Política Social y Seguridad

México, con leyes que protegen la diversidad sexual, pero una cultura que la rechaza

21-06-2017 12:43

Aun cuando el marco legal del país protege los derechos humanos de la comunidad LGBTTTI, la cultura sigue siendo una de discriminación.

2.5 millones de jóvenes se consideran parte de alguna minoría sexual en el país, si bien la legislación los protege, México sigue siendo el segundo lugar de AL en asesinatos por homofobía. Agrandar
2.5 millones de jóvenes se consideran parte de alguna minoría sexual en el país, si bien la legislación los protege, México sigue siendo el segundo lugar de AL en asesinatos por homofobía.

3.6% de los jóvenes mexicanos se considera parte de la comunidad Lésbico, Gay, Bisexual, Transgénero, Transexual, Travesti e Intersexual (LGBTTTI).

De ellos 1.5% se determina homosexual, 1.4% bisexual y 0.7% lesbiana, según la Encuesta Nacional de Valores en Juventud de 2012, llevada a cabo por el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) y el Instituto de Investigaciones Jurídicas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Dicho de otra forma, 2.5 millones de jóvenes se consideran parte de alguna minoría sexual en el país.

Sin embargo, casi el 25% oculta su orientación sexual por miedo a ser discriminado en el contexto laboral, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Homofobia y el mundo laboral 2014, elaborada por la Alianza por la Diversidad e Inclusión Laboral.

 

Te puede interesar: Mexicanos: muy religiosos y muy intolerantes, 20 de junio de 2017 

 

Después de Brasil, México es el segundo país de Latinoamérica donde más asesinatos motivados por la homofobia, lesfobia y transfobia se comenten, según lo denunciado por el Instituto Oikos, una Organización No Gubernamental en defensa de la no discriminación.

Es una gran contradicción: Latinoamérica tiene uno de los cuerpos legales más adelantados en cuanto a protección de los derechos humanos de las personas pertenecientes a las minorías sexuales, mientras que también tiene una de las incidencias de discriminación y crímenes más altas, dice la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH).

 

Fuente: Americas Quarterly 2016. El mapa se refiere a la legislación. 

 

En México, desde 2014, una persona homosexual puede asegurar a su pareja ante el Instituto Mexicano del Seguro Social a nivel nacional, mientras que en Estados Unidos esta ley se sigue discutiendo en los congresos locales.

Desde 2009, la Ciudad de México permite la unión en matrimonio de parejas del mismo sexo. En 2015, la definición de matrimonio como la unión libre de un hombre con una mujer con la posibilidad de procrear hijos que relegaba a este a una unión monógama, heterosexual y libre.

Pero quedó anulada por la Suprema Corte de Justicia de la Nación, ello permite que en todo el país, por medio de un juicio de amparo, las personas del mismo sexo puedan contraer matrimonio.

Sin embargo, en nueve estados del país, entre ellos Jalisco, Nuevo Léon y la Ciudad de México, el matrimonio igualitario es una realidad sin emprender un proceso legal.

 

Desde 2009, la Ciudad de México permite la unión en matrimonio de parejas del mismo sexo. 

 

La tipificación de los crímenes de odio contra la comunidad todavía es un pendiente.

La Ciudad de México, por ejemplo, reconoce específicamente este delito en su Código Penal. El resto del país no tiene una tipificación específica de los crimenes contra la comunidad LGBTTTI, pero sí reconoce un agravante en el crimen cuando este tiene por motivo “la edad, sexo o condición de dignidad” de la persona.  

En todo el país, la discriminación por motivos de inclinación sexual es ilegal según la Constitución en su artículo 1°.

Si bien en México la legislación prohíbe que se excluyan a personas por su orientación sexual, en lo que va de 2017 han habido 20 asesinatos por razones de odio en el país, de acuerdo con la Comisión Ciudadana contra los Crímenes de Odio por Homofobia (CCCOH). 

 

Leyes de avanzada ¿pero la cultura?  

Aun cuando el marco legal de México tiene importantes avances, la cultura típicamente conservadora hace que sea difícil la aceptación de las personas de la comunidad LGBTTTI entre los mexicanos.

 

Te puede interesar: Peña Nieto despierta al activismo a cristianos y católicos del país, 29 de agosto de 2016. 

 

Uno de cada tres homosexuales denunció sufrir discriminación en el trabajo y siete de cada 10 consideraron que en el país no se respetan los derechos de las personas de diversidad sexual reveló la Encuesta Nacional sobre Discriminación en México 2010 (Enadis), la más reciente elaborada por la Conapred.

En cuanto al pensamiento de las personas, solo 30% de los mexicanos apoya los derechos específicos para las parejas del mismo sexo, de acuerdo con la Encuesta Nacional sobre Creencias y Prácticas Religiosas de la Red de Investigadores del Fenómeno Religioso en México (RIFREM).

De la comunidad LGBTTTI, 90% ha ocultado su orientación sexual en las escuelas por temor a la discriminación, según el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/Sida (Censida). 

Cuatro de cada 10 mexicanos no permitirían que en su casa vivieran personas homosexuales, de acuerdo con la Enadis.

 

Siete de cada 10 personas homosexuales consideran que en este país no se respetan los derechos de las personas de diversidad sexual.

 

Lo que es más grave: 12% de la población del país piensa que la homosexualidad debería ser un crimen según la encuesta  de la Asociación Internacional de Lesbianas, Gays, Bisexuales, Trans e Intersex para América Latina y el Caribe, 2016.

Entre 1995 y 2015 se han registrado 1,310 homicidios que se atribuyen a la homofobia en México, según la CCCOH.

 

Iniciativas para la inclusión sin precedentes

Si bien el escenario puede parecer desalentador, cabe destacar que desde el gobierno están surgiendo iniciativas para apoyar la inclusión de la comunidad nunca antes vistas.

La Secretaría de Gobernación (Segob) y la Conapred, por ejemplo, lanzaron una campaña llamada “México Incluyente” que pretende desmentir las ideas que ubican a la homosexualidad como una enfermedad y que confunden la orientación sexual con la identidad de género.

 

Una de las infografías difundidas por la Conapred. 

 

Con el slogan “El amor es más grande que las diferencias; un México incluyente te incluye a ti” y el hashtag #MexicoIncluyente, la campaña consta de un spot publicitario, infografías y un glosario disponible en internet para entender las distinciones y variantes en las orientaciones e identidades sexuales.

Además, a través de su cuenta de Twitter, la Conapred está difundiendo los beneficios de la aceptación a la comunidad. Por ejemplo, 9% de los viajeros internacionales son personas LGBTI. Esto significa que 180 millones de personas generan un gasto potencial de 200,000 millones de dólares al año, según el Consejo.

Por primera vez en la historia, una comitiva de los trabajadores de la petrolera mexicana participará en la Marcha del Orgullo Gay el sábado 24 de junio.

 

 

Marcharán en el contingente denominado “Pride Connection”, un grupo de 31 empresas que fomentan la diversidad y la aceptación entre sus empleados.

Desde 2015, Pemex desarrolló, aliado con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, una estrategia de inclusión social institucional en materia de igualdad de género, no discriminación e inclusión en el ambiente laboral de las personas con discapacidad y pertenecientes a la comunidad LGBTTTI.

 

MÁS INFORMACIÓN: Encuesta Nacional sobre Discriminación en México (Enadis), Conapred 2010.  

MÁS INFORMACIÓN: Un México sin homofobia, un #MéxicoIncluyente.  Segob, 2017.

Comentar