Salud y Medio Ambiente

El sarampión, una enfermedad casi extinta, regresa de la muerte por "movimiento antivacunas"

18-07-2017 17:00

En países desarrollados, las “objeciones de conciencia” por parte de los padres han hecho que el sarampión regrese a ser una enfermedad recurrente, cuando casi había sido erradicada.

Los principales peligros del sarampión son sus complicaciones como neumonía, encefalitis y diarrea. Agrandar
Los principales peligros del sarampión son sus complicaciones como neumonía, encefalitis y diarrea.

En el 2000 el sarampión estaba “virtualmente erradicado” en Estados Unidos.

Pero, desde el 2010 y hasta junio de 2017, se han registrado más de mil 550 casos nuevos.

¿La razón? Los padres están, alarmantemente, dejando de vacunar a sus hijos contra esta y otras enfermedades, bajo argumentos filosóficos.

De 1994 a 2004, la proporción de niños entre 19 y 35 meses que recibían las vacunas antivirales específicas a la enfermedad subió de 69% a 83%.  Sin embargo desde entonces no ha habido progreso alguno en el número de vacunas recibidas y para 2013 el porcentaje seguía en 83%.

 

Te puede interesar: Pacientes con enfermedades raras pagan medicinas cinco veces más caras que tratamientos comunes, 10 de julio de 2017.

 

El sarampión es una enfermedad que se transmite fácilmente entre la población y afecta especialmente a niños, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS). Desde 2000, los casos registrados de esta afección habían bajado en 79%, en gran medida por las mejores prácticas de vacunación en todo el mundo.

Pero en 2016, solo en Texas, habían 45 mil niños que no habían sido vacunados por “razones de conciencia”, es decir, sin ninguna razón médica que lo avale, los padres han decidido no vacunar a sus hijos porque objetan el uso de vacunas y, especialmente en ese país, por la creencia de que las vacunas son más nocivas que beneficiosas para la salud, de acuerdo con Peter Hotez, presidente del Instituto de Vacunación y desarrollo de Producto Sabin.

 

 

               Número de excepciones no médicas en Texas. Fuente: Plos Medicine 2016.

 

Esa cantidad es el doble de niños no vacunados en 2010 y 19 veces más que en 2003. En ese estado están a décimas porcentuales de bajar del 95% de cobertura contra el sarampión, lo que la OMS recomienda para prevenir el contagio.

Además, en las escuelas privadas de ese país el porcentaje de niños no vacunados puede ir del 20% al 40% apunta la investigación del Instituto.

La protección frente a enfermedades que ofrecen las vacunas funciona mediante la “inmunización de manada”, que significa que para alcanzar la erradicación efectiva de la afección, todos los pobladores de una región deben ser inmunes a ella, lo cual se logra con la vacunación. El sarampión, al ser tan contagioso, ve escalas en su propagación incluso con la menor variación en el número de personas vacunadas.

“Grupos de niños que no se vacunan existen en nuestras comunidades y las hacen vulnerables a brotes de enfermedades que se previenen con la aplicación oportuna de ellas”, afirmó a Reuters Anne Schuchat, del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de ese país (CDC).

La legislación estadounidense marca como obligatorio la vacunación en niños para asistir a la escuela. Sin embargo,  prevé excepciones, entre las que se encuentran, para 45 de los 50 estados, las objeciones de conciencia.

En estados como Idaho, hasta el 6.5% de todos los niños han sido exentos bajo razones no médicas. A nivel nacional, cerca del 2% de niños han sido exentos de la regla federal bajo este argumento filosófico, lo cual es un aumento importante desde el 0% virtual que existía en 2000, apunta el CDC.

 

Problema de primer mundo

Si bien en algunas regiones de África y Asia como Afghanistán, Nigeria y Pakistán la principal causa de muerte entre niños menores de cinco años sigue siendo el sarampión y otras enfermedades virales, en los países desarrollados casi se había erradicado tanto la mortalidad como el contagio de esta.

No obstante, en el último año 35 personas murieron en Europa a causa del sarampión, la mayor escalada de la afección desde 2000. En todo el continente las leyes de vacunación están siendo reforzadas, pues la caída en la inmunización provocada por creencias como que estas son las responsables por el autismo causó aumento en enfermedades prevenidas por vacunas, de acuerdo con el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades.

