Salud y Medio Ambiente

4.2 millones de obesos mórbidos en el país. México duplica el promedio mundial

12-06-2017 12:28

La población que tiene obesidad mórbida ha aumentado 16.6% en los últimos cuatro años en México, según cifras de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición.

En 2014 más de 1,900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 500 millones eran obesos a nivel mundial, de acuerdo con la OMS. Agrandar
En 2014 más de 1,900 millones de adultos tenían sobrepeso y más de 500 millones eran obesos a nivel mundial, de acuerdo con la OMS.

México ya no es el país más obeso del mundo desde 2017.

Ese lugar lo tiene Estados Unidos de acuerdo con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Actualmente es el segundo lugar, sin embargo, hay un nuevo fenómeno: la obesidad mórbida y la “superobesidad” van en aumento.

Desde 2013, la obesidad es reconocida como una enfermedad, de acuerdo con la Asociación Americana de Medicina.

Para clasificarla, los médicos usan el Índice de Masa Corporal (IMC), una medida que calcula el porcentaje de grasa que tiene una persona.

 

Te puede interesar: Mexicanos suman 87 mil años de ausentismo laboral por obesidad y sobrepeso, 26 de abril 2017

 

Un IMC de 18.5 a 25 es un peso “normal”. A partir de 26 es sobrepeso y más de 30 obesidad. Sin embargo, un IMC de más de 40 es obesidad mórbida y de más de 50 es “superobesidad”, de acuerdo con la clasificación actual de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

En 2012, el 3% de la población de México tenía obesidad mórbida, según la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut) de la Secretaría de Salud. Es decir, 3.6 millones de personas tenían un IMC mayor a 40.

Para 2016, los datos más recientes, la obesidad mórbida aumentó tres décimas. Aunque parece poco, son 4.2 millones de personas las que tienen obesidad mórbida, lo que representa un aumento de 16.6% de mexicanos respecto de 2012, según la Ensanut.

 

Los datos más recientes señalan que 4.2 millones de mexicanos tienen obesidad mórbida. 

 

En el mundo la tasa de obesidad mórbida en 2016 fue de 1% para hombres y 2% para mujeres, según la revista Scientific American. México supera 2.2 veces ese promedio.

Por otra parte, en el país 0.4% de la población -medio millón de mexicanos- son “superobesos”.

Para darse una idea de la problemática, en 2017 la mayoría de los pacientes con obesidad que fueron tratados en el Centro Médico Nacional 20 de Noviembre del ISSSTE en los últimos 11 años eran "superobesos", afirmó el cirujano bariátrico de ese hospital, Jesús Montoya.

75% de los 1,027 que han sido sometidos a cirugía bariátrica -la especializada en pérdida de peso-  en esa unidad médica han sido pacientes con “superobesidad”, indicó el doctor.

 

Te puede interesar: Del hambre a los alimentos azucarados, el nuevo reto para erradicar la desnutrición, 23 de enero 2017 

 

Los mexicanos somos más propensos a engordar

El caso de los mexicanos es uno de genética cruzada con alimentación.        

Los mexicanos tienen 27% más predisposición a ser obesos que otras grupos poblacionales en el mundo, porque más de un cuarto de la población nace con una mutación llamada polimorfismo, de acuerdo con un análisis de la doctora e investigadora de la  Universidad Nacional Autónoma de México, Erika Martínez.

Esta variación se presenta en un gen encargado de procesar los ácidos grasos,  que al ser defectuoso, provoca una mayor acumulación de grasa en el organismo. Si se combina con una dieta alta en carbohidratos y lípidos y una baja actividad física puede llevar a la obesidad.

La comida típica y más accesible en el país es alta en carbohidratos. Una quesadilla frita, uno de los alimentos más comunes en puestos callejeros de la Ciudad de México, es una bomba hipercalórica, que combina carbohidratos del queso con los del maíz, de acuerdo con la Asociación Mexicana de Nutriología.

 

  Juan Pedro Franco, mexicano ganador del récord Guineess del hombre más obeso del mundo. 

 

Históricamente, han sido mexicanos los que ostentan el récord mundial del “hombre más gordo del mundo”.

Actualmente, Juan Pedro Franco, un guadalajarense de 33 años, ostenta el récord Guinness del hombre más obeso del mundo con casi 600 kilogramos.

Antes que él, el título pertenecía al regiomontano Manuel Uribe, quien falleció en 2014. En su peso máximo llegó a los 560 kilogramos.

José Luis Garza, nuevoleonense y otro de los hombres más obesos del mundo, falleció en 2008 y llegó a pesar 470 kilogramos.  

 

Te puede interesar: Sin prevención, la diabetes será un factor más que agudizará la pobreza, 17 de abril de 2017 

 

Una vez más, la inseguridad

La violencia, la falta de ejercicio y el sedentarismo están relacionados y crean un ambiente que genera obesidad, de acuerdo con la editora del libro “Propiedades funcionales de hoy”, María Eugenia Ramírez Ortiz.

En 2012, sólo el 33% de los niños de entre 10 y 14 años declararon haber practicado algún tipo de deporte, mientras que el 74% de los niños dijeron ver una pantalla más de tres horas al día entre semana, según el Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico elaborado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

En 2016, 24% de los ciudadanos dijeron jamás haber practicado un deporte en su vida.

 

Te puede interesar: Impuesto al refresco: golpe al bolsillo sin un claro combate a problemas de salud, 15 de mayo de 2017 

 

El 32% no camina por miedo a la delincuencia, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública 2016. 

El 2% de los mexicanos que abandonaron la actividad física lo hicieron por inseguridad en su colonia. En esa cifra, el 12% son hombres y 88% mujeres.

El aumento en obesidad es, además, una muestra de cómo las medidas emprendidas por las autoridades, como el impuesto a las bebidas ricas en azúcar (refrescos) instaurado en 2014, no ha tenido un impacto serio en la salud pública.

 

MÁS INFORMACIÓN:  Ensanut, 2016. Secretaría de Salud.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.