Salud y Medio Ambiente

Finanzas verdes de China son ejemplo, reducen 12% emisiones contaminantes en tres años

11-07-2017 17:29

Con el anuncio del Presidente de Estados Unidos de salirse del Acuerdo de Paris para el cambio climático, China ha redoblado sus esfuerzos para detener y reducir sus emisiones nocivas.

China está haciendo importantes esfuerzos económicos para transitar a una economía verde. Agrandar
China está haciendo importantes esfuerzos económicos para transitar a una economía verde.

El país más contaminante del mundo ha hecho más esfuerzos que ningún otro para ayudar al planeta.

21.5% del total de las emisiones de gases dañinos para el medio ambiente provenían de ese país en 2013, según el Banco Mundial.

Sin embargo, desde entonces y hasta el 2016 -últimos datos disponibles- las emisiones mundiales de CO2 se han estancado, es decir, no han disminuido pero tampoco crecido.

Esto se debe en gran medida al esfuerzo de China, asegura Corinne Le Quéré, profesora de la Universidad del Este de Anglia en Norfolk, Inglaterra, en un artículo para el Instituto Mundial de Recursos.

Gracias a sus planes de finanzas verdes y al compromiso que asumió como parte del Acuerdo de Paris para el cambio climático, sus emisiones de gases dañinos para el planeta disminuyeron 12% de 2013 a 2016.

 

Te puede interesar: China quiere más poder ganando el Mundial en 2050, 3 de julio de 2017. 

 

El esfuerzo de China combinado con las condiciones económicas mundiales de recesión, ralentizaron la tasa de crecimiento de la emisión de gases dañinos al medio ambiente a nivel mundial a 0.2% anual, en lugar del 2.6% que era la tendencia en los 10 años anteriores a 2016.

“Uno puede ser cuidadosamente optimista, pero es probablemente solo debido a China y a las condiciones económicas. Sin embargo, estos cambios sí han ocurrido y es una oportunidad para asegurarlos y avanzar desde ahí”, declaró Glen Peters, un investigador del Centro Internacional de Investigación Climática y del Medio Ambiente en Noruega.

 

El nuevo plan

De 2016 a 2021 China tiene un nuevo plan: usar finanzas verdes, es decir, productos y servicios financieros como créditos, seguros, acciones y bonos del Estado o de inversionistas para financiar tecnologías ecológicas y de ahorro de energía.

Se aplicará en zonas piloto y es el segundo plan de cino años que emprende para ayudar al medio ambiente.

El gobierno Chino quiere reducir las emisiones de partículas contaminantes en 25% de 2016 a 2021, también las emisiones provocadas por autos y la quema de carbón; usar de manera más eficiente este combustible y promover el uso de electricidad y gas natural en lugar de carbón.

Transitar de una economía dependiente del carbón y otras fuentes no renovables de energía a una de energía renovable siempre representa una inversión, pues las empresas necesitan tiempo para estabilizarse y generalmente financiamiento gubernamental, de acuerdo con el Centro Belfer para la Ciencia y los Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard.

A pesar de los costos, reducir emisiones de CO2 es una de las principales prioridades del gobierno chino, de acuerdo con su premier -similar al secretario de Gobernación en México- Li Keqiang, pues solo el aire contaminado de China cuesta 1.1 millones de vidas anualmente. 

 

La contaminación del aire es un serio problema para la mayoría de las ciudades chinas. 

 

Como parte del plan de transición, en 2017 han clausurado 104 plantas de producción de energía basada en carbón y están construyendo la primera de ocho plantas de captura de CO2 que pretenden succionar el gas de la atmósfera. 

Además, la industria de servicios ha crecido, lo cual hace que el uso intensivo de energía bajara en 18% de 2014 a 2016, para 2020, esperan que la reducción sea de 15% adicional y que las emisiones de carbón bajen en 18%.

En los últimos tres años se han clausurado empresas que no eran eficientes y ello ha contribuido a la reducción de 90 millones de toneladas de acero, 230 millones de toneladas de concreto y 76 millones de toneladas de vidrio, que normalmente contaminarían al ser defectuosas, de acuerdo con la revista Científico Americano.

En 2017, por primera vez, la provincia de Guangxi, con seis millones de habitantes, consumió toda su energía solo de fuentes renovables. Esta provincia es apenas más pequeña en población que Paraguay, que tiene 6 millones 639 mil habitantes, según datos del Banco Mundial.

Sin ningún tipo de mitigación, las emisiones de CO2 podrían aumentar en 50% en China en los próximos 15 años, de acuerdo con el reporte del Centro Belfer.

 

Proyectos piloto

El plan de cinco años será una guía sobre cómo reestructurar la economía china para alcanzar un “crecimiento verde”, es decir, reducir la cantidad de energía no renovable y de materias primas que se usan, además de la cantidad de contaminantes, de acuerdo con Hu Angang, profesor de la Universidad de Tsinghua de Políticas Públicas y Administración.

Incluido en ese plan está la creación de zonas financieras verdes, que funcionarán como pilotos de programas que el país esperará poner en marcha en 2021.

Cada una de las zonas se enfocará en un tipo diferente de finanzas verdes con base en la economía local. Esas zonas se encontrarán en las provincias de Guangdong, Guizhou, Jiangxi y  Zhejiang así como en la región autónoma de Xinjiang Uygur.

 

Te puede interesar: Naciones Unidas: la urgencia de ser conscientes de la amenaza climática, 10 de julio de 2017. 

 

Por ejemplo, en la zona de Guangzhou, que es altamente industrializada, desarrollará mecanismos de crédito para las empresas que apoyen la reducción de emisiones de gases dañinos para el ambiente y la conservación de energía, para que no se desperdicie tanto y los procesos sean eficientes.

Guizhou, una zona rural, en contraste, se enfocará en desarrollar proyectos de tratamientos de desechos agrícolas.

Xinjiang, una zona que comunica a otras, será la encargada de fortalecer la cooperación con instituciones financieras internacionales para atraer recursos económicos a China que apoyen a las finanzas verdes.

Para que todos esos planes se hagan realidad, algunos expertos han estimado que China debe invertir de 3 a 4 billones de yuanes al año por los próximos cinco años, es decir, de entre 7.9 y 10.5 billones de pesos al año, según expertos consultados por Reuters.

 

MÁS INFORMACIÓN: Todo lo que crees saber del carbón en China está mal, Centro para el progreso Americano, 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Emisiones de Carbono de China, reporte 2016, Centro Belfer para la Ciencia y Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard.

Comentar