Creación de empleos en el nuevo entorno de automatización

08-08-2017 07:29

La creación de empleos es vital para cualquier economía, y está presente en prácticamente todas las campañas electorales del mundo. México no es la excepción. Todo político recurre a esta carencia para lanzar una plataforma.

Hoy día, más que nunca es necesario que quien proponga esto como plataforma electoral nos diga cómo piensa lograrlo.

La automatización está cambiando la estructura laboral. Un fenómeno visto en países industrializados es que el sector servicios (terciario dicen los especialistas) de las economías ha podido generar los empleos que ya no crea la industria manufacturera debido a su incremento en su productividad. De hecho, hoy día en esos países el 80% de la gente trabaja en el sector servicios.

Este sector fue la válvula de escape. Pero hoy día la automatización aún de este sector está poniendo grandes retos en términos de creación de empleos. Tome como ejemplo la plataforma creada por Amazon, llamada Mechanical Turk (https://www.mturk.com/mturk/welcome) provee estos trabajos de manera virtual.

 

Te puede interesar: La creación de empleos: ¿cantidad vs. calidad?, 28 de junio de 2017.

 

Los “call centers” que se abrían en la India tienden a desaparecer debido a que este servicio ya está automatizado. Recientemente hablé a mi banco para avisar que estaría utilizando mi tarjeta de crédito durante un viaje al extranjero, y no hablé con ninguna persona. La máquina me tomó mi requisición, anotó las fechas de viaje, y los lugares en los que iba a utilizar mi plástico.

De hecho Amazon le llama a esto “artificial artificial-intelligence”, es decir, inteligencia-artificial artificial debido a que esa plataforma permite a los demandantes de ciertos servicios hacerlo a escala muy pequeña, sin necesidad de ser una empresa grande. Por ejemplo, elaborar un programa o transcribir bases de datos, será hecho por máquinas y no por habitantes ubicados en Nueva Deli. Esto posibilitará a las microempresas a demandar estos servicios a máquinas y no a consultoras o tener que contratar a alguien.

 

El mercado de trabajo virtual de Amazon que funciona con inteligencia humana.

 

En otras palabras, la exportación de los servicios será más sencilla. Buena parte del sector no-comerciable será comerciable. La estructura del comercio internacional, por tanto, también cambiará. Las autoridades que renegociarán el TLCAN deben, por cierto, tomar en consideración este fenómeno.

 

Te puede interesar: ¿Cómo participar en la consulta del TLCAN?, 20 de julio de 2017.

 

Esto impone un problema en la creación de empleos en el corto plazo (ya no mediano). México necesita crear alrededor de 1.2 millones de empleos al año (la INDIA y China necesitan crear 10 millones de nuevos empleos cada año). Esto se le ha dificultado al país. Ya hablé en este espacio sobre la definición de déficit laboral. Con este nuevo escenario de automatización, le resultará todavía más difícil al país.

Este fenómeno seguramente polarizará más el país. Los perdedores serán los que tienen menor nivel de educación. Asimismo, esto presionará negativamente a la redistribución del ingreso.

Las plataformas electorales para el nuevo gobierno de 2018 deben empezar a decirnos cómo piensan adaptarse a este nuevo entorno de automatización de los servicios, lo otrora válvula de escape, y crear empleos de calidad.

 

Te puede interesar: Reforma financiera no ayudó a las Pymes a ofrecer mejores empleos, 2 de mayo de 2017.

 

Por lo pronto, la solución es incrementar el nivel de educación, construir infraestructura de manera inteligente y estratégica, y diseñar mecanismos redistributivos tanto del lado del gasto público como del ingreso. Las personas empezarán a cambiar de empleos frecuentemente y a sectores en los que no se especializaron. La provisión de educación en línea constante será una labor de los gobiernos (tres órdenes de gobierno) para modernizar sobre todo a la población adulta, que será muy vulnerable al desempleo.

Es hora de discutir el futuro de manera informada.

 

*Fausto Hernández es investigador y académico en el CIDE. Doctor en Economía.

Comentar