Política Social y Seguridad

Los puentes mortales del TEC CCM "estaban construidos para caerse". Cuestionan su edificación

28-09-2017 07:00

Con una estructura propia la probabilidad de caída de los puentes del Tec de Monterrey Ciudad de México pudo ser disminuida.

“Si hubieran tenido elementos verticales, como columnas, [los puentes] no se hubieran colapsado de esa forma”, aseguró el Ingeniero arquitecto y urbanista, Alfredo Vargas Domínguez. Agrandar
“Si hubieran tenido elementos verticales, como columnas, [los puentes] no se hubieran colapsado de esa forma”, aseguró el Ingeniero arquitecto y urbanista, Alfredo Vargas Domínguez.

El Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México pudo disminuir la posibilidad de colapso entre los puentes durante el sismo del 19 de septiembre.

“Si hubieran tenido elementos verticales, como columnas, [los puentes] no se hubieran colapsado de esa forma”, aseguró el Ingeniero arquitecto y urbanista, Alfredo Vargas Domínguez, profesor de la Escuela Superior de Ingeniería y Arquitectura del Instituto Politécnico Nacional.

Y es que los puentes que conectaban a tres edificios donde existían aulas y oficinas de profesores solo estaban suspendidos entre las estructuras, pero no tenían un verdadero apoyo que contuviera el golpe de un sismo como este, mismo que lamentablemente cobró la vida de cinco estudiantes del campus.

“A esos puentes les debieron de haber hecho una estructura independiente” explica el ingeniero Vargas, esto con el fin de concebir a los puentes como un edificio intermedio, con su propio apoyo y sus propios cimientos, una construcción contraria a la que se observa: puentes anclados a los edificios.

De haber construido estos puentes con columnas y cimientos propios la historia que contarían los estudiantes, profesores y el resto de los trabajadores del campus podría ser diferente. Con su propia estructura “se pudieron haber ido de lado a lado, o de frente, pero como no tenían elementos portantes cayó con el efecto sándwich” comenta el ingeniero Vargas.

 

Maqueta del Campus Ciudad de México, sin fecha. 

 

Algunas publicaciones de estudiantes y miembros de la comunidad en redes sociales, comentan que esos puentes estaban construidos para caerse, que esa era su función, pues de lo contrario hubieran causado un efecto dominó que terminaría por derrumbar los edificios a sus costados.

No obstante, al preguntar al ingeniero Vargas si de haber tenido los puentes una estructura propia y haberse movido de lado a lado con el sismo hubieran dañado a los edificios, él contesta que no, porque esa construcción tendría lo que se conoce como “junta constructiva”, un espacio entre edificio y edificio que permite que las estructuras se muevan durante un sismo de manera segura, sin que los edificios choquen entre sí o se recarguen entre ellos.

Y es que el ingeniero Vargas no apuesta porque lo puentes no se hubieran colapsado con una estructura  propia, pero asegura que la probabilidad hubiera sido menor.

 

Te puede interesar: "En caso de sismo, no cruce el puente". Lo que ocurrió en el Tec de Monterrey, 20 de septiembre de 2017. 

 

Si hubo negligencia todavía se puede conocer

Todos los materiales deben ser revisados antes de la construcción, tanto los tabiques como las varillas, el acero y el concreto son analizados por laboratorios especializados encargados de aprobar el uso de cada tipo de material, de acuerdo con las especificaciones del reglamento de construcción de la Ciudad de México, asegura el ingeniero civil, Jorge Rangel Ávila.

Actualmente, estos datos todavía se pueden conocer, “ahorita tienen losas, se pueden tomar algunas muestras a corazón abierto, se llevan al laboratorio y se tiene que cumplir con la especificación, para lo que fue hecho” comenta el ingeniero Rangel, egresado del Instituto Politécnico Nacional, con 35 años de experiencia en edificación.

 

Área limpia de escombros entre Aulas lll y edificio de cafetería. 

 

El 29 de septiembre el rector de la zona Metropolitana del Teconológico de Monterrey, Alfonso Pompa, aseguró que ya se realizan los peritajes correspondientes y esperan que para la semana del 16 de octubre tengan los resultados sobre los motivos por los cuales los puentes se colapsaron y si hubo deficiencias en la construcción.

 

¿Quién construyó esos puentes?

La fecha de construcción de estos puentes no se tiene documentada con exactitud, al igual que el nombre de sus arquitectos, sin embargo una revisión en la historia del Campus, así como de fotografías publicadas por la misma institución, dejan ver que debieron ser construidos entre 1992 y 1998.

En ese periodo los ingenieros José Arturo Soltero Curiel y Carlos Enrique González Negrete fungieron como directores del campus, el primero de 1987 a 1995 y el segundo de1995 a 2005.

 

Esta imagen del Campus publicada en 2012 data de alrededor de 1998, en ella se pueden observar los puentes que colapsaron en el sismo ya construidos. 

 

Soltero Curiel fue testigo del cambio de ubicación de las instalaciones, pues si bien el Campus Ciudad de México se fundó en 1973, no fue hasta 1989 cuando se compró el predio que hasta ahora ocupa la universidad en la delegación Tlalpan y hasta agosto de 1990 cuando se comenzó a impartir clases en esta ubicación.

Anteriormente solo existía la escuela de Administración en Fray Servando Teresa de Mier, en el Centro Histórico, de acuerdo con la página web de la misma institución.

Dos de los edificios que estaban conectados con los puentes que colapsaron se construyeron entre 1992 y 1993, estos son Aulas ll y edificio de cafetería, respectivamente. Es decir, durante la dirección de Soltero Curiel.

El tercero, Aulas lll, que se identifica por su cúpula de mosaico blanco y azul fue construido en 1996, ya bajo la dirección de González Negrete, quien de acuerdo con la información de la institución “continuó con el desarrollo de la infraestructura”.

A partir de ellos, seis hombres más han pasado por la dirección del Campus Ciudad de México y con ellos al menos una decena de generaciones de estudiantes que creían que los puentes debían caerse en caso de sismo.

A una semana del terremoto, en el Tec de Monterrey CCM ya no hay tantos escombros, y aunque sus fachadas parecen sacadas de una zona de guerra, no fueron bombas lo que agujeraron sus muros y tiraron sus puentes, fue un sismo de tal magnitud que cobró la vida de cinco estudiantes e hirió físicamente a 40 miembros de su comunidad.

 

MÁS INFORMACIÓN: Nuestra historia, Tecnológico de Monterrey Campus Ciudad de México. 

Comentar