Política Social y Seguridad

El trato que da México a los migrantes, ¿peor que en EU?

03-08-2017 17:18

Revelan que muchos son detenidos en redadas, llevados a lugares insalubres donde sufren maltrato físico y sicológico, así como presionados para aceptar la repatriación voluntaria.

En varios estados del país se realizan redadas para detener indocumentados, como sucede en EU. Agrandar
En varios estados del país se realizan redadas para detener indocumentados, como sucede en EU.

Los migrantes indocumentados son detenidos en redadas que según la autoridad tienen como fundamento “razones de seguridad nacional”, una vez presentados son enviados a lugares insalubres en los que se les maltrata y, en algunos casos tortura.

Reciben información contradictoria de sus derechos, son prácticamente incomunicados, la asistencia legal solo existe en el papel, nadie les explica qué está pasando, sufren discriminación y trato xenófobo para finalmente aceptar, “voluntariamente a fuerza”, su repatriación.

Y no, no se trata de los migrantes mexicanos detenidos en Estados Unidos. Así es como México trata a los migrantes de otros países, en su mayoría centroamericanos, de acuerdo con un informe del Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración (INM).

Entre 2010 y el primer semestre de 2017, 867 mil 302 personas extranjeras han sido presentadas ante las autoridades migratorias del país, prácticamente nueve de cada 10 provienen de países centroamericanos como Guatemala, Honduras, El Salvador y Nicaragua.

La cifra de extranjeros presentados ante las autoridades migratorias en el país en lo que va dela década equivale casi a los 854 mil habitantes que tienen sumados las delegaciones Benito Juárez y Venustiano Carranza de la Ciudad de México.

 

 

De enero de 2010 a junio de 2017, 773 mil 568 de estas personas fueron “devueltos” a sus países de origen, según las estadísticas de la Secretaría de Gobernación, lo que implica que México tiene un “porcentaje de bateo” de 90% de los migrantes detenidos.

Según los registros oficiales, 614 mil 794 de estos migrantes detenidos por autoridades mexicanas, es decir, 71%, aceptaron de manera voluntaria su repatriación, pero el informe del Consejo Ciudadano del INM dice otra cosa.

 

Te puede interesar: México, lento para atender las 20 mil solicitudes de asilo en puerta, 12 de julio de 2017.

 

La investigación hecha a partir de visita, entrevistas y trabajo de campo detectó que en muchos casos el personal del INM hostigó y presionó a los migrantes para que aceptaran esta deportación "voluntaria".

“Se identificaron formas de violencia, como la discriminación, la negación de alimentos o productos de higiene o de atención médica. La discriminación tiene una base xenófoba o racista.

 

 

“Las personas afectadas identificaban intencionalidad en el maltrato, como la humillación, el amedrentamiento disciplinario o el hostigamiento para forzar la deportación”, establece el documento titulado Personas en detención migratoria en México; misión de monitoreo de estaciones migratorias y estancias provisionales del Instituto Nacional de Migración, presentado el 2 de agosto de 2017.

 

¿Cómo y a dónde llegan?

Por lo que se lee en el informe, las autoridades mexicanas no son muy diferentes a las estadounidenses en cuanto a la manera en que detienen a los migrantes indocumentados.

“Se registraron numerosos episodios de violencia y uso excesivo de la fuerza por parte de agentes del INM y otros cuerpos de seguridad en los operativos de control y detención”, detalla el informe del organismo encabezado por Patricia Zamudio Grave, experta en temas migratorios y de derechos humanos.

En México, como en Estados Unidos, se detectó la realización de operativos en zonas urbanas, particularmente en hoteles, para detectar y detener migrantes indocumentados.

 

Las estaciones migratorias del Instituto Nacional de Migración tienen elevadas condiciones de hacinamiento.

 

“Durante el tiempo del monitoreo, los operativos fueron constantes y regulares, realizados por el INM en compañía de otros cuerpos de seguridad de los estados y municipios, y donde se alegan razones de seguridad para su puesta en marcha”, refiere el informe.

Una vez detenidos los migrantes, las autoridades mexicanas no se preocupan en detallar el fundamento legal específico para esta acción y en los expedientes solo se argumentan referencias genéricas de presuntas violaciones a la Ley de Migración y su reglamento.

 

 

En los centros de detención, la situación se pone peor para los migrantes.

“El hacinamiento es una constante invariable en los centros de detención; algunos son improvisados, carecen de luz y ventilación natural”, describe el documento.

 

Te puede interesar: Casi mil 200 millones de migrantes en el mundo, cifra similar a la población de India, 19 de julio de 2017.

 

En esos lugares la falta de insumos para dormir, como colchones, colchonetas y colchas es una constante, no hay condiciones de dieta para atender a los menores de cinco años y la mayoría de esos centros tienen problemas en las instalaciones sanitarias como WC rotos, descompuestos, sin agua para descargas, además de escasez de agua potable, lo que provoca falta de higiene, proliferación de malos olores e insectos. 

 

El regreso al país de origen

Tal perece que el propósito de estos centros es evitar a toda costa que el migrante vuelva a salir del país o tenga alguna otra alternativa que no sea la deportación.

Prácticamente es nula la asesoría y orientación que reciben quienes son llevados a esos lugares y los expedientes parecen ser llenados con un “machote”.

“Encontramos en los expedientes administrativos revisados actuaciones y declaraciones que se ajustan reiteradamente a determinados formatos o frases preestablecidas.

 

Un organismo ciudadano denunció malos tratos y discriminación por parte del personal de seguridad de las estaciones migratorias.

 

"Estas mismas frases, subrayadas y colocadas en negrita en numerosos oficios encontrados son utilizadas en todas las partes del procedimiento administrativo migratorio que se ha revisado. Habiéndose encontrado incluso formatos de oficios sin cumplimentar, donde ya se contienen estas frases subrayadas y en negrita, antes de realizarse la declaración o comparecencia de la persona detenida”, indica el organismo.

Los migrantes entrevistados por el organismo denunciaron que no recibieron información clara de su proceso o le dieron un mensaje implícito de que no tenían posibilidad de permanecer en México.

 

Te puede interesar: INM asegura que gastó 280 millones en migrantes, pero no lo puede comprobar, 7 de marzo de 2017.

 

“Identificamos numerosos errores y descuidos en la redacción de las declaraciones renuncias expresas a derechos, mediante frases que resultaron idénticas entre un expediente y otro”, sentencia el organismo.

Al final, el traslado del migrante se hace mediante largos viajes en los que no se realizan paradas de descanso en ningún momento y en ocasiones las autoridades no les dan alimento ni bebida.

 

Diversas ONG han denunciado el maltrato que sufren los centroamericanos en las estaciones migratorias del país.

 

“Se registraron casos de uso de la fuerza para obligar a personas a aceptar el traslado para deportación”.

Estas son solo algunas de las irregularidades y atentados contra los derechos humanos de los migrantes en México. Si nuestro país exige al gobierno de Donald Trump un mejor trato para los connacionales indocumentados detenidos allá, algo deberá hacer por remediar esta situación.

 

MÁS INFORMACIÓN: Personas en detención migratoria en México; misión de monitoreo de estaciones migratorias y estancias provisionales del Instituto Nacional de Migración, Consejo Ciudadano del Instituto Nacional de Migración, agosto de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: Datos de extranjeros presentados y devueltos, Secretaría de Gobernación, fecha de consulta 3 de agosto de 2017.

Comentar