Francia es el país en donde más temor producen. 41% de los encuestados por la Escuela de Higiene y Medicina Tropical en Londres en 2016 creen que las vacunas no son seguras.

En el mundo la media de desconfianza es de 12%, pero en la Unión Europea el 8% niega del todo la importancia de la inmunización y el 11% su efectividad.

 

Te puede interesar: México estancado en prevención de VIH/SIDA, en 25 años se cuadriplican casos, 6 de julio de 2017. 

 

En 2017 hubo una epidemia de sarampión donde se registraron 2 mil 395 casos, 90% de estos en personas no vacunadas, una escalada de tres veces con respecto a lo visto en 2016, donde solo hubieron poco más de 800 casos. Ambas son un repunte importante a los niveles del 2000, cuando la enfermedad era casi inexistente  

Italia y Alemania ya han tomado medidas para endurecer las leyes con sanciones económicas de hasta 2,500 euros (más de 50 mil  pesos) a los padres que se nieguen a vacunar a sus hijos.

Ante la nueva oleada del movimiento anti-vacunas, Francia planea hacer obligatoria la vacunación para 11 enfermedades, entre ellas el sarampión para este año. Desde 2008, 10 personas murieron en Francia a causa de la enfermedad. Hasta este año solo tres vacunas son forzosas para los niños.

 "Es intolerable y no podemos aceptar que niños y adolescentes fallezcan por no haber sido vacunados", dijo Agnès Buzyn, Ministra de Salud de ese país.

 

En México es otra historia

El problema en países no desarrollados, como México, apunta Jean-Marie Okwo-Bale de la OMS, es que las personas que no son vacunadas son las usualmente ignoradas por todos los sistemas de salud no que los padres no deseen inmunizar a sus hijos.

En México, no se tienen registros de una disminución voluntaria por parte de los padres en la vacunación de los infantes, de acuerdo con Pablo Kuri, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.

"Los argumentos que han esgrimido varios de estos grupos (antivacunas), por ejemplo que causan autismo, surgieron a partir de un estudio que se publicó en 1998, pero la revista que lo divulgó lo quitó porque tenía muchos problemas (metodológicos); estaba muy mal hecho, pero dejó sembrada la duda”, afirmó el funcionario.  

De acuerdo con la Ley General de Salud en su artículo 8°, es obligatorio tanto para el Estado como para los padres el cumplir con el Esquema Nacional de Vacunación, donde se incluye la vacuna “Triple Viral”, que protege contra el sarampión, la rubéola y la parotiditis.

No hay excepciones contempladas en la ley y para ser recibido en una primaria pública, el niño debe contar con su cartilla de vacunación al día, a diferencia de en países como España, donde el vacunar es decisión exclusiva de los tutores.

 

Te puede interesar: 4.2 millones de obesos mórbidos en el país. México duplica el promedio mundial, 12 de junio de 2017. 

 

Pero la reticencia de padres del país vecino a vacunar a sus niños puede perjudicar a México porque el país “suele importar de Estados Unidos este tipo de problemas”  afirmó también Peter Hotez.

De 2007 a 2011 no se vio ningún caso de sarampión en el país, pero de entonces a 2016 ha habido siete muertes por esa enfermedad de acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

En 2014 hubo una caída abrupta en el número de niños vacunados en comparación a la media regional, pero la explicación, según la OPS, probablemente tiene más que ver con que no hubo una campaña de comunicación de la Semana de Vacunación efectiva, y no con objetores de conciencia. Para 2015, el país consiguió nuevamente estar por encima de la media lationamericana.

En 2016, uno de cada 10 niños en el mundo no recibió vacunas en 2016, según los registros del Fondo de las Naciones Unidas para la Protección de la Infancia (Unicef).

Antes de la generalización del uso de la vacuna, el sarampión provocaba 2.6 millones de muertes anuales en el mundo. Lo que es más, no existe un tratamiento para la enfermedad en sí, la única manera de evitarla es prevenirla, según la OMS.

 

MÁS INFORMACIÓN: Leyes del Programa de Salud Pública, CDC, 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Texas y su epidemia de sarampión. Peter Hotez, 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Perfil del país:México, OPS, 2015. 

Comentar