El Observador

La trampa del "salario rosa"

15-05-2017 23:07

El pasado es el presente. Se trata de ganar la elección a como dé lugar.

A los candidatos y a los partidos no les importan los planes ni los programas, mucho menos importa la calidad de las propuestas.

Eso se pudo constatar en los dos asomos de debates que tuvieron los candidatos al gobierno del Estado de México en las semanas pasadas.

Quieren el voto, pero menosprecian al elector.

El 3 de abril Alfredo del Mazo, el candidato priista a la gobernatura del Estado de México, abrió su campaña electoral en el Centro Cultural y Deportivo Las Américas en el populoso municipio de Ecatepec.

Allí ante 6 mil mujeres, según los reportes periodísticos, se proclamó como “el gobernador de las mujeres”.

 

Alfredo del Mazo, candidato a la gobernatura del Estado de México.

 

Se trata de una estrategia ya utilizada reiteradamente por el priismo que busca el voto femenino en un estado en el que 52% de la población son mujeres y en una contienda en la que sus dos contricantes con mayores posibilidades son mujeres: Delfina Gómez Álvarez, de Morena, y Josefina Vásquez Mota, del PAN.

Las promesas del priista para las mujeres del estado salieron de la chistera una tras otra.

Desde duplicar las cámaras de vigilancia, colocar un millón de lumbreras en las calles , así como botones de pánico y unidades móviles del ministerio público cercanos a sus domicilios; hasta darles dinero en efectivo desde el presupuesto público.

 

Te puede interesar:
Salario para amas de casa, la oferta ¿irreal? de Del Mazo,
10 de mayo de 2017 

 

Pero la promesa estelar de Del Mazo fue lo que llamó “el salario rosa”. Un pago a las amas de casa por el trabajo que realizan en sus hogares.

La mayor parte de los diarios de circulación nacional no dieron más detalles sobre esta promesa del candidato del PRI, pero el reportero Fernando Solís de El Sol de Toluca quien reseñó el encuentro ese mismo día, escribió que Del Mazo “explicó que el salario rosa consistirá en la percepción de un pago a las mujeres de mil 200 pesos bimestrales por el trabajo realizado en sus hogares”.

Así que el candidato del PRI se comprometió con las amas de casa del Estado de México a darles un pago equivalente a 600 pesos mensuales. Ni en esa ocasión ni en las posteriores hasta ahora, Alfredo del Mazo ha explicado cómo llegó a esa cantidad y no a otra.

Los 7,200 pesos de salario rosa al año a los que se comprometió pomposamente con las amas de casa de su estado, son apenas la séptima parte de lo que el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) calcula como el valor de las labores domésticas que realizan las mujeres en sus hogares.

 

Publicidad de la campaña de Alfredo Del Mazo.

 

En el más reciente reporte de la ‘Cuenta Satélite del Trabajo No Remunerado de los Hogares de México” -publicado en diciembre del año pasado con información a 2015- INEGI calcula en 49,586 pesos el valor equivalente del trabajo doméstico de las mujeres en el país.

Así que Del Mazo queda a deber con su prometido “salario rosa” de 20 pesos diarios. Un salario que es –por cierto- apenas una cuarta parte de un salario mínimo vigente de 80.04 pesos diarios; a todas luces insuficiente para cubrir las necesidades básicas de un individuo.

Pero si la exigua dádiva prometida en campaña del candidato es motivo para cuestionar su real interés por solventar la pobreza y la situación económica de millones de amas de casa de su estado, también habrá que cuestionar su responsabilidad con las finanzas públicas del estado.

 

Te puede interesar:
Tuiteros hablan: seguidores de Delfina son más reales que los de Josefina y Del Mazo,
8 de mayo 2017 

 

Y es que –como reza el refrán popular- 'prometer no empobrece, es el dar el que aniquila'. Así que la pregunta es de dónde saldrán los prometidos recursos del “salario rosa” tomando en cuenta que la recaudación local del Estado de México disminuyó en los últimos años y, con ello, sus recursos propios.

Eso quiere decir que ha crecido la dependencia estatal hacia los recursos de la Federación.

Entonces Del Mazo está pensando solventar sus promesas de miles de millones de pesos comprometidas en la campaña con recursos que provienen de la Federación y de los contribuyentes de todos los rincones del país.

No tenemos datos precisos acerca del monto prometido con el “salario rosa” porque Del Mazo no ha explicado con precisión quiénes son las beneficiarias directas de estos recursos:

Si serán todas las amas de casa del Estado, estén o no ocupadas en alguna labor remunerada, o solo recibirán estos recursos aquellas amas de casa que no reciban remuneración alguna.

 

Te puede interesar:
¿Fragmentación en el Estado de México? Claudio Jones,
10 de abril de 2017 

 

En uno u otro caso estamos frente a una potencial erogación de miles de millones de pesos de un presupuesto estatal que básicamente se financia con dinero que proviene de la Federación. Como quien dice, el candidato priista está haciendo caravana con sombrero ajeno.

En la ausencia de respuestas concretas a sus propias propuestas electoreras –como el “salario rosa”- Alfredo del Mazo muestra su desdén hacia los votantes porque no está dispuesto a hacer evaluado por la seriedad de sus propuestas. Eso no parece importar.

Un rasgo, por cierto, que no es exclusivo de Del Mazo en esta elección y que solo muestra que el pasado no se ha ido. Sigue aquí.

 

Twitter:  SamuelGarciaCOM

Correo:  samuel@arenapublica.com

Comentar