Entrevistas

Los votos no son actos de fe: Ríos Piter

26-12-2017 06:41

Como militante político, Ríos Piter no se arrepiente de nada pues hace 20 años cuando inició su carrera los independientes no existían. Agrandar
Como militante político, Ríos Piter no se arrepiente de nada pues hace 20 años cuando inició su carrera los independientes no existían.

Mientras que unos hacen precampañas en solitario bajo la bandera de algún partido político para las elecciones de 2018, otros recolectan firmas para llegar a figurar en la boleta.

Los candidatos independientes no tienen partido que los respalde y necesitan que al menos un 1% de la población con credencial para votar los acepte como contendientes a la presidencia, lo que implica una ardua tarea de convencimiento.

En 2018 será la primera vez que candidatos independientes podrán llegar a ser una opción dentro de la boleta para la elección presidencial.

Es por ello que Arena Pública platicó con el senador con licencia y actual aspirante a candidato presidencial por la vía independiente Armando Ríos Piter.

 

¿Cuál es la prioridad número uno que debe atenderse en México?

El tema de la justicia.  Vivimos en un país en el que la justicia no se aplica a todos por igual en el que la justicia solo se aplica a favor o del que tiene billete o del que tiene palanca, generado enormes diferencias.

Necesitamos que 120 millones de personas sean tratadas igual ante la ley, así sea el más humilde o el más encumbrado, por que eso es lo que permite generar riqueza, que el mérito se respete, que haya emprendimiento, que haya innovación.

Creo que tener un México con justicia es la apuesta más importante.

 

¿Por qué los millennials deberían tener confianza a un candidato que estuvo en un partido político durante 10 años en un estado tan conflictivo como Guerrero?

Darle la firma a un candidato independiente es algo positivo por si mismo, permite tener más opciones, otro tipo de debate y de planteamientos.

Yo no soy millennial, pero hace 20 años cuando empecé a hacer política, militar en un partido era lo nuevo, pero eso fue lo que me tocó a mi y a mi generación. Las candidaturas independientes tienen tres años, tal vez si tuvieran más años hubiera sido independiente, no lo sé.

Como militante de un partido político no tengo nada de qué arrepentirme, al contrario, siendo guerrerense siempre denuncié la corrupción que hay ahí y bueno eso es lo que yo le ofrezco a la gente y además de eso, que se metan al Google y que puedan ver quién les gusta y quien no.

 

VIDEO | Revive la platica que tuvimos con el aspirante a una candidatura independiente.

 

¿Se puede creer en tu conversión? Después de todo la experiencia de estar 10 años en un partido no se va de la nada.

No es una conversión, ahí creo que hay un error en los millennials al pedir este tipo de pureza.

Fui militante de un partido político y no tengo de nada de qué apenarme. Tengo muchos amigos ahí, aprendí mucho de mucha gente; solo que ese partido dejó de funcionar y me pareció que lo óptimo era renunciar a esa forma de hacer política.

 

¿Qué pensar de estos candidatos independientes si tienes a Margarita que salió del PAN, al Bronco en una situación similar con el PRI y a ti que decidiste salir del PRD?

Los que son chavos como Kumamoto, tienen la oportunidad de no meterse a un partido político porque puede hacer política gracias a las candidaturas independientes.

Me parece que tener más opciones [en la boleta] es importante, pero antes es el hecho de que cualquier persona puede tener información sobre quién es Armando Ríos Piter o cualquier otra persona.

Los votos no son actos de fe, no es ‘¡ah oye!, creo en su reconversión’, más bien es: reviso lo que ha hecho, me parece que ha sido congruente o me parece que no lo ha sido.

 

Si un independiente gana la presidencia ¿no estaría atado de manos ante un Congreso donde los independientes son una minoría?

Como yo entiendo la política, cualquier candidato de un partido político que gane la presidencia en este momento, tendrá un 70% en su contra, nadie va a tener una mayoría en la cámara y ese tipo de riesgo también lo tiene un candidato independiente.

Pero un candidato independiente se enfrenta a una mayor oposición.

La diferencia termina siendo mínima, especialmente cuando tienes la voluntad política.

