Economía y Sistema Financiero

México no le arrebató los empleos a EU, fue China y la tecnología

15-03-2017 14:30

Ni los chinos, ni los mexicanos, serán los procesos de automatización de las fábricas los que continúen robando empleos manufactureros a Estados Unidos y a todo país cuya economía dependa significativamente del sector.

El crecimiento de las importaciones chinas a Estados Unidos le costó a norteamérica alrededor de 2.4 millones de puestos de trabajo entre 1999 y 2011. Agrandar
El crecimiento de las importaciones chinas a Estados Unidos le costó a norteamérica alrededor de 2.4 millones de puestos de trabajo entre 1999 y 2011.

“Carolina del Norte perdió 300 mil puestos de trabajo manufacturero y Ohio 400 mil desde 2000. Se fueron a México ¡No más! ¡si yo gano regresarán!, escribió el Presidente de Estados Unidos en marzo de 2016 a través de su cuenta de Twitter, cuan aun era candidato.

Donald Trump convirtió en promesa la publicitada idea de que ‘México es un ladrón de empleos’: al llegar a la Casa Blanca devolvería a Estados Unidos lo que el país le arrebató, ese mismo argumento abandera hoy la postura proteccionista que caracteriza su mandato.

Pero estudios recientes han comprobado que es la mano de obra barata de China y la automatización -no el Tratado de Libre Comercio con América del Norte (TLCAN)- los que han restado una significativa cantidad de empleos a Estados Unidos en el sector manufacturero. 

 

Te puede interesar: Trump podría acelerar las amenazas sobre el empleo por la automatización manufacturera, 5 de Enero de 2017. 

 

La relación con China "afectó dramáticamente a un gran número de industrias que empleaban a mucha mano de obra en Estados Unidos […] En esos sectores los puestos de trabajo se movieron en masa a China," reveló un estudio realizado por investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts.

El crecimiento de las importaciones chinas a Estados Unidos le costó a norteamérica alrededor de 2.4 millones de puestos de trabajo entre 1999 y 2011, sostuvo "El shock de China: aprendiendo del ajuste del mercado de la mano de obra a los grandes cambios en el comercio," en enero de 2016.

El déficit comercial de Estados Unidos con China es seis veces más grande que el que tiene con México y que también ha servido como argumento para justificar el muro comercial que quiere imponer al país.

Estados Unidos importó de China 386 mil millones de dólares más de lo que exportó en 2015, con México el saldo negativo fue de 61 mil millones.

“A pesar de las críticas, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte tuvo un impacto modesto sobre la economía y los empleos de Estados Unidos, para empezar porque la economía de México es comparativamente minúscula, su superávit en el comercio bilateral nunca fue desmedido,” señaló el columnista de Escena Económica, Eduardo Porter, en The New York Times.

El déficit de Estados Unidos en el comercio de autos y autopiezas -una de las cadenas de valor más importantes del TLCAN- se triplicó entre 1994 y 2013, cuando alcanzó los 130 mil millones de dólares. En ese periodo causó la pérdida de la tercera parte de los trabajos de la industria o 350 mil empleos.

“Los trabajadores automotrices que se quedaron desempleados en Michigan no solo perdieron la competencia contra trabajadores mexicanos. La perdieron contra trabajadores en los estados del sur de Estados Unidos donde la ausencia casi total de sindicatos atrajo a muchas empresas; contra los eficientes trabajadores de Japón y Corea y contra los mismos robots,” argumenta Porter.

 

Automatización vs humanos

Ni los chinos, ni los mexicanos, serán los procesos de automatización de las fábricas los que continúen robando empleos manufactureros a Estados Unidos y a todo país cuya economía dependa significativamente del sector.

Las máquinas no exigen aumentos de salario, prestaciones y tampoco descansan, por ello continuarán reemplazando a los hombres en las fábricas, ese será el principal motivo que posicione al sector manufacturero como la segunda área laboral con mayor pérdida de empleos hacia 2020, revela el informe “El futuro de los trabajos,” publicado por el Foro Económico Mundial.

Por cada cuatro trabajadores que sean reemplazados con tecnología, la industria contratará a una persona con perfil de alta competencia, especialmente en las áreas de dirección, ingeniería y matemáticas, dice el informe.

La automatización es responsable del crecimiento de la productividad y esta a su vez de la pérdida de 88% de los empleos en la industria manufacturera estadounidense entre 2000 y 2010, revela el artículo “El mito y la realidad de la fabricación en América,” publicado en 2015 por la Universidad Estatal de Ball.

Si se hubieran mantenido los niveles de productividad del año 2000 pero con el nivel de producción del año 2010 se habrían requerido 21 millones de trabajadores manufactureros para producir lo mismo que hicieron sólo 12 millones, sentencia el artículo.

 

MÁS INFORMACIÓN: El shock de China: aprendiendo desde los ajustes del mercado de trabajo hasta los grandes cambios comerciales, Annual Review of Economics, 2016 (versión en inglés).

MÁS INFORMACIÓN: ¿Trump quiere acabar con el TLCAN? Le haría un gran favor a China, New York Times, 30 de Marzo de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: El mito y la realidad de la manufactura en América, Centro de Negocios e Investigación Económica, Ball State University, 2015 (versión en inglés).

Comentar