Gobiernos y Finanzas Públicas

Parquímetros: un negocio opaco de un millón de pesos al día

17-05-2017 18:20

Ni los automovilistas ni los vecinos saben a ciencia cierta dónde terminan las monedas que ingresan en los dispositivos de cobro por estacionarse en la vía pública.

8 pesos por hora es la tarifa que cobran los parquímetros en la Ciudad de México. Agrandar
8 pesos por hora es la tarifa que cobran los parquímetros en la Ciudad de México.

Estacionarse en algunas calles de la Ciudad de México es un negocio millonario para las empresas.

Religiosamente, de lunes a viernes, Diana Flores viaja de Azcapotzalco a la colonia Condesa, donde está su trabajo, estaciona su auto cerca del Parque México y le pone dinero al parquímetro.

Así financia obras que no disfruta y entrega recursos a  empresas polémicas.

En la Ciudad de México hay 13 polígonos en los que funciona el sistema Ecoparq que abarcan 24 colonias en cuatro delegaciones, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Benito Juárez y Álvaro Obregón. En total hay 1,580 aparatos y 26,674 lugares “privatizados” en la vía pública.

 

Te puede interesar: Reinan los autos en CDMX, 42% de la ciudad es para estacionamientos, 11 de mayo de 2017.

 

 

Se trata de un negocio millonario. En los primeros tres meses de 2017 el cobro a los automovilistas por estacionarse en la calle fue de 88.3 millones  de pesos; en 2016 lo recaudado sumó 350 millones de pesos y en 2015, 345 millones.

Las concesiones para la operación de parquímetros, otorgadas a Operadora de Estacionamientos Bicentenario, Movilidad y Parqueo, Mojo Real Estate, Nueva Generación de Estacionamientos, Proyectos Estratégicos en Estacionamientos y Parquímetros y Operadora de Estacionamientos Viales establecen que solo 30% de lo recaudado por parquímetros se destine a obras de mejoramiento en las zonas donde estén instalados los aparatos y las empresas se queden con el 70% restante.

Es decir, de los 350 millones de pesos cobrados en 2016, 105 millones se debieron usar para trabajos de mejoramiento urbano y 245 millones fueron a las empresas concesionarias.

Pero para Diana, lo importante es tener cada que va a la Condesa 48 pesos en monedas para ingresar al parquímetro, lo que le da derecho a seis horas de estacionamiento si no quiere que le pongan la temida “araña” inmovilizadora que le implicaría pagar una multa de casi 700 pesos para liberar su auto.

 

Obras polémicas

Aunque el pago que debe hacer Diana al parquímetro cada vez que se estaciona en la calle no está sujeto a negociación, con las obras que debería hacer Ecoparq sí se vale el incumplimiento, ya que, a noviembre de 2016, sólo se había regresado a los vecinos, vía obra pública, 37% de los recursos que les correspondían, reconoció la Autoridad del Espacio Público (AEP) del Gobierno de la Ciudad de México.

La más reciente información de las obras que realiza Ecoparq es de junio del 2016 y fue para anunciar una inversión de 68 millones de pesos en siete proyectos de mejoramiento del espacio público en las colonias Roma, Anzures y Florida de las delegaciones Cuauhtémoc, Miguel Hidalgo y Álvaro Obregón, respectivamente.

Sin embargo, algunos comités vecinales no están satisfechos con los trabajos realizados por Ecoparq. Por ejemplo, residentes de la colonia Florida denunciaron el 1 de mayo de 2017 que los recursos obtenidos por los parquímetros iban a ser utilizados para obras que no autorizaron.

La denuncia establecía que la inversión de 4 millones de pesos para rehabilitar el crucero de las calles Vito Alessio Robles y Tecoyotitla no iba a resolver los problemas viales en la zona.

Por ello, es necesario que el programa transparente más su operación y la manera en que administra los recursos que recibe.

“Es fundamental que se publiquen las acciones de mejora al espacio urbano que están financiando los parquímetros. Decir que se gastaron 2 millones en estas acciones no sirve de mucho si no sabemos cómo benefició y cuánto costó cada bulto de cemento adquirido”, consideró el economista del Centro de Investigación y Docencia Económica e investigador del Instituto Mexicano para la Competitividad, Carlos Grandet.

 

Beneficios, ¿para quién?

Algo tiene que reconocer Diana. Los parquímetros le permitieron dejar de dar vueltas y vueltas en la Condesa para encontrar lugar de estacionamiento y también se libró del franelero de quien era “cliente frecuente”.

También le evitan los dos mil pesos mensuales que cuesta una pensión en el área.

 

La multa por no pagar el parquímetro es cercana a los 700 pesos.

 

En las zonas donde hay parquímetros, el automovilista tarda tres minutos en encontrar un lugar, indica la información oficial de Ecoparq. Además, el programa busca desincentivar el uso de vehículos particulares, mejorar la movilidad, evitar accidentes y reducir la contaminación.

Más allá de eso, los mayores beneficios de los parquímetros parecen seguir siendo para las empresas concesionarias.

“Los ingresos provenientes de parquímetros han ido ‘in crescendo’ desde su instalación (…) y esto era predecible. Aquí el subrayado va en relación a qué se ha hechos con los recursos que deben aportan a la mejora pública, dónde están, por qué no se reportan”, cuestiona la politóloga y directora de la organización Visión Legislativa, María del Carmen Nava.

 

¿De cuánto estamos hablando?

Los 350 millones de pesos que cobraron los parquímetros en 2016 equivalen al total del presupuesto asignado para el Metrobús en 2017 por 348 millones de pesos; supera lo asignado a las secretarías de Desarrollo Urbano y Vivienda por 270 millones de pesos y de Desarrollo Económico por 303 millones de pesos.

 

Te puede interesar: Mexicanos necesitan 20% de su salario para llenar el tanque de gasolina, 13 de enero de 2017.

 

 

La zona Roma-Condesa, donde diariamente se estaciona Diana, es la que más recuda por los parquímetros y en 2016 fueron 111 millones de pesos, cifra que supera los 100 millones de pesos destinados en 2017 al Fondo Público de Atención al Ciclista y al Peatón y que está cercana a los 133 millones de pesos que recibirá el Instituto de la Mujer de la Ciudad de México.

En promedio, cada mes los parquímetros reciben poco más de 29 millones de pesos, se acercan al millón de pesos diarios. Diana seguirá gastando poco más de mil pesos mensuales para pagar por estacionarse en la calle, aunque permanecerá sin saber para qué sirve cada moneda que ingresa al aparato.

 

MÁS INFORMACIÓN: Análisis de ingresos, Ecopaq, fecha de consulta 17 de mayo de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Ecoparq, Autoridad del Espacio Público de la Ciudad de México, fecha de consulta 17 de mayo de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Pregunta incómodas sobre parquímetros en el DF, Carlos Grandet, IMCO, 23 de marzo de 2014.

MÁS INFORMACIÓN: Parquímetros, las cajas negras, María del Carmen Nava, Animal Político, 30 de junio de 2016.

 

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.