Por eso hay que cambiar la ecuación, un candidato independiente tiene que hacer política abierta, horizontal, colectiva. Tiene que hacer campaña con menos recursos para que eso evite un conflicto de intereses como el que ahora tienen los partidos.

Tú puedes llegar y tener a todos los partidos en contra. ¿Qué es lo que tienes que llegar a hacer? Política y esto implica negociar, qué te interesa a ti, qué me interesa a mí, qué nos interesa a ambos y cómo lo podemos sacar.

Así también con los partidos, qué le interesa a ellos que pongamos en la agenda, cuál es el beneficio compartido, y hacerlo transparente.

 

¿Con quién haría alianza Ríos Piter?

Con todos los que tengan la intención de hacer las cosas bien por el país.

 

Si no juntaras las firmas, ¿declinarías en favor de otro independiente?

El único que ha dicho que sería muy positivo tener un solo candidato [por el lado independiente]  he sido yo, porque lo creo, por eso Jorge Castañeda me apoyó.

Creo que el movimiento independiente es algo superior a los personajes, quienes creen que su persona va a cambiar la vida del país, están en el absurdo total, esto es colectivo, por eso estaría de acuerdo en tener un solo candidato, si tenemos una plataforma compartida.

Además, el candidato no tiene que ser el más popular, porque ha habido candidatos muy populares que terminan siendo muy chafas para gobernar.

 

¿Cuánto tienes pensado gastar en tu campaña?

Ahorita hemos gastado como un millón 25 mil pesos, tal vez terminemos gastando como 2 millones.

 

 

¿De dónde ha salido este dinero?

De la gente, gente que nos conoce, familiares, empresarios que creen en nuestro proyecto, y que además están perfectamente claros de que al dar este donativo sale a la luz pública quién es el que te está apoyando, es una forma totalmente radical de hacer política.

 

¿Eliminarías el financiamiento público a partidos?

No lo sé, pero sí hay que disminuirlo. Es enorme la cantidad de dinero que nos gastamos en campañas.

 

Alguna idea concreta sobre ¿cómo acabar con la corrupción en el país?

Hay que disminuir, por ejemplo, el billete en efectivo que hay en las transacciones gubernamentales, todas tienen que ser por vía electrónica para garantizar que haya un rastreo claro del dinero.

Hacer una campaña con poco dinero me parece que es una política pública por sí sola que hay que impulsar, es la evidencia que yo estoy queriendo dejar.

Hay que garantizar que la Auditoria Superior de la Federación tenga clara coordinación y supervisión del dinero con las auditorías generales, que las fiscalías anticorrupción sean verdaderamente autónomas, que haya participación ciudadana en la evaluación, la transparencia y el seguimiento de los recursos.

 

¿Algún nombre que te guste para fiscal anticorrupción?

No tengo uno en particular, pero hay muchos mexicanos y mexicanas capaces, el tema es que tiene que haber voluntad de que ese personaje hombre o mujer sea verdaderamente independiente y autónomo.

 

Si llegaras a la presidencia, ¿estarías dispuesto a perseguir todos estos delitos, caiga quien caiga?

Sí, por supuesto. Es la principal preocupación y, no solo eso, [por] la corrupción [se] está dejando de generar riqueza, [por la corrupción] se va perdiendo el mérito, se va perdiendo la capacidad de innovar, de emprender.

Si queremos seguir conviviendo sanamente y que México se convierta en el país que está convocado a ser, un país grande, potente, que genere felicidad y bienestar para sus ciudadanos, pues la corrupción tiene que ser una prioridad; sin duda estoy totalmente de acuerdo en ello.

 

¿No temes aplicar la ley?

Por supuesto que no, al final del día tienes un esquema en el que todo está desmedido. Intentar cambiar las cosas también es poner en riesgo tu integridad personal; criticar a los corruptos lo es, criticar a la inseguridad.

Todo dependo de qué decidas cuándo te va a tocar la inseguridad. Correr el riesgo es una decisión mía y no la corro solamente por el hecho de existir, por subirme a un transporte público.

Lo que tenemos que hacer es tomar la decisión de correr el riesgo y no de que el riesgo nos vaya a pegar de manera aleatoria o de manera incierta. Creo que es el momento que estamos viviendo en el país. 

Comentar