Gobiernos y Finanzas Públicas

EU podría aplicar a México un impuesto de ajuste fronterizo como parte de reajustes a TLCAN

19-12-2016 11:44

Los fundamentos para la aplicación de un impuesto de ajuste fronterizo son erróneos, parten de la premisa de que el IVA que México le cobra a las importaciones de Estados Unidos es discriminatorio porque el vecino del norte no se lo cobra a las importaciones provenientes del país.

El objetivo de Trump es alterar el vector de precios relativos regionales con el propósito de rebalancear la distribución regional de valor generado a favor de Estados Unidos. Agrandar
El objetivo de Trump es alterar el vector de precios relativos regionales con el propósito de rebalancear la distribución regional de valor generado a favor de Estados Unidos.

Donald Trump está dispuesto a quedarse con la rebanada más grande del pastel.

Citibanamex asegura que el presidente electo de Estados Unidos llegará a la Casa Blanca el 20 de enero de 2017 para balancear el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en favor del país que lidera.

Por lo menos es el escenario más factible de que ocurra con el 50% de probabilidad frente a otros tres que plantean los analistas, como el hecho de que Estados Unidos salga del tratado o que este permanezca sin cambios, ambos con 5% de probabilidad; mientras que el segundo escenario más factible es que el TLCAN mejore con 40% de probabilidad.

Entre otras medidas para balancear el tratado comercial a favor de Estados Unidos Trump podría reducir el Impuesto sobre la Renta a las empresas y en compensación aplicar un impuesto de ajuste fronterizo a las importaciones mexicanas.

Los fundamentos para aplicar ese impuesto son erróneos porque parten de la premisa de que el Impuesto al Valor Agregado (IVA) que México cobra a las importaciones de Estados Unidos es discriminatorio porque el vecino del norte no se lo cobra a las importaciones provenientes del país. Sin embargo, esto no es así porque México cobre el IVA tanto a las importaciones como a la producción doméstica, explica el análisis.

Recientemente ha ganado peso la preocupación de que Donald Trump adopte medidas agresivas en temas fiscales que afecten el comercio con México, como la anterior.

Otras medidas que el Presidente electo podría aplicar para rebalancear el TLCAN son imponer reglas más estrictas de contenido nacional - regional; imponer cuotas o pedir a México que se desista de algunas quejas ante la Organización Mundial del Comercio.

Una “mala noticia” para México sería la eventual renegociación de capítulos del TLCAN como el tercero sobre Trato Nacional y Acceso de Bienes al Mercado, “abrir dicho capítulo desataría una negociación tremendamente compleja,” señalan.  

El objetivo de Trump es “alterar el vector de precios relativos regionales con el propósito de rebalancear la distribución regional de valor generado a su favor. Generar ‘inversión de comercio’ en lugar de ‘creación de comercio’,” asegura Citibanamex.

Si Estados Unidos aplica medidas de rebalanceo del TLCAN a su favor -después de 2017- los flujos de inversión extranjera directa se limitarán a un rango de 28 a 35 mil millones de dólares y la tasas de crecimiento a entre 2.5% y 3.5%.  

El tipo de cambio por su parte se mantendría en los niveles actuales alrededor de 20 pesos por dólar con episodios de volatilidad sensibles al proceso de negociación.

 

El mejor escenario también es factible

Es muy factible que en lugar de negociar o restringir las condiciones del tratado comercial más importante para el país los tres integrantes añadan bloques que lo mejoren, pronostican los analistas de Citibanamex, quienes otorgaron a este escenario una probabilidad de 40% de ocurrencia.

Estados Unidos podría solicitar, por ejemplo, la inclusión de temas como la prevención de la manipulación cambiaria al que México no pondría mayor objeción, tampoco a la exigencia de contar con estándares laborales más vinculantes de los que existen actualmente en los acuerdos paralelos del TLCAN. Otros temas que podrían añadirse son los relacionados a la protección de la propiedad intelectual y el comercio electrónico.

“El escenario sería positivo, aunque se materializaría a costa de un periodo de incertidumbre,” asegura Citibanamex.

Si el mejor escenario se concreta los analistas prevén que después de 2017 los flujos de inversión extranjera directa asciendan a un rango de 30 a 40 mil millones de dólares y las tasas de crecimiento entre 3.5% y 4%. Mientras que el tipo de cambio tendría una mejora muy ligera respecto de los niveles actuales de 20 pesos por dólar que se materializaría gradualmente después de 2017.

 

A FONDO: Quo Vadis, TLCAN?, Citibanamex, 16 de diciembre de 2016. 

OPINIÓN: ¿Obligará Trump a bajar los impuestos en México?, Samuel García, 19 de diciembre de 2016.

Comentar