Salud y Medio Ambiente

Realiza sector salud 3 veces más cesáreas que las recomendadas. ISSSTE, el que más las aplica

16-05-2017 06:55

En México nacen la mitad de los niños mediante cesárea, un procedimiento que cuesta al gobierno 17,500 pesos cada vez que se realiza.

La Organización Mundial de la Salud indica que el promedio de cesáreas debe ser entre 10 y 15%. Agrandar
La Organización Mundial de la Salud indica que el promedio de cesáreas debe ser entre 10 y 15%.

Unos 5,000 millones de pesos al año se ahorrarían las instituciones de salud públicas si dejaran de practicar cesáreas de manera indiscriminada.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que entre 10 y 15% de los nacimientos sean por cesárea. En México se vive otra realidad: la mitad de los nacimientos son a través de esta práctica.

Aunque la tendencia en el país va a la baja, sigue muy lejos de los estándares internacionales.

En 2015, 45% de los nacimientos registrados, tanto en hospitales privados como en instituciones públicas (IMSS, ISSSTE, clínicas de la secretaría de Salud, etc.), fueron por cesárea. Dos puntos porcentuales menos que lo registrado en 2014, según datos de la secretaría de Salud federal.

La prevalencia de cesáreas por encima del parto natural es más alta en hospitales privados, pero en instituciones públicas también rebasa las recomendaciones de la OMS.

Entre 2010 y 2015 se registraron 3.5 millones de nacimientos en hospitales públicos, 40% de ellos fueron vía cesárea, mientras que en el sector privado, 8 de cada 10, el doble que en instancias de gobierno.

Sin embargo, 55% de los 5.9 millones de cesáreas que se practicaron en el país en ese periodo fueron hechas en clínicas de la secretaría de Salud y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS).

 

En 2015, 45% de los nacimientos registrados, tanto en hospitales privados como en instituciones públicas (IMSS, ISSSTE, clínicas de la secretaría de Salud, etc.), fueron por cesárea.

 

Costos públicos, costos privados

Son muchos los motivos por los cuales hay un elevado número de partos por cesárea en México. Uno de ellos es que en el sector público falta personal para atender a las mujeres.

“En el sector público hay un problema entre el número de médicos y pacientes. Cualquier ginecólogo te va a decir que el nacimiento por parto es la mejor opción, pero si tienes a un doctor con 10 mamás en trabajo de parto puede ser un problema”, explicó el subdirector de Servicios de Ginecología del Instituto Nacional de Perinatología (INPE), Norberto Reyes Paredes.

 

Te puede interesar: Cuando la maternidad incrementa los riesgos económicos para las mujeres, 10 de mayo de 2017.

 

 

Esta carencia de médicos tiene sus costos. Reducir a 20% la cantidad de partos por cesárea en el IMSS, ISSSTE y la secretaría de Salud podría generar ahorros de hasta 5 mil millones de pesos anuales, ya que se estima que el costo para estas instituciones de una cesárea es de 17,500 pesos.

A nivel privado, una cesárea también implica mayor gasto, ya que un nacimiento por esta vía llega a costar cerca de 70,000 pesos, en promedio, mientras que un parto natural le sale a la familia en 20,000 pesos menos, según un estudio de la Procuraduría Federal del Consumidor de mayo del 2016.

 

Violencia obstétrica

Practicar una cesárea innecesaria y sin consentimiento de la madre es considerado como violencia obstétrica.

 

México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial en la práctica de césareas sin indicación médica.

 

“La violencia obstétrica es una forma específica de violación a los derechos humanos y reproductivos de las mujeres (…) Se genera en el ámbito de la atención del embarazo, parto y puerperio en los servicios de salud -públicos y privados-, y es producto de un entramado multifactorial en donde confluyen la violencia institucional y la violencia de género”, sentencia el Grupo de Información en Reproducción Elegida (GIRE), una organización dedicada a promover los derechos de las mujeres.

México ocupa el cuarto lugar a nivel mundial, después de China, Brasil y Estados Unidos, en la práctica de cesáreas sin indicación médica, y estas cifras evidencian una cadena de prácticas negativas que se realizan en el marco de la atención del embarazo, alerta la organización.

 

Te puede interesar: Gobierno federal reproduce roles de género que discriminan a la mujer, 19 de diciembre de 2017.

 

La institución pública que más recurre a esa práctica, en términos porcentuales, es el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), ya que en 67.5% de los partos se practicó cesárea, es decir realizó 26,500 en un año, en tanto que el IMSS se hizo este procedimiento en 32% de los nacimientos, para sumar 219,000 procedimientos, y en la red de hospitales de la Secretaría de Salud federal el porcentaje fue de 34.6%, que representó 370,000, según las cifras más recientes de GIRE de 2013.

Las instituciones públicas de salud no tienen un registro que informe de la justificación médica para practicar cesáreas.

“En el caso del IMSS, donde se practica el mayor número de cesáreas (por volumen), no atiende ni a sus propias recomendaciones, pues cuenta con dos guías, una para la vigilancia y el manejo del parto y otra para la cesárea, donde se detalla que la alta incidencia en la práctica de ésta es considerada un problema de salud pública”, denuncia GIRE.

Las mujeres tienen tres veces más riesgo de morir por  cesárea, que por un parto natural.

Los riesgos a la salud

Una cesárea no es un procedimiento inocuo. Existen riesgos inherentes, quirúrgicos y anestésicos durante su práctica, alerta GIRE, su  incremento  va de la mano con una mayor morbilidad y mortalidad materna ya que “se eleva el riesgo de placenta previa y acretismo placentario, lo que condiciona una mayor posibilidad de hemorragia obstétrica y por lo tanto mayor probabilidad de muerte materna”.

“Con este procedimiento, se tienen tres veces más riesgo de morir que en un parto”, resume el especialista del INPE.

Para cambiar esta tendencia, hay que proveer a las mujeres de la información necesaria de sus derechos y los riesgos que implica la cesárea a fin de que sea ellas quienes tomen la decisión de cómo dar a luz, a menos que exista una real urgencia.

“Muchas cesáreas son innecesarias y se realizan a conveniencia del médico o de la institución de salud, a costa de riesgos para las mujeres embarazadas. Esta situación no ha sido visibilizada de forma recurrente y, en los casos en los que existen incluso órdenes administrativas al respecto, como es el caso del IMSS, éstas no se cumplen”, finaliza GIRE.

 

MÁS INFORMACIÓN: Violencia obstétrica, GIRE, 2015.

MÁS INFORMACIÓN: El embarazo. La Esperanza tiene un costo, Alma Beade Ruelas y Carlos Enrique García Soto, Profeco, 27 de mayo de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Epidemia de cesáreas en México: Factores de riesgo a considerar, Rodrigo Pérez ortega, Medsacape, 10 de abril de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Declaración de la OMS sobre la tasa de cesárea, Organización Mundial de la Salud, 10 de abril de 2015.

Comentar