Gobiernos y Finanzas Públicas

40% del 'gasolinazo' para enero es por impuestos, no por depreciación del peso

29-12-2016 15:30

6 de los 15.99 pesos por litro que costará la gasolina Magna a partir del 1 de enero corresponden a IEPS, IVA y otros impuestos.

La Magna podría costar 9.5 pesos por litro en enero de 2017 si el tributo que le impuso Hacienda no fuera tan alto. Agrandar
La Magna podría costar 9.5 pesos por litro en enero de 2017 si el tributo que le impuso Hacienda no fuera tan alto.

La secretaría de Hacienda encajó el diente con el gasolinazo. 

La Magna podría costar 9.5 pesos por litro en enero de 2017 si el tributo que impuso no fuera tan alto. 

6 de los 15.99 pesos por litro que costará -en promedio- el próximo año corresponden al Impuesto Especial sobre Producción y Servicios (IEPS), el Impuesto al Valor Agregado (IVA) y otros.

Tal monto representa el 40% del precio total de acuerdo con el desglose de precios máximos promedio que realizó la dependencia de julio a diciembre de 2016. 

Del costo total de la gasolina Magna para enero del próximo año: 47% corresponde al precio de referencia a nivel internacional; 13% al margen de ganancia de las estaciones de servicio y los costos de distribución; 23% al IEPS y 17% al IVA y otros impuestos. 

Oficialmente la secretaría de Hacienda ha dicho que el nivel del primer incremento del próximo año se debe a que los precios de referencia han estado creciendo durante el último trimestre de 2016.

La dependencia tiene razón parcialmente. El precio de referencia internacional que utiliza para calcular el costo total del litro de gasolina se incrementó 27% de julio a diciembre de 2016, pasó de 5.66 pesos por litro a 7.19 pesos.

Sin embargo, la afectación al precio de la gasolina vía el precio de referencia internacional impacta únicamente a menos del 50% del costo total.

La otra mitad del precio corresponde -principalmente- a los impuestos propuestos por la secretaría de Hacienda y aprobados por el Congreso y a los costos de distribución que se generan porque el país no cuenta con la infraestructura necesaria para transportar el combustible.

Un precio menor al promedio de 15.99 pesos por litro que estableció la Hacienda sería deseable porque aliviaría el bolsillo de los ciudadanos, pues podría evitar que la inflación se dispare a tasas de 5% como lo han pronosticado diversos analistas con base en los aumentos a la gasolina establecidos para 2017.

Pero eso no va a suceder. Del 2015 a octubre de 2016 han ingresado 460 mil millones de pesos a las arcas públicas por concepto de IEPS a las gasolinas y el diesel, un monto 1.5 veces mayor al presupuesto asignado a la secretaría de Educación en 2016.

Para el año entrante la secretaría espera 284,430 millones de pesos por impuestos a la gasolina de acuerdo con la Ley de Ingresos de la Federación.

Antes de 2014 ese impuesto no existía, hasta finales de 2013 la secretaría a cargo de José Antonio Meade subsidiaba el precio de la gasolina con el presupuesto público porque su costo real en el mercado era más alto que en México.

A partir del último trimestre de 2013 el subsidio se convirtió en impuesto para los ciudadanos ya que el precio real del combustible en el mercado internacional comenzó a disminuir mientras que en México seguía creciendo.

El próximo año los impuestos a la gasolina irán a parar a la gran bolsa del presupuesto de la secretaría de Hacienda para financiar el gasto público que no ha recortado durante los dos últimos años.

 

AFONDO:  Cálculo del precio máximo de la gasolina hecho por la secretaría de Hacienda para el incremento de septiembre de 2016, Diario Oficial de la Federación, 31 de agosto de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: 8 decisiones gubernamentales que afectaron a los mexicanos en 2016, 28 de diciembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Mega gasolinazo para 2017: recortar el gasto no fue opción, pero sí aumentar precios de gasolinas, 27 de diciembre de 2016.

Comentar