Economía y Sistema Financiero

Seguro Popular, ¿bendición para millones de mexicanos o una pesada ancla presupuestal?

07-06-2018 06:00

Diversos estudios han demostrado los beneficios que trajo el Seguro Popular a la población con menos recursos, sin embargo otros tantos revelan su mala administración.

La estructura de las instituciones de salud no permite que el Seguro Popular trabaje a su máxima capacidad. Foto: Iteso. Agrandar
La estructura de las instituciones de salud no permite que el Seguro Popular trabaje a su máxima capacidad. Foto: Iteso.

Tomar la decisión de estar a favor o en contra del Seguro Popular es toda una pelea interna.

Por un lado, la lista de beneficios comprobados que trajo el inicio de su aplicación en 2002 ha sido aplaudida hasta por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), por el otro, su continuo subsidio es criticado por decenas de economista dentro de grandes instituciones como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

En suma, la organización del sistema de salud mexicano y sus deficiencias administrativas no ayudan a tomar una postura.

Un estudio realizado por investigadores del Banco de México encontró que tras la ampliación de la cobertura del Seguro Popular los niños de primaria de más de mil 900 municipios del país mejoraron sus calificaciones en la prueba ENLACE entre 2007 y 2009.

El motivo principal fue que el ahorro en gastos de salud que generó el Seguro Popular entre la población que antes no era derechohabiente, les permitió reorientar su gasto y destinar más recursos a herramientas necesarias por los niños para mejorar sus calificaciones.

 

El seguro popular atiende a más de 50 millones de mexicanos. Foto: Gobierno de Jalisco.

El seguro popular atiende a más de 50 millones de mexicanos. Foto: Gobierno de Jalisco. 

 

Así mismo, en 2016 un estudio de la Universidad de Berkeley en Estados Unidos, comprobó que gracias a la creación del Seguro Popular las mujeres sin una educación formal redujeron significativamente los riesgos de padecer partos prematuros porque facilitaba el acceso a los servicios de salud.

Otro beneficio fue el aumento en la esperanza de vida, según señaló la OCDE en su documento Prioridades Estratégicas para México publicado en 2018, pues del año 2000 al 2015 los años de vida promedio de un mexicano pasaron de ser de 74 años a poco más de 75.

Sin embargo, y como también mencionó la OCDE, si bien la evolución en la calidad de vida de los mexicanos ha existido gracias a la aplicación del Seguro Popular, se mantiene muy por debajo de la que han tenido otros países.

 

Te puede interesar: Servicio médico único universal, una solución a las limitaciones del Seguro Popular. 

 

A pesar de que el Seguro Popular atiende y trata cerca de mil 553 enfermedades, el Instituto Mexicano del Seguro Social tiene una cobertura de más de 12 mil. De igual forma mientras que a un derechohabiente de IMSS se le destina un promedio de 3 mil 510 pesos, a uno del Seguro Popular solo mil 168 pesos.

La disparidad proviene del origen del Seguro Popular, pues solo esta hecho para aquellos que no cuentan con seguridad social, es decir para quien no tiene un trabajo formal o viven en la pobreza y eso también es un problema.

A través de la entrega gratuita de beneficios de salud, el empleo informal esta subsidiado por el gobierno mientras que aquellos con un trabajo formal son “involuntariamente penalizado[s]”.

Esto debido a que tanto las empresas como los trabajadores deben pagar un impuesto por el seguro médico, jubilación y otros beneficios comentan el economista Santiago Levy, vicepresidente de Sectores y Conocimiento para el Banco Interamericano de Desarrollo, y el profesor de Política Económica Internacional de la Universidad de Harvard.

 

Seguro Popular no ha podido surtir la totalidad de las recetas de expide desde 2005. Foto: Seguro Popular.

Seguro Popular no ha podido surtir la totalidad de las recetas de expide desde 2005. Foto: Seguro Popular.

 

Si a esto se suma el descontrol que existe en los gastos del Seguro Popular se tiene una institución a la que se le tiene que aportar constantemente dinero y que no trabaja a toda su capacidad.

Tan solo en 2015 una cuarta parte del presupuesto asignado -15 mil millones de pesos- se fue en compra de medicamentos a precios inflados o desaparecidos, y salarios de personas que no estaba relacionado con la atención médica de los beneficiarios de acuerdo con la Auditoría Superior de la Federación.

Y por si fuera poco del 2005 al 2016 -último dato publicado- el Seguro Popular no pudo surtir la totalidad de los medicamentos que expedía en sus recetas, de acuerdo con la revista Nacional de Salud Pública de México.

En 11 años pasó de surtir cerca del 80% de las recetas al 85% de ellas lo que significa que si a los 54 millones 942 mil mexicanos derechohabientes que tiene el Seguro Popular les fuera expedida una receta, a 8 millones 243 mil no se les surtirían, dejando a esta población en un estado similar a que si no existiera el seguro.

 

MÁS INFORMACIÓN: La paradoja mexicana, Santiago Levy y Dani Rodrik. 

MÁS INFORMACIÓN: PRIORIDADES ESTRATÉGICAS PARA MÉXICO, OCDE.

MÁS INFORMACIÓN: El Seguro Popular de México parece haber ayudado a reducir el riesgo de parto prematuro entre mujeres con baja educación

MÁS INFORMACIÓN: El efecto del Seguro Popular sobre el rendimiento escolar en México. Banxico. 

Comentar