Gobiernos y Finanzas Públicas

Total descontrol en gastos del Seguro Popular, 15 mil millones no llegaron a su destino

09-03-2017 16:30

El 83% o 12,530 millones de pesos se subejercieron, es decir, los estados disponían del recurso pero sencillamente no lo gastaron, el monto equivale a 40% del presupuesto asignado al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en 2015.

235.4 millones del Seguro Popular se gastaran en pagos de nómina no autorizados. Agrandar
235.4 millones del Seguro Popular se gastaran en pagos de nómina no autorizados.

Los recursos para ofrecer seguridad social a la gente más pobre del país se administran con un verdadero descontrol.

La cuarta parte del presupuesto asignado al Seguro Popular en 2015 se gastó en rubros distintos al propósito del programa: salarios de personal no involucrado en la atención a beneficiarios; compra de medicamentos a precios inflados o simplemente nunca llegaron a los hospitales.

 

Te puede interesar: Gobierno recortó programas de salud que CONEVAL calificó como prioritarios,9 de septiembre de 2016

 

15 mil millones de pesos de un total de 59 mil millones, reveló la Auditoría Superior de la Federación luego de revisar las transferencias que la secretaría de Salud hizo a los 32 estados de la República para tal fin.

El 92% de ese total o 13,920 millones de pesos nunca llegaron a su destino final, la mayor proporción ó 12,530 millones de pesos porque se subejerció, es decir, los estados disponían del recurso pero sencillamente no lo gastaron. Ese último monto equivale a 40% del presupuesto asignado al Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología en 2015.

Durango, Baja California y Nayarit fueron los estados que más subejercieron el presupuesto, más del 75% de los recursos que les auditó el organismo de fiscalización.

Instalaciones del Seguro Popular en Nayarit

Otros 836 millones de pesos no llegaron a los operadores del Seguro Popular porque las secretarías de Finanzas de los estados transfirieron los recursos a cuentas bancarias de fondos o programas de salud diferentes.

El restante 8% de los recursos o 1,165 millones de pesos registraron diversas anomalías. Al ejercicio de 290 millones de pesos le faltó documentación que comprobara que se gastó realmente en fines del Seguro Popular.

El inadecuado control administrativo del presupuesto para el Seguro Popular provocó que 235.4 millones se gastaran en pagos de nómina no autorizados, por ejemplo, a personal contratado por honorarios pero sin tener evidencia del contrato, a trabajadores que no acreditaron el perfil requerido para el puesto o se realizaron pagos de nómina superiores a lo permitido.

Seguro Popular en Durango.

También se financiaron otros gastos como la compra de medicamentos a precios fuera de referencia o que no se encontraban en el Catálogo Universal de Servicios de Salud que establece que medicinas deben ser pagadas con recursos del Seguro Popular.

 

La supervisión que realiza la Comisión Nacional de Protección Social en Salud a las entidades federativas no es suficiente, ya que no ha garantizado la correcta aplicación de los recursos transferidos, concluyó la Auditoría.

 

546 millones de pesos más se gastaron en otros fines que no corresponden al programa, señala la Auditoría sin ofrecer detalles. El 30% de esos recursos tan sólo en Guerrero y el resto en Veracruz, Michoacán y Sonora.

En orden, Veracruz, Guerrero y Michoacán fueron los que peor administraron los recursos que les transfirieron para el Seguro Popular, la Auditoría detectó -en cada uno de los estados- irregularidades superiores o iguales a los 870 millones de pesos.

Por este descontrol de los recursos la Auditoría mandó a que la secretaría de la Función Pública investigará 27 hechos que podrían implicar una sanción para los servidores públicos que intervinieron, y 26 observaciones donde se presume un daño al erario.

 

MÁS INFORMACIÓN:​​ Recursos federales transferidos a través del acuerdo entre la Secretaría de Salud y la entidad federativa, Auditoría Superior de la Federación, Febrero de 2017.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.