Gobiernos y Finanzas Públicas

Gobierno federal cometió errores en reconstrucción desde el primer minuto en que paró de temblar

17-11-2017 11:00

Actos ilícitos como la clonación de tarjetas o los falsos damnificados pudieron ser evitados o disminuidos de haber realizado un trabajo correcto desde el primer minuto posterior al sismo.

Rosario Robles, titular de la Sedatu durante la presentación del censo de viviendas dañadas. Agrandar
Rosario Robles, titular de la Sedatu durante la presentación del censo de viviendas dañadas.

El proceso de reconstrucción posterior a los sismos de septiembre ha estado cubierto por distintos errores administrativos.

A dos meses del sismo del 19 de septiembre, sigue sin existir un padrón de damnificados o incluso un padrón con los edificios dañados o que se cayeron.

Ante la prisa política por entregar apoyos, sin un padrón de damnificados exacto y sin las medidas de seguridad adecuadas para entregar apoyos, se abrió la puerta a que la corrupción entrara al proceso de entrega de ayuda.

Hace apenas un mes, en la Ciudad de México aparecieron falsos damnificados exigiendo dinero al gobierno. La Contraloría general de la Ciudad de México ha ubicado al momento más de mil casos en los que se entregó apoyo de renta a gente no damnificada.

 

Te puede interesar: El sismo del 19-S pegó en las delegaciones donde más viviendas se construyeron, 4 de octubre del 2017

 

Si el apoyo otorgado por el gobierno de la Ciudad de México es de tres mil pesos por damnificado, estamos hablando de un desfalco de más de tres millones de pesos.

En conferencia de prensa, el jefe de gobierno de la ciudad de México aseguró que 7% de los cheques dados en apoyo a los damnificados fueron a parar en personas que no lo necesitaban.

Y los problemas no se limitan a la Ciudad de México.

Para el caso de Oaxaca y Chiapas, el gobierno federal tardó un mes en realizar el censo de viviendas dañadas y damnificados.

Para no entregar ayuda a falsos damnificados, el gobierno federal revisó minuciosamente la lista de quien necesitaba ayuda, donde encontró cuatro mil nombres duplicados que posteriormente serían eliminados.

A pesar de los esfuerzos realizados en el censo, el 14 de noviembre el Banco del Ahorro Nacional y Servicios Financieros (Bansefi), encargado de entregar las tarjetas de apoyo en Oaxaca, denunció ante la PGR la clonación de 57 tarjetas de débito para damnificados.

 

Entrega de tarjetas Bansefi en Juchitán Oaxaca

 

El director general de Bansefi, Virgilio Andrade, indicó que, para evitar casos similares en el futuro, con dinero proveniente del Fondo Nacional de Desastres Naturales (Fonden) se incluirá un chip en las tarjetas entregadas, en lugar de la banda magnética.

Sin contar con los mecanismos de seguridad adecuados, el gobierno federal entregó tarjetas de débito magnéticas y no de chip, tal vez apurados por los procesos electorales del próximo año.

Las tarjetas con chip son más seguras y difíciles de clonar, ya que crean un código único y exclusivo para cada transacción.

 

Te puede interesar: Damnificados invisibles, los afectados que no aparecieron en televisión, 18 de octubre del 2017

 

Ya clonadas varias tarjetas magnéticas, el gobierno federal utilizará recursos del Fonden para corregir este error. Recursos que de haber hecho bien las cosas desde un principio se pudieran haber ahorrado.

El gobierno federal y el gobierno local han sido evidenciados de no estar preparados para lidiar con una emergencia como las ocurridas en el mes de septiembre.

Como ejemplo, pocos días después del sismo vivido el 19 de septiembre, una base de datos mapeada con los edificios caídos y dañados en la Ciudad de México apareció en internet.

 

Mapeo ciudadano de edificios dañados, Verificado19s

 

Sin embargo, esta base de datos no fue elaborada por el gobierno, sino por la sociedad civil a través del proyecto Verificado19s, que tomó información reportada, mapeó los daños mencionados y posteriormente corroboró la veracidad de la información.

Verificado19s es una plataforma en línea conformada por ciudadanos, asociaciones civiles y organizaciones no gubernamentales, los cuales se dieron a la tarea de recabar información del sismo ante dos fenómenos: la lentitud o incapacidad del gobierno en recabar información y el exceso de información falsa o información atrasada en redes sociales.

El proceso de reconstrucción puede considerarse desde el primer minuto después que terminó el sismo, con la recolección de información, misma que a dos meses del sismo aún continúa modificándose y evidenciando la falta de preparación de parte del gobierno mexicano para hacer frente a estas circunstancias extremas.

 

Te puede interesar: Alertas previas al terremoto pudieron evitar o reducir los daños en la Ciudad de México, 29 de septeiembre de 2017.

 

En Chile, tras el temblor del 2011, fue el gobierno municipal, el orden de gobierno más cercano a la gente, el encargado de recabar la información y elaborar el padrón de damnificados y edificios dañados.

A diferencia de ello, en México es el gobierno federal, el orden de gobierno más alejado de la gente, a través de la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), el encargado de repartir el apoyo en las diferentes comunidades del país y de realizar los censos.

Actos ilícitos como la clonación de tarjetas o los falsos damnificados pudieron ser evitados o disminuidos de haber realizado un trabajo correcto desde el primer minuto posterior al sismo.

 

MÁS INFORMACIÓN: Verificado19s

MÁS INFORMACIÓN: Comunicado de prensa 251, “Censo de viviendas y acciones para la reconstrucción, transparencia y rendición de cuentas”, presentado por Rosario Robles Berlanga, Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano

Comentar