Política Social y Seguridad

Gobernador de California guarda silencio ante decisión de apoyar a Trump en militarización de frontera

06-04-2018 13:08

El gobierno de California no ha expresado su apoyo ni su rechazo al despliegue en la frontera de la guardia nacional estadounidense anunciado por Donald Trump.

Donald Trump ordenó el despliegue de 4 mil elementos de la guardia nacional estadounidense para asistir al Departamento de Seguridad Interior en la frontera (Foto: Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza Calexico) Agrandar
Donald Trump ordenó el despliegue de 4 mil elementos de la guardia nacional estadounidense para asistir al Departamento de Seguridad Interior en la frontera (Foto: Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza Calexico)

Texas, Arizona y Nuevo México ya dieron el visto bueno para la militarización de la frontera entre México y Estados Unidos sugerida por el presidente Donald Trump. Sólo falta saber qué hará California

El gobernador del estado de California, Jerry Brown, es el único de los cuatro mandatarios fronterizos que hasta el momento de esta publicación no ha expresado su apoyo ni su rechazo al despliegue en la frontera de 4 mil elementos de la guardia nacional estadounidense anunciado por Trump.

 

Te puede interesar: ¿Cuál es el mejor candidato para defender a México de Donald Trump?, 5 de abril de 2018

 

Según reportó el diario californiano The San Francisco Chronicle, Brown delegó la declaración sobre la nueva medida de seguridad fronteriza al vocero de la guardia nacional en California, Tom Keegan.

“Estamos al pendiente de más detalles, como financiamiento, duración [de la operación] y el estado de la fase terminal”, dijo Keegan a la prensa del estado.

El silencio de Brown llama la atención, ya que el gobernador californiano tiene un historial de antagonismo con el presidente Trump desde que éste se encontraba en campaña, particularmente en temas de política migratoria.

 

Jerry Brown ha permanecido en silencio ante la militarización de la frontera (Foto: Bob Tilden)

Jerry Brown ha permanecido en silencio ante la militarización de la frontera (Foto: Bob Tilden)

 

En octubre de 2017, Brown firmó una ley que hizo de California un “estado santuario”, esto en respuesta a la política migratoria de Trump, según reportó la agencia de noticias EFE. La ley limitaba la capacidad de fuerzas estatales para hacer cumplir la ley migratoria federal, pero no evitaba que entidades federales como la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza cumplieran sus labores.

Y en marzo de 2016, cuando Trump todavía se encontraba en campaña, Brown bromeó diciendo que “si Trump ganara la elección, tendríamos que construir un muro alrededor de California para protegernos del resto del país”, según reportes de la prensa estadounidense.

Trump, por su parte, ha sido crítico de las políticas de Brown. En un tweet del 31 de marzo de 2018, el presidente estadounidense dijo que Brown había “perdonado a cinco inmigrantes ilegales criminales”, cuestionando si esa decisión reflejaba la voluntad del pueblo de California.

En otro tweet, éste fechado el 13 de marzo de 2018, calificó la ley de estado santuario en California como “ilegal e inconstitucional”, alegando que ésta permitía la liberación de “miles de ilegales criminales peligrosos y violentos”.

 

Tres de cuatro apoyan a Trump

Mientras el gobernador de California decide cómo proceder, los otros tres mandatarios fronterizos al sur de Estados Unidos ya han declarado que cooperarán con la administración de Trump en la militarización de la frontera.

Los tres gobernadores, todos ellos republicanos como Trump, expresaron en redes su apoyo al despliegue de elementos de la guardia nacional estadounidense a lo largo de la frontera entre México y Estados Unidos, citando la seguridad como su mayor incentivo.

“Mi máxima prioridad como gobernador es resguardar la seguridad de los texanos, y proteger nuestra frontera sur siempre ha sido parte esencial de esa misión”, escribió el gobernador texano Greg Abbot en un comunicado que publicó en su cuenta oficial de Twitter.

Doug Ducey, gobernador de Arizona, tuiteó por su parte que el estado le da la bienvenida al despliegue de la guardia nacional, añadiendo que la seguridad fronteriza es un tema que se ha ignorado por mucho tiempo en Washington. “Para Arizona, esto es una cuestión de seguridad pública”, escribió.

Susana Martínez, quien gobierna Nuevo México, publicó en su perfil oficial de Facebook que aprecia los esfuerzos por asegurar la frontera sur, subrayando el apoyo de su administración por políticas migratorias más estrictas.

Donald Trump hizo oficial el despliegue de elementos en un memorándum publicado en medios el 4 de abril de 2018, en el que cita inseguridad y leyes migratorias laxas como la razón para la militarización fronteriza.

El desorden que continúa en nuestra frontera sur es fundamentalmente incompatible con la seguridad y soberanía del pueblo americano”, escribió en el memorándum. “Mi administración no tiene más opción que actuar”.

Según un comunicado de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México, la Secretaria de Seguridad Interior estadounidense Kirstjen Nielsen aseguró que la guardia nacional no portará armas y sólo realizará labores de apoyo al Departamento de Seguridad Interior. Estas labores no incluyen ningún tipo de control migratorio o aduanero.

 

MÁS INFORMACIÓN: Trump asks California to send National Guard to border. Will California say yes?, 4 de abril de 2018

MÁS INFORMACIÓN: Trump's memo ordering National Guard troops to the border, CNN, 5 de abril de 2018

Comentar