Crecimiento potencial de la economía se estanca

05-10-2017 16:16

La capacidad productiva de la economía mexicana continúa estancada, dada la prolongada anemia de inversión. Si el país no logra acelerar la acumulación de capital, y evitar la volatilidad característica de su ciclo económico, el crecimiento potencial seguirá siendo mediocre e insuficiente para mejorar el bienestar de la sociedad y para empezar a reducir la pobreza. 

A la par de la desaceleración económica del 2016, el crecimiento potencial se volvió a ajustar a la baja, pasando de una tasa de 2.5% en el 2015 a 2.4% en el 2016. En la primera mitad del 2017, el crecimiento potencial no ha mejorado, a pesar de las reformas en marcha, ya que la evolución de la economía continuó moderándose.

 

La economía mexicana no ha logrado un crecimiento potencial en lo que va del año.

 

El PIB se desaceleró de una tasa trimestral de 0.72% en el cuarto trimestre del 2016 a 0.66% y 0.57% en el primer y segundo trimestres del año. 

Nuestros estimados del producto potencial, basados en el filtro de Hodrick-Prescott con corrección de una cola––el cual permite extraer el componente estructural del PIB––muestra que el crecimiento potencial continuó ajustándose ligeramente a la baja en el 2017. Así, este pasó de una tasa de 2.38% al final de 2016 a 2.36% en el segundo trimestre del año.

 

Te puede interesar: Si el temblor pasado no iba a afectar la economía de México, este sí: Moody's, 22 de septiembre de 2017.

 

La razón detrás de dicho ajuste a la baja es que la economía continuó perdiendo fuerza como resultado de la reducción en la acumulación de capital. Así, la inversión total como proporción del producto se ajustó a la baja desde un 21.4% a finales del 2016 hacia un 21.2% en el segundo trimestre del año.

Esto confirma que, a pesar del cúmulo de reformas en marcha, la economía aún adolece de una limitada capacidad productiva que no da para más.

Un factor adicional que también restringe la capacidad productiva es la volatilidad del ciclo económico.

La política económica continúa estando determinada por el ciclo político, donde la economía sufre desaceleración al inicio de un nuevo gobierno y se beneficia de una expansión al final del mismo. Esta volatilidad en el crecimiento coincide con un ciclo similar de alza y baja en la inversión tanto pública como privada.

 

Te puede interesar: Mexicanos pesimistas: no ven bien la economía ni para ellos ni para sus hijos, 14 de junio de 2017.

 

Así, la ganancia que logra la economía en la fase de expansión del ciclo político-electoral al final de cada sexenio, tiende a perderse durante la fase de desaceleración al inicio de cada nuevo gobierno. Por lo tanto, para que la capacidad productiva aumente es necesario que la inversión crezca a una velocidad mayor a la que crece la economía, de tal forma que el coeficiente inversión-producto aumente. 

 

 

Twitter:  @AlfredoCoutino

Web:  www.AlfredoCoutino.com

*/ Director para América Latina en Moody’s Analytics. Las ideas expresadas son de la exclusiva responsabilidad del autor y de ninguna manera deben ser atribuidas a la institución para la cual trabaja.

Comentar