Cultura

"Bird Box": el horror a lo que no se puede ver

La nueva producción original de Netflix, "Bird Box: a ciegas" apuesta por el miedo a lo desconocido.

26-12-2018 14:13 Por : Arena Pública
¿Cómo sobrevivir a algo que no puedes ver? (Fotografía:Netflix)
¿Cómo sobrevivir a algo que no puedes ver? (Fotografía:Netflix)

"La emoción más antigua e intensa de la humanidad es el miedo, y el más antiguo e intenso de los miedos es el miedo a lo desconocido". Howard Phillips Lovecraft.

Esta cita es la piedra angular del género literario fundado por el escritor de Providence, Long Island, H.P. Lovecraft. El llamado horror cósmico apela a que el protagonista de un relato de miedo no es una persona o un monstruo, sino una casa, un cementerio, la atmósfera en sí misma.

La pelicula original de Netflix, Bird Box: A ciegas, se estrenó este 2018 en medio de un mercado de cine de terror saturado por los clichés y los scare jumps. Está basada en un libro del mismo nombre escrito por el estadounidense Josh Malerman, autor que debuta precisamente con esta novela.

El filme, dirigida por Sussane Bier (Después de la boda, 2006) y protagonizada por Sandra Bullock (Gravity, 2013), resalta por su manejo de la atmósfera y por la manera en que se desarrolla la historia. De manera fragmentada (así como películas del Nuevo Extremismo Francés, Mártires e Irreversibles que hicieron uso del recurso) se da a conocer la historia de Malorie, una sobreviviente de una pandemia que lleva a las personas a suicidarse. La mujer deberá llevar a sus dos hijos hasta un lugar seguro donde puedan comenzar una nueva vida.

Más allá de los aciertos o carencias en cuanto al guión, uno de los aspectos a rescatar de esta producción es la forma para crear cine de horror. La directora danesa rescata un subgénero bastante popular dentro de la literatura y el cine, pero explotado por muy pocas personalidades de peso en la actualidad, siendo Stephen King uno de ellos.

El horror cósmico, si bien tiene un trasfondo preternatural bien definido, apela más a la imaginación del lector, a la sugerencia, con la propuesta de que el ser humano es una insignificancia en cuanto a la vastedad del universo.

Bier y Malerman siguen los pasos del padre de esta corriente literaria no sólo con referencias dentro de la misma obra, pero también en los elementos con los que se construye la historia. No es gratuito que la naturaleza de las entidades responsables del cataclismo nunca se desvele y, mucho menos, se trata de un vacío argumental.

Por una parte, se trata del postulado sugerido por el mismo Lovecraft que el ser humano caería directamente en la locura si se enfrentara a la verdadera naturaleza del cosmos, y por otra parte, recuerda también la filosofía de Kant que ninguna persona está preparada para enfrentarse al nóumeno, es decir, a las cosas en sí mismas más allá de su estado aparente.

En el ocultismo, doctrina que es la base sobre la que se construye el horror cósmico, se plantea que el ser humano se ha esforzado tanto en conocer el plano material, que se ha olvidado del intelectual. 

Estos argumentos se ven plasmados en el filme por medio de este ser o seres que, al ser percibidos por las personas por medio de la vista, sumen a su víctima en una locura tan profunda que los conduce a terminar con sus propias vidas.

Las entidades oscuras representan la iluminación de los herméticos, el gran arcano universal que debe conocerse, domarse, pero aun así ocultarse. Si se abusa de él, si se divulga, entonces la calamidad se hace presente. Todos se convierten en Edipo en su enfrentamiento con la esfinge, que tras comprender sus acciones se saca los ojos para evitar la verdad.

Bird Box logra plantear dos cuestionamientos fundamentales en cuanto a la forma de hacer cine de terror: ¿Qué tan obsoletas se han vuelto las fórmulas de Hollywood para infundir miedo en el público? ¿Se debe seguir subestimando la capacidad intuitiva del espectador, o está listo para un terror que desafíe su inteligencia y su propia psicología?

Por otro lado, un análisis de la película puede conducir a reflexiones tales como: ¿qué es realmente la locura, la realidad, la vida en sí misma? ¿Qué hay más allá de nuestros sentidos, de nuestra existencia, del mundo que hemos construido? El espectador, luego de reflexionar sobre estas cuestiones, puede a su vez preguntarse si está listo para conocer las respuestas a estas preguntas.

 

MÁS INFORMACIÓN: Bird Box: A ciegas