Negocios

El brillo del oro de México que atrae a Santander

Santander anunció la recompra del 25% de las acciones de su filial en México que vendió hace casi 7 años. Y viene por la rentabilidad.

15-04-2019 14:59 Por : Arena Pública
Ana Botín, presidenta de Santander, en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador.
Ana Botín, presidenta de Santander, en Palacio Nacional con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Banco Santander quiere hacer negocios en grande en México.

En 2012 el mayor banco español, vendió el 24.9% de las acciones de su filial en México en las bolsas de Nueva York y México. La operación fue un éxito para Emilio Botín, su entonces presidente, pues le redituó 4 mil 128 millones de dólares en el peor momento de la recesión y de la crisis bancaria española. Había que fortalecer su capital y esta oferta accionaria le dio una bocanada de oxígeno.

Aquella jugada fue la de un experimentado ajedrecista. Dos años antes, Santander había recomprado este mismo porcentaje accionario de su filial mexicana a Bank of America, por 2 mil 500 millones de dólares. La movida no pudo ser mejor.

Ahora es Ana Botín -la heredera de don Emilio al frente de Santander- quien quiere hacer de México uno de sus mayores centros de rentabilidad global. No está nada equivocada. La rentabilidad (ROE) bancaria media europea roza el 9%, mientras que en México es de 16.2%. Las cifras de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores dan cuenta del atractivo de México para los capitales bancarios extranjeros. Santander México obtuvo una rentabilidad de 15.7% en febrero de este año y su principal competidor, BBVA Bancomer -y líder del mercado mexicano- alcanzó un espectacular 24.9%.

Estas rentabilidades -que no se ven al alcance en la banca europea- están en la mirada trasatlántica de Ana Botín.

Santander anunció el pasado viernes 12 de abril que recomprará el 24.9% de las acciones de Santander México que su padre colocó con tanto éxito en 2012. Si Emilio Botín obtuvo grandes beneficios hace casi 7 años, ahora su hija apuesta a multiplicar sus ganancias en el mercado mexicano. Un mercado por el que Santander apostó, pero con freno de mano.

El mayor desembarco de Santander en América Latina lo hizo en Brasil, con gran tino. Fue en el país amazónico en donde el banco español obtuvo el 26% de sus utilidades en 2018 -2 mil 605 millones de euros- convirtiéndose en su mayor fuente de beneficios globales en un año en que la contribución del mercado español alcanzó 17%.

Si bien México ha sido un jugador relevante para Santander, las cifras de los últimos años muestran que el mercado mexicano ha estado en la segunda liga después de sus negocios en Brasil, España y Reino Unido. Para los estrategas de Santander, México fue colocado más bien en posiciones cercanas al mercado chileno y estadounidense -para el que también Botín tiene planes de expansión.

Ahora para Botín es tiempo de que México, el otro grande de América Latina, también se convierta en una fuente de rentabilidades que no le dará el viejo continente, ni España. Con la recompra de la totalidad de las acciones de su filial mexicana colocada entre inversionistas minoritarios, Botín parece decidida a hacer de México un centro de rentabilidad más ambicioso hacia los próximos años, peleando con BBVA -y el local Banorte- el potencial que ofrece el mercado mexicano.

La mayor banquera de España, a diferencia de sus colegas del BBVA y del resto de los banqueros extranjeros asentados en México, ya se reunió en un par de ocasiones con el presidente Andrés Manuel López Obrador. El 22 de octubre el entonces presidente electo la invitó a cenar a su casa en lo que pareció un cálido encuentro de viejos amigos, después de que ambos habían coincidido en 2017 en Cantabria.

 

Pocos meses después, el 11 de marzo, volvieron a reunirse en Palacio Nacional y Ana Botín tuiteó: "Ayer tuvimos la oportunidad de reunirnos con @lopezobrador_⁩ . Compartimos su visión de crecimiento inclusivo y sostenible para México".

En la Junta de Accionistas de Santander del pasado viernes 12, en el que da a conocer la oferta del banco para comprar el 25% de las acciones del Santander México hasta por 2,892 millones de dólares (al tipo de cambio del 12 de abril), Ana Botín volvió a reiterar el interés en un mercado mexicano altamente rentable.

"Tenemos el objetivo de elevar el retorno sobre el capital (RoTE) conjunto de la región (América Latina) del 19% actual a un 20-22% a medio plazo...Hoy hemos anunciado la intención de recomprar la participación de los accionistas minoritarios en Santander México. Creemos en México, en el potencial de su sector financiero y de Santander México, que hoy es uno de los bancos líderes en el país. Si el conjunto de los minoritarios acudiera a la operación, la adquisición del 25% de Santander México supondría una inversión de casi 2,500 millones de euros, que pagaremos con acciones nuevas de Banco Santander", dijo Botín.

Si bien Santander México es el segundo banco por activos y créditos corporativos y el tercero en préstamos y depósitos del país, está aún lejos del líder absoluto en todos los renglones de la banca mexicana. Pero más allá de las cuotas de mercado de su filial mexicana, Botín está apostando a las mayores rentabilidades futuras con las que se ha comprometido en su nuevo Plan Estratégico para los próximos años.

Así lo dejó ver José Antonio Álvarez, el consejero delegado, al explicar la importancia para Santander de asignar el capital de forma eficiente; que no es otra cosa más que orientar sus capitales hacia mercados con rentabilidades altas como el mexicano.

El brillo del oro de México ha movido a Santander a retomar el 100% de su negocio para obtener las mayores ganancias posibles en los años que vienen. Las reuniones de Ana Botín con López Obrador fueron el preludio del anuncio del viernes pasado.