Salud y Medio Ambiente

Tierra experimenta extinción masiva de especies y ciudadanos no lo ven

14-07-2017 18:00

Una especie debería extinguirse cada 50 años, actualmente desaparecen dos cada año, reveló estudio de la UNAM y Universidad de Stanford.

En tan solo 42 años más de la mitad de la población de vida silvestre ha desaparecido, reveló el más reciente Índice de Vida en el Planeta de WWF. Agrandar
En tan solo 42 años más de la mitad de la población de vida silvestre ha desaparecido, reveló el más reciente Índice de Vida en el Planeta de WWF.

La tierra está experimentando una extinción masiva de especies.

Aunque la perspectiva de la esperanza de vida humana está dificultando verlo, aseguran los investigadores de la Universidad de Stanford y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En los últimos 100 años un estimado de 200 especies han desaparecido de la tierra, una proporción de dos por año.

La cantidad parece pequeña si se compara con el hecho de que cada año mueren aproximadamente 930 millones de personas a nivel mundial.

Sin embargo, en un proceso de extinción de vida silvestre normal solo debería desaparecer una especie cada 50 años, explicó el estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences en 2017.

En tan solo 42 años, más de la mitad de la población de vida silvestre ha desaparecido, reveló el más reciente Índice de Vida en el Planeta, realizado con datos de 1970 a 2012 por el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF por sus siglas en inglés).

El cachorrito enano de Potosí o Megupsilon aporus, era una especie de pez mexicano que se extinguió en 2014.

 

A pesar de que existen especies catalogadas con bajo riesgo de pronta extinción, la proporción desmesurada con la que ha disminuido su población en los últimos años es un preludio de su riesgo de extinción.

De una muestra de 27 mil 600 animales vertebrados de 177 especies terrestres diferentes en el mundo, los investigadores encontraron que casi un tercio de las especies examinadas experimentaron disminuciones significativas en su población entre 1900 y 2015.

Asia fue el continente donde mayor proporción de especies sufrieron una reducción poblacional, 75% de las especies para ser exactos.

Oceanía en segundo lugar con 60% de las especies, África en el tercero con 60%, después Europa con 40% y finalmente América con 22% en el norte y 17% en el sur del continente.

Entre los mamíferos, aves, anfibios y reptiles, fueron estos últimos los que experimentaron una mayor reducción de su población en las zonas euroasiáticas y africanas; mientras que la población de anfibios fue más afectada en América.

Entre los animales examinados se encontraron especies tanto dentro de la lista de riesgo como fuera de ella, de estos últimos el 30% tuvo grandes reducciones en su población.

No obstante, al ser especies tan comunes y con poblaciones consideras como grandes, su disminución no parece notarse como es el caso de la golondrina, aclara la investigación.

 

Te puede intersar: ¿Los bosques podrán salvar al planeta en 2050? Científicos británicos lo investigan, 7 de julio de 2017. 

 

De especies a especies

Históricamente el león había sido una especie cuya población se extendía a través de la mayor parte de África, cruzaba Europa meridional y Medio Oriente hasta llegar al noreste de la India.

Sin embargo, su población ha disminuido 43% desde 1993 a la fecha y ahora solo puede ser encontrado en libertad, en algunas zonas de África subsahariana y en la reserva natural del Bosque de Gir en la India.

 

La población del león ha disminuido 43% desde 1993 a la fecha.

 

Relacionado con el león, pero en condiciones diferentes, el puma o león de montaña se ha mantenido en las mismas zonas donde era encontrado hace una centuria de años en América del Norte, no obstante, el estudio indica que el puma desapareció del 15% del espacio donde se solía encontrar.

Para 2016 solo existían 7 mil chitas, menos de 5 mil orangutanes borneo y sumatra, mientras que la población de jirafas pasó de 115 mil individuos en 1985 a 97 mil en 2015.

Las causas de esta disminución en la fauna mundial radican en cuestiones que no son ajenas al conocimiento humano como la conversión de hábitats, el cambio climático, la sobrexplotación de áreas naturales, entre otras.

Esta pérdida de población animal deriva en un cambio dentro de la flora, afectando ecosistemas enteros y desestabilizando complejas redes ecológicas que también tienen influencia en la vida humana.

De acuerdo con los investigadores de la Universidad de Stanford y la UNAM, el planeta cuenta con un margen de 20 a 30 años para lograr hacer un cambio significativo en esta extinción masiva que ya estámos viviendo.

 

MÁS INFORMACIÓN: Aniquilación biológica a partir de una sexta extinción masiva vista a través de la disminución y eliminación de población animal vertebrada, PNAS, 2017.

Comentar