Gobiernos y Finanzas Públicas

Contrato colectivo 2017 no cambia la situación, Pemex seguirá ahogado en deudas

19-09-2017 16:30

Como resultado de las negociaciones entre Pemex y el sindicato se conservaron las condiciones pensionarias anteriores a 2017 para el grueso de los trabajadores.

La negociación entre José Antonio González Anaya y Romero Deschamps conservó las prestaciones que ahogan a las finanzas de Pemex para la mayoría de los trabajadores. Agrandar
La negociación entre José Antonio González Anaya y Romero Deschamps conservó las prestaciones que ahogan a las finanzas de Pemex para la mayoría de los trabajadores.

Pemex continuará ahogado en sus deudas por algunas décadas más.

La empresa más importante del Estado negoció con los líderes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) una reestructuración del régimen de pensiones en 2016.

El objetivo era que la petrolera dirigida por José Antonio González Anaya redujera los gastos que anualmente eroga en las prestaciones derivadas de la jubilación de los trabajadores, los cuales ahogan sus estados financieros.

A junio de 2017 el pasivo laboral de Pemex ascendía a 1.25 billones de pesos, casi una cuarta parte del presupuesto que el gobierno necesitará para financiar su operación el año entrante por 5.2 billones.

Sobre los resultados de la negociación con uno de los sindicatos más poderosos de México se podría decir que hubo una buena y otra mala para la petrolera.

La buena es que en el Contrato Colectivo de Trabajo 2017-2019 se registró un cambio fundamental respecto del firmado en 2015, los trabajadores pasaron de tener una pensión pagada por la petrolera a un régimen de ahorro para el retiro mediante aportaciones a una Administradora de Fondos para el Retiro (Afore).

Es decir, mensualmente los trabajadores aportaran lo equivalente a 6.9% de su salario a una cuenta individual y Pemex otro 16%, el monto reunido será lo que obtendrán por pensión al momento de jubilarse.

Esto es, cuando cumplan 60 años de edad o 30 años de servicio, pues se prolongó cinco años el tiempo mínimo para jubilarse que antes era a los 55 años de edad y 25 de experiencia laboral.

Los cambios cortaron de un tajo los beneficios muy por encima de la ley que gozaban los jubilados y sus familias. Sin duda alguna la tajante reestructuración permitirá a Pemex un respiro en sus finanzas actualmente presionadas por un pasivo laboral creciente.

 

Te puede interesar: Ahorro que logró PEMEX por reestructurar pensiones podría diluirse, 26 de agosto de 2016.

 

Tan sólo de diciembre de 2016 a junio de 2017 el pasivo laboral, es decir, lo que Pemex requiere para solventar las pensiones y otras prestaciones de ley pasó de representar el 34% del total de la deuda a 37%, de acuerdo con sus estados financieros.

Sin embargo, el respiro tardará décadas en llegar, esta es precisamente la mala noticia.

El sindicato liderado por Carlos Romero Deschamps tuvo una conquista sobre Pemex en la negociación del contrato 2017, consiguió que semejante restructuración aplicara únicamente a una parte mínima de los 128,600 trabajadores en activo.

El nuevo régimen pensionario con base en cuentas individuales de ahorro para el retiro aplicará únicamente a los empleados contratados a partir del 1° de diciembre de 2016.

Los trabajadores que se integraron a la plantilla laboral antes de esa fecha –que son la gran mayoría- conservaran todos los beneficios jubilatorios que venían arrastrando y acumulando hasta el contrato colectivo firmado en 2015. Los mismos que tienen a Pemex con la soga al cuello.

El pasivo laboral de Pemex representa el 37% del total de sus deudas.

 

El Contrato Colectivo de Trabajo 2017 estableció tres tipos de jubilación por vejez. Dos tipos para los empleados contratados antes del 31 de diciembre de 2015 -que conforman un grupo de transición- y el tercero de cuentas individuales para los contratados posteriormente.

Los contratados antes de 2016 conservaran una pensión vitalicia equivalente a entre el 80% y el 100% de su último salario base con cargo totalmente a Pemex.

Además de beneficios como atención médica y medicinas para ellos y su familia; una prima de antigüedad por 20 días de salario por cada año laborado; apoyo para gastos funerarios, bonos vitalicios para la adquisición de alimentos, gasolina, lubricantes, gas doméstico; acceso a créditos, aguinaldo, entre otros.

La diferencia entre estos dos tipos de jubilación únicamente es la antigüedad de los trabajadores. Quienes tengan 15 años de trayectoria o más podrán jubilarse cuando cumplan 55 años de edad o 25 de servicio.

Quienes tengan 14 años de antigüedad o menos tendrán que esperar cinco años más, es decir, podrán jubilarse hasta que cumplan 60 años de edad o 30 de servicio.

 

Te puede interesar: Romero Deschamps le ganó la partida a Pemex, COLUMNA de Samuel García, 22 de agosto de 2016.

 

Aunque no hay información pública que permita conocer con exactitud cuántos empleados integran el grupo de transición, se puede inferir que es la mayoría, pues el trabajador promedio de Pemex tiene 44 años de edad y 17 de antigüedad de acuerdo con una evaluación realizada por Lockton México en julio de 2016.

Si el promedio de la consultora abarcara por lo menos a la mitad de los trabajadores, entonces 64 mil 300 empleados se jubilarían con todos sus beneficios a cargo de Pemex en las próximas dos décadas.

Esta camada de trabajadores se uniría a los 120 mil que actualmente son jubilados o beneficiarios. Un total de 184 mil a quienes su pensión y demás prestaciones de ley tendrían que actualizarse anualmente conforme evolucione la inflación.

