Economía y Sistema Financiero

Los mexicanos confían sus ahorros al efectivo, más que a los bancos

12-06-2017 15:00

El 61% de la población ahorra en efectivo, el 29% también tiene una cuenta de ahorro en el banco.

Entre los monederos, tiendas y alcancías, los mexicanos guardaron 1.2 billones de pesos en efectivo en abril de 2017. Agrandar
Entre los monederos, tiendas y alcancías, los mexicanos guardaron 1.2 billones de pesos en efectivo en abril de 2017.

El 61% de los mexicanos tiene un ahorro en efectivo, así lo reveló el octavo Reporte Nacional de Inclusión Financiera de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

Pues sin importar que vivieran en zonas urbanas o rurales, contaran con una maestría o no tuvieran estudios, más de la mitad afirmaron que en casa contaban con un guardadito.

Estos datos son una muestra más de la preferencia que tienen los mexicanos por el uso del efectivo.  

El 47% de población urbana mayor de 18 años cuenta con una forma de ahorro dentro del sistema bancario, pero el 60% práctica un método de ahorro informal adicional, como el tener la clásica alcancía.

 

 

Con este porcentaje de ahorro fuera de las instituciones financieras no es de extrañar que también el 60% de la población en zonas rurales mantenga sus ahorros fuera de las cajas de los bancos. A pesar de ello un 35% sí cuenta con una cuenta de ahorro formal.

Estas prácticas de ahorros sin intermediarios bancarios en las zonas rurales podrían estar relacionados con la falta de acceso a infraestructura bancaria.

En los estados con mayor pobreza como Oaxaca, Chiapas, Tlaxcala y Guerrero hay menos de 25 cajeros automáticos por cada 100,00 habitantes, una proporción equiparable con la que se cuenta en países como Vietnam, Marruecos y Paraguay, de acuerdo con datos del Análisis sobre la Infraestructura Bancaria en México de la Fundación de Estudios Financieros (Fundef). 

 

Te puede interesar: Bitcoins ganan terreno a monedas tradicionales como una alternativa de financiamiento, 18 de enero de 2017. 

 

No obstante los resultados del reporte de la Comisión demuestran que también puede ser por falta de interés.

El 26.5% de las personas mayores de 61 años que dijeron tener una cuenta bancaria fue porque era por este medio que recibían sus respectivas ayudas gubernamentales como Procampo, Proagro, Prospera y su Pensión para adultos mayores.

En cuanto a la población urbana, la tradición parece ser uno de los factores que incentiva el uso del efectivo, pues sin importar el grado académico o el salario, más del 50% mantiene un ahorro informal.

Teniendo maestría y doctorado el 59% de los encuestados dijeron tener un ahorro en efectivo en su casa y lo mismo afirmó el 55% de aquellos que ganaban más de 20,000 pesos al mes.

Cabe aclarar que estos segmentos de la población registraron los porcentajes más bajos de ahorro informal y los más altos de ahorro formal con 86% en ambos casos.  

 

56% de las operaciones de la banca son por cajeros automáticos 

El uso preferente por el efectivo entre la población mexicana también se observa en sus mecanismos de pago.  

De todas las modalidades para la transferencia de dinero a través de la banca, ellos aún prefieren los cajeros automáticos, revelaron datos de Banco de México.

 

1,800 pesos fue el monto promedio de retiro o depósito

 

El 56% de las 748.2 millones de operaciones bancarias que fueron registradas entre enero y marzo de 2017 en todo el país, fueron hechas a través de un cajero.

1,800 pesos fue el monto promedio de retiro o depósito, una cantidad pequeña comparada con el promedio operado en transferencia por internet, banca electrónica, teléfono e incluso cheques.

 

Te puede interesar: Bancos castigan el ahorro. El dinero de los ciudadanos pierde valor en las cuentas tradicionales, 24 de marzo de 2017 

 

Estos medios registraron saldos de operación promedio de entre 20 mil pesos en transferencias por teléfono, hasta 260 mil a través de la banca electrónica, pero en su conjunto sólo representaron el 44% de las operaciones totales.

El constante uso de los cajeros y las pequeñas cantidades manejadas por este medio dan muestra de las rutinas bancarias de los mexicanos, así como de su preferencia por el uso del efectivo.

Tener más dinero pasando de mano en mano que en las cuentas bancarias no es extraño, sin embargo los mexicanos mantuvieron el 90% de los 1.3 billones de pesos que estuvieron en circulación en marzo de 2017 entre sus carteras, alcancías y negocios, y sólo el 10% disponible en sus tarjetas de débito.

 

Te puede interesar: Reguladores de la banca se quedaron rezagados en los 90, entrevista con Guillermo Zamarripa, director de Fundef, 12 de abril de 2017. 

 

A México le cuesta caro el alto uso de efectivo

Sin embargo, continuar usando el efectivo como medio principal de pago también tiene un costo y México paga uno muy alto.

Anualmente se estima que el costo de hacer llegar el efectivo a las manos mexicanas es de 2,300 millones de pesos y 48 millones de horas de trabajo, según datos de 2014 presentados los investigadores Bhaskar Chakravorti y Benjamin Mazzotta de la Universidad de Tufts en Boston, Massachusetts.

Este es uno de los más altos a nivel internacional, de acuerdo con el mapa realizado por los mismos investigadores sobre el costo del dinero.

Los costos de mantenimiento de cajeros automáticos, el gasto por la creación y destrucción de efectivo, su transporte e incluso un estimado de las contribuciones fiscales que pierde el Estado por mantener una economía de efectivo, fueron factores que analizaron para llegar a tal conclusión.

 

Costo de obtener dinero en el mundo, de acuerdo con el Índice de evolución digital.

 

No obstante, el mismo índice indica que -por masa poblacional- México es uno de los países más atractivos para la bancarización y migración digital, pero hay un problema.

El 51% de la población que vive en zonas urbanas donde es más fácil el acceso a la infraestructura bancaria no la usa, según datos de la CNBV.

En lugar de ello prefiere acumular en efectivo parte de los 16,610 millones de pesos en monedas de 10 o 173,600 millones en billetes de 200, que son las monedas y billetes que más se encontraron en circulación durante mayo 2017 según datos del Banco de México.

Y es que “los mexicanos confían en el dinero”, sentenciaron Chakravorti y Mazzotta en su investigación.

La informalidad es un otro factor que promueve el uso de efectivo y esta modalidad del trabajo se encuentra ampliamente difundida en el país, pues el 57% de la gente labora en esa condición al último trimestre del 2016 según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía.

Pero las causas de la informalidad son otra historia

 

MÁS INFORMACIÓN: Reporte Nacional de Inclusión Financiera, Comisión Nacional Bancaria y de Valores, 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Un análisis sobre la infraestructura bancaria en México, Fundef, 2015.

MÁS INFORMACIÓN: Índice de evolución digital, Universidad de Tufts, 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: El costo del efectivo en México, Universidad de Tufts, 2016.

Comentar