Economía y Sistema Financiero

Trabajar solo para subsistir: Oaxaqueños destinan 45% de sus ingresos para comer

30-08-2017 06:30

Las familias oaxaqueñas son quienes más gastan en comida a nivel nacional porque son las que menos ingresos perciben. Las políticas públicas han quedado a deber.

Después de pagar comida y transporte, las familias oaxaqueñas se quedan con 3 mil 600 pesos mensuales para el resto de sus gastos. Agrandar
Después de pagar comida y transporte, las familias oaxaqueñas se quedan con 3 mil 600 pesos mensuales para el resto de sus gastos.

Los oaxaqueños son los que más gastan en comida a nivel nacional.

En total 45% de su presupuesto trimestral.

Lo mismo que los guerrerenses y los chiapanecos, quienes gastan 42% de sus recursos en alimentos, mientras que el promedio nacional es de 35%.

No es que los sureños sean los más glotones del país, la causa de su elevado gasto en alimentos es que son quienes menos ingresos perciben a nivel nacional.

A menores ingresos el gasto de las familias en comida se vuelve mayor, así lo revelan los datos de la Encuesta Nacional de Ingresos y Gastos de los Hogares (ENIGH) 2016, publicada por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) el 28 de agosto.

Las familias que habitan en Chiapas, Guerrero y Oaxaca perciben la mitad de los ingresos que el promedio de los hogares a nivel nacional con 26 mil pesos trimestrales o 8 mil 600 mensuales.

De ahí que, aunque su gasto en comida –en monto- es menor que el promedio nacional, la compra de alimentos abarque entre el 42% y el 45% de su presupuesto, la proporción más alta del país.

Por ejemplo, en monto, las familias oaxaqueñas gastan 12 mil 500 pesos trimestrales en comida, 3 mil 800 pesos menos que el promedio a nivel nacional que es de 16 mil 375 pesos.

El precio de los alimentos nada tiene que ver con el mayor gasto en comida de quienes habitan el sur del país, incluso su vida es más barata.

La inflación o medición de la evolución de los precios a nivel nacional se ubica en una tasa de 6.4%, mientras que en ciudades como Tehuantepec, Oaxaca es de 4.6% y en otras como Tapachula, Chiapas de 5%.

 

Te puede interesar: Inegi reivindica datos sobre ingresos, pero abre puerta para que se manipulen, 28 de agosto de 2017.

 

A decir de los datos, los apoyos económicos que reciben del gobierno no son de gran ayuda para equilibrar su gasto, y eso que programas como Prospera están fuertemente enfocados en oaxaqueños, chiapanecos y guerrerense.

Las familias que viven en esos estados reciben tres veces más apoyos del gobierno que el promedio a nivel nacional, el 6% de sus ingresos en total proviene de esa fuente.

Si a la compra de comida le suman otra necesidad básica como el transporte, el porcentaje del gasto que las familias oaxaqueñas, guerrerenses y chiapanecas necesitan para cubrirlos se eleva a 60% de su presupuesto.

Una familia oaxaqueña, por ejemplo, tiene un presupuesto promedio de 27 mil 700 pesos al trimestre y gasta 16 mil 800 en comer y transportarse.

Le quedan 10 mil 800 pesos -el 40% de sus ingresos trimestrales- o bien 3 mil 600 pesos mensuales para arreglárselas con la luz, el gas, el teléfono, los gastos escolares, las enfermedades, los zapatos y otros.

Las familias oaxaqueñas reciben tres veces más apoyos del gobierno que los hogares promedio a nivel nacional, pero ese ingreso extra no mejora el equilibrio de su gasto.

 

El hecho de que la comida y el transporte abarquen más de la mitad de su presupuesto resta a estas familias la oportunidad de gastar en rubros que podrían ayudarlos a mejorar su nivel de vida, por ejemplo la educación.

Mientras que a nivel nacional las familias gastan 12% de su presupuesto en la educación de sus hijos, en el trío de estados sureños se gasta en promedio 9.4% del presupuesto. En monto invierten 560 pesos mensuales contra los mil 160 pesos que gastan en promedio a nivel nacional.

También deja a las familias vulnerables, tener un gasto imprevisto de 4 mil pesos podría dejarlos sin alguno de estos servicios, si es mayor, podría incluso dejarlos sin comer.

El opuesto de Oaxaca es Nuevo León, la distancia que hay entre ambos en el mapa ilustra bien la brecha de ingreso que los caracteriza.

 

Te puede interesar: La fotografía de la desigualdad: 3 millones de hogares sobreviven con 90 pesos al día, 29 de agosto de 2017.

 

Las familias neoleoneses perciben ingresos por 29 mil 200 pesos mensuales en promedio, tres veces mayores que los 9 mil 200 pesos de las oaxaqueñas y casi el doble que el promedio a nivel nacional que es de 15 mil 500 pesos al mes.

Los neoleoneses son los que menos gastan en comida a nivel nacional, tan solo el 30% de su presupuesto, aunque en monto se trata de 10 mil 500 pesos trimestrales, 28% más de lo que gastan las familias oaxaqueñas en alimentos por 8 mil 170 pesos.

El monto que las familias del norte y sur del país tienen que destinar para cubrir sus necesidades más básicas como comer y transporte es otro ángulo de la desigualdad al que las políticas públicas y esfuerzos enfocados en el sur han quedado a deber.

 

MÁS INFORMACIÓN: Tabulados básicos de la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares 2016, Inegi, agosto 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Boletín sobre la Encuesta Nacional de Ingreso y Gasto de los Hogares (ENIGH) 2016, Inegi, 28 de agosto de 2017.

Comentar