El resultado de la negociación entre el sindicato y Pemex no solo fue conservar las condiciones pensionarias anteriores a 2017 para el grueso de los trabajadores, sino mantener e incrementar una serie de prestaciones muy por encima de lo establecido en la ley para todos los trabajadores con independencia de su fecha de contrato, algunas de estas son:

 

Prestaciones de ley heredables

La inversión de Pemex hacia sus empleados no termina con su muerte, continúa por varios años más ya que las jugosas prestaciones de ley que reciben durante su vida activa y jubilación se heredan al morir.

Esta cláusula del contrato amplia en el tiempo el gasto pensionario de Pemex, pero no se eliminó del contrato colectivo, por el contrario se incrementó.

El sindicato liderado por Deschamps logró que la transición del régimen de pensiones pagadas por Pemex al de Afores aplicara a pocos trabajadores. 

 

Las familias de un trabajador en activo o jubilado fenecido tienen derecho a recibir una pensión post-mortem a elegir: del 100% de lo que recibía el empleado por tres años; de 90% por cinco años; de 80% por ocho años o vitalicia con un porcentaje menor.

Atención médica al número de derechohabientes registrados por 15 años posteriores al deceso. Cláusula 132 y 136.

Y una prima de antigüedad por 20 días de salario por cada año trabajado, esto únicamente para las familias de los trabajadores en activo. Cláusula 132

 

Te puede interesar: A debate las súper prestaciones que solo reciben trabajadores de Pemex, 28 de junio de 2017.

 

Ahí no acaban los beneficios, los dolientes recibirán un apoyo para gastos funerarios correspondiente a 140 días de salario ordinario/o pensión, así como un seguro de vida.

La viuda en específico recibirá un bono para la adquisición de una canasta básica de alimentos, gasolina, lubricantes y gas doméstico por el importe que recibía el empleado. Cláusula 132 y Cláusula 136.

 

Bonos para gasolina, lubricantes y gas

El monto de los bonos para el consumo de los productos que la petrolera elabora se incrementó 9% del contrato colectivo firmado en 2015 al de 2017.

Conforme a su categoría el trabajador puede recibir desde el bono mínimo diario para gasolina y lubricantes que pasó de 287 a 314 pesos hasta el máximo que se incrementó de 320 a 350 pesos.

Lo mismo para el gas doméstico cuyo bono mínimo diario pasó de 76 a 83 pesos y el máximo de 84 a 92 pesos.

Los bonos de gasolina y gas se extienden a quienes trabajan en el sindicato. Cláusula 182 y acuerdo CMC/009/17.

 

Canasta básica

El bono para la adquisición de una canasta básica de alimentos se incrementó 10% en 2017 respecto del contrato 2015 al pasar de 3 mil 245 pesos a 3 mil 577 en 2017. Cláusula 183

Los bonos para comprar alimentos que otorga Pemex a sus trabajadores se extienden a los jubilados y a las viudas de los empleados fenecidos.

 

Aguinaldo

Sin cambios respecto al contrato de 2015, los trabajadores de la petrolera recibirán cada diciembre un aguinaldo equivalente a 60 días de su salario ordinario, es decir, cuatro quincenas. Cláusula 152.

Un monto cuatro veces mayor al que estable la Ley Federal del Trabajo por un mínimo de 15 días de salario o una quincena.

 

Pemex paga los intereses de sus créditos hipotecarios  

Al igual que en el contrato de 2015 los trabajadores de planta con al menos dos años de antigüedad tendrán derecho a recibir de Pemex –a través de una institución bancaria- hasta dos créditos para adquirir o ampliar una vivienda o bien para pagar una deuda relativa a la compra de una casa.

Los bonos para la compra de gasolina y gas se incrementaron 9% del contrato 2015 al 2017.

 

Pero Pemex absorbe los intereses.

Para el primer crédito se fijará una tasa de interés anual sobre saldos insolutos de 1% hasta su liquidación y para el segundo de 5%. La diferencia con los intereses que cobre el banco la cubrirá Pemex. Cláusula 154.

 

Pemex ahorra para el trabajador

Los subsidios de Pemex a sus trabajadores tampoco desaparecieron en el contrato 2017.

Los empleados cuentan con un fondo de ahorro donde aportan el 5% de su salario tabulado y Pemex el 30%. La petrolera maneja los fondos a conveniencia y les regresa el ahorro al término de un año con un interés de 1.75% mensual. Cláusula 181.

 

Te puede interesar: Bancos de desarrollo compran deuda para pagar las pensiones de Pemex, 16 de agosto de 2016.

 

Estas son solo algunas de las prestaciones más relevantes, pero el catálogo contenido en el contrato colectivo 2017 es mucho más amplio.

Las prestaciones que ofrece Pemex difícilmente tienen igual en el sector privado, incluso en alguna secretaría a cargo del gobierno federal, son el deseo de cualquier ciudadano.

Sin embargo, debido a las dificultades financieras de la petrolera los beneficios exclusivos para sus empleados los pagan -a través de sus impuestos- mexicanos que no reciben ni la mitad de esas prestaciones, pues sostener ese nivel de vida laboral ha implicado inyecciones de recursos públicos por parta de la Secretaría de Hacienda.

 

MÁS INFORMACIÓN: Contrato Colectivo de Trabajo 2017-2019, Pemex-STPRM, 2017.

MÁS INFORMACIÓN:  Dictamen de Lockton México sobre el estatus del pago de pensiones para trabajadores de PEMEX, Lockton México, julio 2016. 

Comentar