Salud y Medio Ambiente

Desnutrición temprana, un daño a la salud de por vida

01-05-2017 09:00

Sólo 2% de jóvenes con desnutrición temprana que llegaron a secundaria la terminaron.

7.2% de los niños mexicanos entre 5 y 14 años sufren desnutrición crónica en la zonas urbanas, el doble en las comunidades rurales. Agrandar
7.2% de los niños mexicanos entre 5 y 14 años sufren desnutrición crónica en la zonas urbanas, el doble en las comunidades rurales.

Jóvenes con educación deficiente y adultos proclives a constantes enfermedades. Una malnutrición a temprana edad puede marcar el resto de la vida de las personas y especialmente de los mexicanos.

La desnutrición fue un factor relevante en 82% de los casos de jóvenes que repitieron algún grado de secundaria en 2014, reveló el último estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) publicado en 2017.

Además la falta de nutrientes afectó el promedio de años escolares terminados entre población de 20 y 64 años que no llegaron a educación media superior.

El promedio de aquellos que no tuvieron desnutrición es de ocho años, quienes sí estuvieron expuestos tuvieron una vida escolar de cinco años, periodo menor al tiempo de primaria.

 

Te puede interesar: Mexicanos suman 87 mil años de ausentismo laboral por obesidad y sobrepeso, 26 de abril de 2017.

 

En los casos donde los jóvenes llegaban a ingresar a la secundaria, sólo 2% la finalizó.

La tasa de niños mexicanos entre cinco y 14 años con desnutrición crónica - un peso menor al que corresponde su edad- es del 7.2% en las zonas urbanas y del doble en las comunidades rurales, asegura el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia  (Unicef, por sus siglas en inglés).

Sin embargo México es un país de contrastes y los problemas de alimentación infantil no son la excepción.

 

La venta de alimentos en escuelas públicas y privadas se encuentra regulada
para prevenir la obesidad infantil desde 2014. 

 

La cara contraria a la desnutrición es la obesidad y en México tres de cada 10 niños entre 5 y 11 años la padecen, esta proporción es la misma que fue reportada en 2012, pero no en 2010 cuando sólo 2 de cada 10 la presentaban, revelaron los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2016.

Conforme la edad aumenta, la brecha entre quienes sufren de obesidad y quienes no, se acorta.  

Cuatro de cada 10 adolescentes de entre 12 y 19 años tienen obesidad o sobrepeso y al pasar los 20 años, este número se incrementa a siete de cada 10, asegura la encuesta.

 

Te puede interesar: Tan opaco como el refresco de cola, el destino del impuesto a bebidas saborizadas, 06 de noviembre de 2016.

 

Estas cifras llevaron a México a encontrarse entre los primeros lugares de obesidad infantil a nivel internacional, así como considerar este padecimiento como un problema de salud pública.

Tanto la desnutrición como la obesidad se encuentran íntimamente ligados, pues quien tuvo desnutrición crónica durante la infancia, posee un mayor riesgo de tener sobrepeso y obesidad en la adultez, documenta la Cepal en su reporte “El costo de la doble carga de malnutrición: impacto social y económico”.

La calidad de la alimentación es el origen de ambos padecimientos, por un lado sólo 20% de los niños entre seis meses y cuatro años consume vegetales  y el 50% fruta, por el otro, los niños de cuatro años del 80% de las familias mexicanas consume refresco de manera cotidiana.

 

3 de cada 10 niños entre 5 y 11 padecen obesidad o sobrepeso. 

 

Soluciones difíciles de completar

El gobierno federal ha implementado programas para fomentar una cultura del buen comer entre los menores de edad. La regulación de la venta de alimentos industrializados en las escuelas y el Impuesto Especial sobre la Producción y Servicios (IEPS) de las bebidas saborizadas se aplican desde 2014..

Sin embargo lograr tener una implementación universal en el país continúa sin poder lograrse. Mi escuela saludable, es una organización civil donde los padres se volvieron vigilantes de la aplicación de las regulaciones alimenticias de las escuelas. Durante el curso escolar 2016 -2017 han sido detectadas 117 en todo el país gracias a reportes de parte de los padres de familia.

Por su parte el IEPS aplicado a las bebidas saborizadas ha recaudado 68.5 miles de millones de pesos desde febrero de 2014 cuando comenzó su cobro, de acuerdo con datos de la Secretaría de Hacienda, pero su destino no ha sido aclarado por ninguna dependencia.

MÁS INFORMACIÓN: El doble reto de la malnutrición y la obesidad, UNICEP. 

 

Comentar