Economía y Sistema Financiero

El efecto Trump ya se siente en la frontera: es más letal y más cruel

16-06-2017 06:55

Los traficantes de personas aumentaron sus tarifas, las muertes de migrantes también se incrementaron, EU aceptan a menos asilados… y es que aún no inicia la construcción del muro.

El gobierno de EU asegura que detiene y deporta menos migrantes que la anterior administración. Agrandar
El gobierno de EU asegura que detiene y deporta menos migrantes que la anterior administración.

Aunque no se ha puesto un solo ladrillo del muro entre México y Estados Unidos, la frontera entre ambos países se ha vuelto más letal y cruel.

Con la llegada de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos en enero de 2017, se incrementaron las medidas para impedir el paso de migrantes mexicanos a centroamericanos a ese país, y todo indica que se pondrá peor.

Por ejemplo, entre noviembre de 2016 y abril de 2017 se registraron 71 muertes de migrantes en el condado de Pima, ubicado en la zona desértica de Arizona; en el mismo periodo de un año antes la cifre fue de 43, de acuerdo con el sitio humaneborders.info/ donde se documentan este tipo de fallecimientos.

Desde noviembre de 2016, cuando Trump se impuso en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, la tarifa que cobran los traficantes de personas que cruzan gente a través de la frontera entre EU y México ha aumentado considerablemente, establece un informe de Amnistía Internacional (AI).

Para los migrantes que provienen de Honduras, Guatemala y El Salvador, el costo de llegar a EU se duplicó desde la llegada de Trump al poder, indica el organismo internacional en el estudio Enfrentando Muros, violaciones de los derechos de solicitantes de asilo en Estados Unidos y México, presentado el 15 de junio de 2017.

 

Te puede interesar: Trump desprecia a México y así “negociará” con Peña, 2 de febrero de 2017.

 

“Por desgracia, para las personas que huyen de la violencia, el aumento de los precios tiene poco efecto disuasorio. Las personas más vulnerables, como los menores de edad y las familias, pueden no tener otra opción más que depender de estas redes criminales, y por tanto se exponen a un gran peligro de extorsión o violencia durante su paso a Estados Unidos”, establece el informe.

Es decir, uno de los primeros efectos de las órdenes ejecutivas que firmó Trump el 25 de enero de 2017 es que las medidas duras de control fronterizo lo único que han logrado es fortalecer las redes criminales de tráfico, en lugar de debilitarlas, al aumentar sus recursos económicos y su control de las rutas alternativas.

La disminución de las aprehensiones de migrantes indocumentados que presume el gobierno del EU no es una medida suficiente para decir que en ese país se respeta a los migrantes sin documentos,

En lo que va del año, la patrulla fronteriza estadounidense ha aprehendido a poco más de 170,000 migrantes indocumentados, además de que impidió el ingreso al país de otros 83,000 migrantes al considerarlos “inadmisibles”, es decir, que entre otras causas buscaron protección humanitaria, pero las enviaron de regreso a sus países de origen, según datos del Departamento de Seguridad Interior de Estados Unidos.

No obstante, 43% de las aprehensiones hechas en EU corresponden a niños o niñas no acompañados o a unidades familiares. Este porcentaje es el más alto desde el 2013, denuncia Amnistía Internacional.

 

Cuando el asilo no es opción

Dentro del cúmulo de acciones para reducir la inmigración a Estados Unidos de la administración Trump, destaca la decisión de reducir de 110,000 a 50,000 la cifra total de personas refugiadas admitidas en ese país.

 “Esta medida puede afectar a las personas refugiadas procedentes de Centroamérica, en concreto al Programa de Procesamiento de Refugiados/Permisos para Niños Menores en Centroamérica (CAM, por sus siglas en inglés), que se creó en 2014 y, hasta marzo de 2017, había reubicado a más de 2,600 niños y niñas y sus familiares en Estados Unidos”, advierte el organismo internacional.

Las solicitudes de asilo que recibe EU de personas que quieren escapar de El Salvador, Honduras y Guatemala por la situación de violencia que viven dichos países aumentaron 550% entre 2010 y 2016.

Te puede interesar: Llega Trump, cargando sus discursos de odio hacia los mexicanos, 31 de julio de 2016.

 

El Salvador y Honduras han sido clasificados como unos de los lugares más mortíferos del planeta fuera de una zona de conflicto, con unas tasas de homicidio entre ocho y diez veces más altas que las que la Organización Mundial de la Salud considera “epidémico”.

