 50% de la inversión extranjera directa del país la atraiga ese sector.

Pero la dulzura de la industria manufacturera se tornará en hiel. Conforme disminuyan los costos de la tecnología los bajos salarios dejarán de ser un atractivo para los empresarios, y la industria por la que México ha apostado en la última década podría dejar a su paso un grave problema de desempleo.

Educación especializada, la solución

Por cada cuatro trabajadores que sean reemplazados con tecnología, la industria contratará a una persona con perfil de alta competencia, especialmente en las áreas de dirección, ingeniería y matemáticas, de acuerdo con las estimaciones del informe elaborado por el Foro Económico Mundial.

El panorama en México pinta para que el país no pueda cubrir ni una ni otra de las plazas.

La industria manufacturera se caracteriza por dar empleo a personas con bajos niveles educativos y el país tiene un especial énfasis en ese perfil, que será reemplazado por la tecnología. El 95% de los mexicanos tiene educación básica -preescolar, primaria y secundaria- el 67% terminó la preparatoria o bachillerato y sólo 30% una licenciatura o ingeniería.

México es uno de los países donde se gradúan una mayor cantidad de ingenieros -entre 70 y 100 mil anualmente- pero menos de la mitad tuvieron una formación con la calidad necesaria para desempeñarse en áreas cuya demanda va en aumento, aseguró el director del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología, Enrique Cabrero a Arena Pública en junio de 2015.

En el país solo una tercera parte de la inversión destinada al desarrollo de ciencia, tecnología e innovación proviene del sector privado, mientras que en otros países el porcentaje se eleva a 70%. Para 2017 esa inversión apenas será del 0.56% del presupuesto aprobado y será complementado con la inversión del sector privado, en total será equivalente a 1% del PIB.

“De nada sirve tener una enorme infraestructura si no tenemos capital humano altamente calificado. Es el capital humano la esencia de esta economía del conocimiento,” remató Cabrero.

 

A FONDO: El futuro de los trabajos, Foro Económico Mundial, 2016. (Versión en inglés)

A FONDO: Negocios ProMéxico, ProMéxico, edición junio 2014. 

A FONDO: Reporte de desarrollo industrial, Organización de Desarrollo Industrias de Naciones Unidas, 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Trump comienza a cumplir sus promesas: Ford cancela planta que prometió construir en México, 03 de enero de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Confirmado: Las manufacturas tiran el PIB en el segundo trimestre, 22 de agosto de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Manufacturas y construcción estancan actividad industrial en junio, 11 de agosto de 2016.

ENTREVISTA: Podemos dar un brinco significativo en ciencia y desarrollo, Enrique Cabrero, 15 de junio de 2015.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.