Salud y Medio Ambiente

Gastan 49,000 millones en prevenir embarazos en adolescentes con dudosos resultados

16-05-2017 14:30

La Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes inició en 2015 y hasta ahora es difícil determinar si ha tenido repercusiones en la vida de los jóvenes, aún con su alto presupuesto.

En México, 60% de las mujeres de estrato económico bajo se embarazaron antes de los 19 años. Agrandar
En México, 60% de las mujeres de estrato económico bajo se embarazaron antes de los 19 años.

Millones gastados y los resultados son poco claros. 

El Consejo Nacional de Población (Conapo) arrancó en 2015 la Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (ENPEA) que ha costado 49,000 millones de pesos en tres años.

No obstante, en México ocurren diariamente 947 nacimientos en adolescentes, según el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir.

La estrategia no ha tenido resultados contundentes. México sigue siendo el primer lugar entre los países de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en embarazo adolescente con una cifra anual de más de 345,000 nacimientos en jóvenes menores de 19 años, de acuerdo con cifras de este organismo en 2016.

En el país, el número de embarazos de este tipo ha crecido desde el 2000. De acuerdo con la Conapo en 2016 la media nacional de embarazos adolescentes, era de 52 por cada 1,000 mujeres, es decir, el 5.2% del total. Pero la OCDE informó en 2015 que a nivel nacional el 25% de los nacimientos correspondía a madres adolescentes. 

La incidencia está muy por encima del promedio de la OCDE de 22 por cada 1,000 y contrasta con las afirmaciones que ha dado esa misma institución respecto a que el promedio en México era de 64 por cada 1,000. 

 

Resultados poco claros

La Estrategia Nacional para la Prevención del Embarazo en Adolescentes fue puesta en marcha para reducir el número de embarazos en México mediante campañas de información y cursos en educación básica encaminados a disminuir  a cero los nacimientos en niñas de 10 a 14 años.

Las críticas a la Estrategia que puso en marcha el Presidente Enrique Peña Nieto en enero de 2015 dejan ver que desde la planeación de los spots de radio y televisión se dejó fuera a un grupo de edad prioritario -las niñas de 10 a 12 años-  de acuerdo con el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir. Lo anterior porque los spots tienen como target al grupo etario de 13 a 19 años, según sus bases. 

Además, la estrategia está hecha para una población que no existe, pues supone que todos los adolescentes viven en condiciones adecuadas, cuando la realidad del país no es así, de acuerdo con la socióloga de El Colegio de México, Ivonne Szasz.

 

No hay una sola mención al hecho de que la inmensa mayoría de las adolescentes embarazadas dejaron la escuela mucho antes de embarazarse o fueron marginadas de los estudios. Tampoco se menciona siquiera que una proporción abrumadoramente mayoritaria de esas jóvenes ya están viviendo con una pareja masculina y por eso no usan anticonceptivos 

Ivonne Szasz, 2016.

 

Las adolescentes corren peligro de caer en pobreza si se embarazan a temprana edad. 

 

Aún más, en una primera instancia, el Consejo Nacional de Población había afirmado en 2015, como respuesta a un recurso de información ante el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), que para la estrategia, que lleva de manera conjunta con la Secretaría de Salud, no contaba con presupuesto, aun cuando de manera visible se habían desplegado campañas publicitarias con spots en radio y televisión.

Posteriormente, la cifra de presupuesto para dicho programa se dio a conocer y ascendió a más de 12,000 millones de pesos para 2016, lo mismo para 2017. En 2015 este presupuesto fue de más de 23,000 millones. Lo anterior es una reducción de 45%.

 

Te puede interesar: ¿A qué me dedico? Trabajo, familia o ambas, el dilema de las mujeres mexicanas, 10 de mayo de 2017. 

 

Estos gastos son, además, asignados a actividades que no ayudan a la campaña pensada en disminuir el embarazo entre adolescentes. En 2015 más del 50% del gasto asignado al Instituto Nacional de Salud Pública (INSP) para la ENAPEA se destinó a “asesorías”, “congresos y convenciones”, de acuerdo a la página bajoelmicroscopio.org.

 

El presupuesto etiquetado para la Estrategia Nacional de Prevención del Embarazo Adolescente (ENAPEA) es insuficiente, que no hay claridad en la totalidad de recursos que las dependencias destinan a acciones relacionadas con esta estrategia y que existen deficiencias administrativas en la comprobación del gasto.

 Instituto Simone de Beauvoir, 2017.

 

De igual forma, en 2016 el Instituto Nacional de Salud Pública ejerció más de 40% en rubros que no guardan relación directa con las líneas de acción de la Estrategia, según los documentos disponibles en el INAI.

 

Consecuencias

Las mujeres que cumplen con las características de estar embarazadas y ser menores de 19 años son las más propensas a tener bajos niveles educativos. Cuatro de cada 10 adolescentes que tienen solo primaria habían tenido un bebé, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Niños, Niñas y Adolescentes en 2015 del INEGI.

 

Te puede interesar: Cuando la maternidad incrementa los riesgos económicos para las mujeres, 10 de mayo 2017.

 

Lo anterior coloca a estas jóvenes en riesgo económico y marginación social. El 70% de los embarazos en menores de 15 años se registran en hogares rurales con ingresos menores a dos salarios mínimos,es decir menos de 160 pesos, de acuerdo con el Instituto Nacional de Psiquiatría.  

Incluso con los programas gubernamentales, México encabeza la lista de la OCDE en embarazo adolescente. 

El 95% de las mujeres en este rango de edad que se embarazan desertan la escuela y dos de cada 10 son madres solteras, según cifras del Instituto. Esto hace que dependan de terceros y no tengan acceso a fuentes de ingreso.

A su vez, una adolescente que vive en condiciones de pobreza y que tiene un hijo a temprana edad, tiene mayor posibilidad de reproducir el ciclo de la pobreza, pues esta situación la coloca ante vulnerabilidades en materia de acceso para ella y para su hijo a servicios esenciales de salud, educación, alimentación y oportunidades de desarrollo, según la organización Save The Children. 

 

MÁS INFORMACIÓN: Situación del Embarazo Adolescente en México, ILSB Género, Innovación y Liderazgo, 2017. 

Comentar