Sin embargo, no son solo centroamericanos quienes huyen de la violencia.

 

No hay evidencia de que se haya reducido el número de personas que intentan cruzar la frontera.

 

Mexicanos de Michoacán, Tamaulipas y Guerrero han tocado las puertas para ser recibido en Estados Unidos como asilados por la violencia del narcotráfico. Desde el año 2011 entre 7,000 y 10,000 personas al año han recurrido a esta alternativa, pero los tribunales de inmigración estadounidenses se inclinarán a denegar la solicitud.

El argumento para hacerlo es que México es un país grande y que su ciudadanía tiene la opción de reubicarse internamente.

Desde el inicio de la administración Trump los funcionarios de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) estadounidense han negado ilegalmente la entrada a solicitantes de asilo en puntos fronterizos de aduana, advierte AI gracias a una serie de entrevistas con abogados, integrantes de organizaciones no gubernamentales, migrantes y defensores de derechos humanos.

 

Te puede interesar: 5 consecuencias que padecerían los mexicanos de cumplirse las promesas de Trump, 20 de enero de 2017.

 

El informe cuenta el caso de un matrimonio que había huido de Honduras junto con su hija después de que el esposo fuera baleado y perseguido por integrantes del crimen organizado y que en tres meses fueron rechazados hasta en seis ocasiones en el paso fronterizo de McCallen, Texas.

Es decir, no los dejaron ni argumentar las causas por las cuales pedían asilo en EU.

Los funcionarios aduanales estadounidenses encargados de recibir a los solicitantes de asilo sistemáticamente niegan la entrada a los migrantes o les dan incorrectas para el trámite, detalla AI.

 

Y se va a poner peor

Con muro o sin muro, la frontera entre México y Estados Unidos será cada vez más cruel.

El presidente Trump busca aumentar la capacidad de los centros de detención de personas migrantes y solicitantes de asilo.

El plan es que se aumenten hasta en 33,500 plazas más la capacidad en los centros de detención para inmigrantes para tener un total de 70,000 lugares.

“Esta cifra es muy superior a las 34,000 plazas diarias impuestas por el Congreso, y refuerza la crueldad que subyace tras lo que ya es el sistema de detención por motivos de inmigración más grande del mundo”.

 

Organismos internacionales denuncian las condiciones en que viven los solicitantes de asilo en EU.

 

En esos lugares permanecen encerrados y hacinadas familias enteras con bebés y niños por periodos superiores a los 600 días.

“En los próximos meses, el Congreso estadounidense debatirá si financia semejante crueldad en el presupuesto de 2018. Se calcula que mantener a una persona en un centro de detención cuesta al gobierno estadounidense entre 126 y 161 dólares al día, mientras que las medidas alternativas a la detención cuestan tan sólo 6 dólares diarios por persona”, alerta AI.

Para el año fiscal 2018, el presidente Trump solicitó un incremento de 1,500 millones de dólares adicionales para financiar la detención de migrantes, los cuales se sumarían a los 1,150 que le fueron autorizados para este año.

 

Te puede interesar: Escala conflicto por el muro entre Donald Trump y Enrique Peña, 26 de enero de 2017.

 

Si se aprueba, Estados Unidos gastará más de 4,500 millones de dólares al año en la detención de inmigrantes lo que significa el doble de lo que anualmente destinaba para ello la administración Obama.

“Estados Unidos ha ampliado el uso de los centros de detención en los últimos años, y en la actualidad funciona como el sistema de detención por motivos de inmigración más grande del mundo. En 2016 había 352,882 personas en centros civiles de detención por motivos de inmigración”, sentencia el informe de AI.

Sin embargo, no hay señales que estas medidas realmente disuadan a mexicanos y centroamericanos de intentar cruzar la frontera y llegar a Estados Unidos.

 

MÁS INFORMACIÓN: Enfrentando Muros, violaciones de los derechos de solicitantes de asilo en Estados Unidos y México, Amnistía Internacional, 15 de junio de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: A lo largo de la torre de vigilancia: La subida y bajada de la inmigración poco calificada de los Estados Unidos, Universidad de California en San Diego, 23 de marzo de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Cifras de aprehendido y de personas a las que se les negó el acceso a EU, departamento de Seguridad Interior, fecha de consulta 15 de junio de 2017.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.