Salud y Medio Ambiente

Sin prevención, la diabetes será un factor más que agudizará la pobreza

17-04-2017 12:22

Sólo 40% del costo para atender a los diabéticos lo asumen las instituciones de salud como el IMSS o el ISSSTE y el restante 60% las familias. Más de 362 mil millones de pesos costó atender a los enfermos de Diabetes Mellitus tipo II -la más común en México- de acuerdo con Funsalud.

Los malos hábitos comienzan desde la infancia, a 30% de los bebes mexicanos entre 6 y 11 meses les dan refresco. Agrandar
Los malos hábitos comienzan desde la infancia, a 30% de los bebes mexicanos entre 6 y 11 meses les dan refresco.

La Diabetes Mellitus podría pasar de ser un problema de salud pública a uno económico.

Un diabético en la familia genera un fuerte impacto en el bolsillo ya que la mayoría de los costos asociados con la enfermedad son asumidos por sus integrantes y no por instituciones de seguridad social.

Más de 362 mil millones de pesos costó atender a los enfermos de Diabetes Mellitus tipo II -la más común en México- de acuerdo con un cálculo realizado por la Fundación Mexicana para la Salud (Funsalud) en 2013.

El monto incluye costos directos como citas al médico, medicamentos y operaciones por complicaciones; e indirectos como la pérdida de productividad laboral, la muerte prematura, el ausentismo, entre otras. Es una suma de lo que en ese año erogaron las familias, instituciones públicas y empleadores.

Los gastos para atender a los diabéticos equivalieron a 2.2% del Producto Interno Bruto de 2013, una proporción mayor al crecimiento real anual de la economía mexicana en 2014 que fue de 2.1%.

Atender el daño a los riñones, una de las complicaciones más comunes de la Diabetes, cuesta 344 mil pesos anuales.

 

​El detalle es que sólo 40% de ese costo lo asumen las instituciones de salud como el IMSS o el ISSSTE, de acuerdo con la investigación “Carga Económica de la Diabetes Mellitus en México, 2013,” publicada por Funsalud en 2015.

La Diabetes y sus padecimientos asociados cuestan a las instancias de seguridad pública alrededor de 85 mil millones de pesos anuales y provocan una pérdida de 400 millones de horas laborales, de acuerdo con la secretaría de Salud.

Lo que quiere decir que 60% de los costos restante son asumidos por las familias o los empleadores. El significativo peso del gasto en atención a un diabético en los hogares fue corroborado por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Casi 45% de los gastos de salud en México son financiados por los propios ciudadanos, el 52% por los gobiernos y lo que resta por seguros médicos privados, sostiene la OCDE.

En México la proporción de pobres aumenta 16% cuando las familias se ven en la necesidad de financiar servicios de salud con recursos propios, tales como hospitalización, citas al médico, estudios o medicamentos, de acuerdo con la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

 

Te puede interesar: Crece 16% número de pobres por gastos de salud, 11 de abril de 2017.

 

Los recursos que las familias le destinan a la salud -después de comprar alimentos- limitan su poder de compra de otros servicios y bienes necesarios o bien aumentan sus deudas.

El daño a los riñones, por ejemplo, es una de las complicaciones más comunes asociadas con la diabetes, cuando el daño se vuelve crónico requieren de costos tratamientos como la diálisis o la hemodiálisis cuya erogación para las familias y/o el Estado es de 344 mil pesos anuales, según los cálculos de Funsalud.

Los costos indirectos de la atención a los pacientes con Diabetes crecen con más rapidez que los costos directos: la pérdida de productividad laboral, la muerte prematura o el ausentismo asociado con la enfermedad costó 183 mil millones de pesos en 2013 y Funsalud estima que para 2018 la erogación se eleve a 261 mil millones, es decir, habrá crecido 43% en sólo cinco años.

Más de 80% de los costos indirectos impactan directamente a las familias. Cabe destacar que Funsalud no contempla en ese gasto el tiempo y los recursos invertidos por el o los cuidadores de la persona diabética.

 

Solución factible, pero lejos de alcanzar

Comer sano y hacer ejercicio son la mejor forma de prevenir la enfermedad. A pesar de que la fórmula -por lo menos en apariencia factible- ha sido promocionada por las instituciones públicas hasta la saciedad, los datos dan cuenta de que aun está lejos de alcanzarse.

El 70% de los adultos en el país tiene obesidad o sobrepeso, los mexicanos son los primeros consumidores de refresco, en promedio 163 litros anuales, siete veces más que el promedio mundial de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud.

Si los hábitos de los mexicanos no se modifican 1 de cada 3 podría contraer diabetes en los próximos años.

El hábito se inculca a los mexicanos desde temprana edad, las familias de una tercera parte de los bebes de entre seis y once meses les dan de beber refresco u otras bebidas azucaradas, al llegar a los cuatro años la proporción se eleva a casi 80% de los infantes, de acuerdo con Salvador Villalpando, especialista del Hospital Infantil de México.

En contraste, sólo 20% de los niños entre seis meses y cuatro años consume vegetales y 50% fruta.

 

Te puede interesar: Refresqueras pagan a universidades mexicanas para cuestionar impactos del impuesto a las gaseosas, 11 de octubre de 2016.

 

Si los hábitos de los mexicanos no se modifican 1 de cada 3 podría contraer diabetes en los próximos años, asegura una investigación realizada por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Michigan.

La incidencia de diabetes se ha duplicado cada 10 años desde 1960 a 2012 por ello hacia 2050 casi un cuarto de la población podría padecer la enfermedad, concluyó la universidad.

Actualmente casi 12 millones de mexicanos la sufren y más de 98 mil personas murieron por esta causa en 2015. La Diabetes Mellitus es la primera causa de defunciones en el país.

 

En el siglo XXI la Diabetes ha matado a más personas que la Revolución Mexicana.

Secretario de Salud, José Narro Robles, febrero de 2017.

 

A pesar de que los mexicanos tienen una alta predisposición a contraer la Diabetes -ya que es hereditaria- los datos revelan que todavía no existe una plena conciencia para prevenirla, necesaria para que en los próximos años no pase de ser un problema de salud pública a uno de economía.

 

MÁS INFORMACIÓN: Carga económica de la Diabetes Mellitus en México, Funsalud, 2015.

Comentar