El Observador

Corrupción en las tesorerías públicas

01-06-2017 10:27

La investigación que abrió la autoridad antimonopolios del país en el sector financiero ha puesto nerviosos a muchos. Tanto en el sector privado como en el sector público.

Y tienen razón para estar nerviosos. Y no tanto porque la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) vaya a sancionar más allá de las atribuciones que le confiere su propia ley.

Sino porque una investigación amplia de esta naturaleza, que urga entre miles de expedientes y de operaciones, también podría dejar al descubierto cloacas de corrupción que han estado allí por años y que han enriquecido a muchos ejecutivos y a empresarios del sector.

Una de estas cloacas de corrupción del sector financiero genera todos los días millonarias ganancias sin que nadie levante siquiera las cejas, sin que se les  investigue, ni mucho menos se les sancione.

Allí están involucrados ejecutivos de casas de bolsa, de administradoras de fondos para el retiro (Afores), de aseguradoras y de tesorerías de organismos públicos. De hecho hay casas de bolsa que, prácticamente, viven de ello.

 

Existen casas de bolsa que prácticamente viven de la corrupción del sector financiero.

 

¿De qué se trata? De ‘sangrar’ a las finanzas de los organismos y empresas del Estado al darles rendimientos menores a los que deberían de obtener en los mercados financieros por sus inversiones.

Los ejecutivos, principalmente de casas de bolsa, son incentivados con comisiones estratosféricas -que pueden llegar al 50% de las ganancias- por cerrar millonarias operaciones de inversión de los recursos de las tesorerías de las empresas y de los organismos públicos.

Y es que estas tesorerías fondean diariamente los millonarios recursos que reciben tanto de la Federación como las que obtienen por sus propias actividades.

Así que con estas elevadas comisiones que se les ofrecen desde las cúpulas directivas de las casas de bolsa, los ejecutivos están altamente incentivados para sobornar y repartir millones de pesos a sus potenciales clientes de las tesorerías del sector público.

 

Te puede interesar:
 La corrupción se adueñó de la economía,
Samuel García, 21 de febrero de 2017 

 

El acuerdo que buscan es sencillo en lo conceptual, aunque sofisticado en la forma de operarlo para no dejar rastros: Que el ejecutivo de la tesorería de la empresa u organismo público invierta los recursos a un rendimiento ligeramente menor al del mercado cuando se trata de inversiones en bonos.

Con esas décimas menos de punto porcentual en rendimientos de bonos de largo plazo, es suficiente para generar varias decenas de millones de pesos en ganancias para el intermediario financiero y para los ejecutivos involucrados, así como millones en sobornos para el funcionario público en cuestión.

La propia naturaleza del mercado de bonos es suficiente cortina como para encubrir estas cloacas de corrupción que se conocen muy bien en los corrillos financieros con nombres y apellidos, pero que no se atreven a revelar.

Las docenas de acuerdos entre éstos corruptos –de uno y otro lado- para sangrar los rendimientos de las tesorerías públicas, se esconden detrás de los altibajos cotidianos de las tasas de rendimientos de los bonos, en la velocidad y número de las operaciones y en el fraccionamiento de los montos operados.

 

 Las cloacas de corrupción  en el sector financiero estan por igual en casas de bolsa, en afores y en aseguradoras.

 

Es difícil, pero no imposible, documentar el fraude en estas operaciones de mercado, como también tiene su complejidad seguir la huella de los millonarios sobornos entregados, incluso en especie.

Estas cloacas de corruptores en el sector financiero -incentivados con grandes comisiones de por medio- se dan por igual en casas de bolsa, en afores y en aseguradoras; en el mercado de bonos y en el mercado de acciones.

Y si bien la investigación de Cofece ha puesto en alerta a quienes han hecho fortunas con estas operaciones, su proliferación en los últimos años es una señal de que los supervisores de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores o no tienen registro de ello o no han logrado armar casos con solidez como para llevarlos ante la justicia.

El hecho es que éstas cloacas de corrupción -que hemos conocido desde hace meses por boca de los propios intermediarios- se siguen reproduciendo en el sector financiero a costa de los recursos públicos porque los incentivos son muy suculentos. Son los ‘huachicoleros’ del sector financiero.

 

Te puede interesar:
 El perdón fiscal es un acto de corrupción de los diputados,
8 de mayo de 2017
 

 

Y como en el caso del escandaloso robo de los combustibles habría que cortar de tajo esos incentivos. En el mercado de bonos una manera de hacerlo es eliminando la intermediación financiera, abusiva y corrupta, para la inversión de los recursos de las tesorerías de las empresas y de los organismos del Estado.

De hecho, el propio banco central podría convertirse en el intermediario directo de estas tesorerías del gobierno.

Se trata de eliminar esta cloaca de corrupción.

 

Te puede interesar:
 La corrupción que lastró la productividad,
Samuel García, 24 de abirl de 2017 

 

El Banco de México y su silencio (III)

Ante las evidencias mostradas en este espacio y en arenapublica.com sobre la manipulación de las cifras del turismo extranjero en el Banco de México, Agustín Carstens y su equipo prefieren el silencio.

No hay explicaciones sobre las cifras infladas que dieron a conocer en materia de turismo extranjero para los últimos años y que tanto han presumido el secretario Enrique de la Madrid y el presidente Enrique Peña Nieto.

La decisión de apostar al olvido, manteniendo un discurso asentado en cifras mentirosas, ha sido recurrente en el gobierno federal durante los últimos años. Pero ahora es el banco central la que se ha sumado a esa misma estrategia que tanto ha dañado a las instituciones. Aún hay tiempo de corregir.

 

 

Twitter:  SamuelGarciaCOM

Correo:  samuel@arenapublica.com

Comentar