Tecnologías y Educación

Internet, vehículos autónomos y drones, tecnologías que generan huecos legales

08-06-2017 11:00

Las manifestaciones de odio por internet, los autos voladores y vehículos autónomos, así como los drones generan delitos o peligros sin precedentes que retan a los especialistas del derecho.

La inteligencia artificial de la nueva tecnología impone a las autoridades y juristas el reto de regular sobre un asunto sin antecedentes legales y que incluso implican definir dilemas morales. Agrandar
La inteligencia artificial de la nueva tecnología impone a las autoridades y juristas el reto de regular sobre un asunto sin antecedentes legales y que incluso implican definir dilemas morales.

La ley no se da abasto con los avances de la tecnología.

La infinidad de usos de internet y el vertiginoso ritmo de los avances tecnológicos han generado nuevos tipos de delitos o actividades que están en duda de serlo y que por tanto necesitan regularse, tipificarse y perseguirse.

A diferencia de la vida real, la tecnología y el internet plantean importantes retos a las autoridades en cada país.

Pues los confrontan con situaciones sin precedentes judiciales como la inteligencia artificial de los vehículos autónomos, o de gran dificultad para dar con los delincuentes como las manifestaciones de odio por internet.

 

Te puede interesar: Sale a la venta primer auto volador, pero la ciencia ficción aún no nos alcanza, 21 de abril de 2017 

 

En Arena Pública te presentamos cinco casos que han dejado huecos legales que se deben llenar.

 

¿Salvar al peatón o al conductor?

Los autos voladores ya son una realidad, pero su legislación no.

Empresas como AeroMobil comenzaron en 2017 la venta sobre pedido de las primeras 500 unidades que serán entregadas hasta 2020 a sus propietarios.

Mientras que la gigante automotriz Ford lanzará a la venta su primer vehículo autónomo en 2021 y comenzará la fabricación masiva un año más tarde.

 

El primer vehículo autónomo de Ford saldrá a la venta en 2021.

 

En menos de cinco años veremos autos surcar el aire y otros sin conductor humano, pero aún no hay una legislación que regule su tránsito y dilucide responsabilidades en caso de accidentes entre el usuario o conductor, el fabricante y el peatón.

En algunos países de Europa comienza a tratarse el tema, aun de forma poco detallada, se ha establecido, por ejemplo, que los conductores de autos voladores necesitarán una amplia capacitación y dos licencias, una para circulación terrestre y otra para volar.

Pero para los vehículos autónomos la cosa no será tan simple como emitir una nueva licencia, la inteligencia artificial de la nueva tecnología impone a las autoridades y juristas el reto de regular sobre un asunto sin antecedentes legales y que incluso implican definir dilemas morales.

“¿Qué hará un coche autónomo? ¿atropellar a dos peatones para salvar la vida de su conductor u optar por el mínimo daño?”, cuestiona el director de Scalable Cooperation del Instituto Tecnológico de Massachusetts, Iyad Rahwan, un laboratorio dedicado a entender como la tecnología cambia la cooperación humana y a diseñar formas nuevas de cooperación.

"Salva a quien va en el coche. Si todo lo que sabes a ciencia cierta es que solo se puede prevenir una muerte, entonces esa es tu prioridad", aseguró el responsable de seguridad activa de Mercedes, Christoph von Hugo en octubre de 2016.

Más allá de la polémica que causó la declaración, las autoridades jugarán un papel trascendental para definir las reglas a los autos que ya son el presente.

 

Te puede interesar: Nuevas tecnologías están cambiando la industria de la moda y la forma en la que vestimos, 13 de julion 2016 

 

Drones, regulación limitada para usos infinitos

Un Sistema de Aeronave Piloteada a Distancia puede servir para repartir pizza… o drogas.

Los drones pueden tener tantos usos como imaginación se tenga, actualmente sirven para fumigar cultivos, inspeccionar obras, combatir a insectos portadores de virus como el Chikungunya, grabar escenas de películas, en labores de rescate, vigilancia, entre muchos otros.

Pero la legislación de los drones no es ni tan detallada ni tan abierta como sus posibilidades de uso, una de las razones es que tanto en América Latina como en Europa han comenzado a regularse como si fueran aeronaves, con sus mismas limitaciones.

 

 

En México la Dirección General de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes emitió una circular obligatoria para tal fin en mayo de 2016.

En 20 hojas la circular clasifica a los drones por peso, detalla los requisitos para solicitar licencias, la distancia y altura a la que pueden volar, los horarios, algunas prohibiciones como no tirar objetos desde un dron y responsabiliza a los propietarios por daños a terceros, entre otras.

 

 

La legislación de los drones aún no es tan detallada ni tan abierta como sus posiblidades de uso. 

 

Pero deja huecos importantes como, por ejemplo, penalizaciones por el uso delictivo de drones, o el establecimiento de definiciones y límites para evitar violaciones al derecho a la privacidad.

Tanto la legislación mexicana como otras en Europa condicionan a los drones a estar siempre al alcance visual del piloto. En el caso del país a no más de 457 metros de distancia y 122 metros de altura y fuera de grandes grupos de población, es decir, donde hayan más de 12 personas.

Márgenes que limitan su uso casi exclusivamente a fines recreativos.

 

¿Reformar o perseguir con lo que hay? … delitos de odio en las redes

La muerte de una política española generó manifestaciones de odio a través de las redes sociales.

Isabel Carrasco, presidenta de la Diputación de León, una provincia al norte de España, fue asesinada el 12 de mayo de 2014 al pasar por un puente antes de dirigirse a un mitin electoral del Partido Popular al que pertenecía.

En Twitter, si bien la mayoría de los tuits expresaron condolencia, una parte de los usuarios utilizó sus 140 caracteres para expresar mensajes de odio.

“Los ciudadanos no consiguieron que Isabel Carrasco se pudriese en la cárcel, pero les queda el consuelo de que ya se está pudriendo en sí”, escribió @SectaNihilista.

“Bajo mi punto de vista Isabel Carrasco merecía ser tiroteada, y me alegro de que así haya sido, independientemente de quien lo haya hecho”, escribió @GeistEntartet.

Las manifestaciones de odio a través de la red social reabrieron la discusión respecto a si debe introducirse una nueva legislación para tipificar y perseguir a las personas que inciten el odio o hagan apología del delito a través de internet, o bien deben sancionarse las conductas a partir de lo ya tipificado en el Código Penal.

 

Los delitos de odio que se comete a través de las redes sociales quedan grabados y la repercusión puede hacerse masiva a través de los seguidores y gente que comparte.

 

Expertos consultados por la Agencia Efe tienen opiniones encontradas.

"Son meras expresiones de mal gusto que no deberían de tener reproche penal […] Los insultos emitidos en las redes sociales ya tienen una respuesta jurídica adecuada, es innecesario reformar el Código Penal”, opinó el portavoz de Jueces para la Democracia, Joaquim Bosch.

El sistema judicial ya tiene "suficientes problemas" como para que la Guardia Civil se disponga a "rastrear la red" en busca de este tipo de faltas, coincidió el presidente del Foro de Justicia Independiente, Ángel Dolado.

“La modificación al Código Penal sería una excelente noticia […] La mayor dificultad para juzgar este tipo de infracciones en la red se encuentra en la autoría, ya que la mayoría de los usuarios son anónimos y los servidores de las webs con comentarios vejatorios suelen estar alojados en Estados Unidos y Canadá donde la legislación es mucho más permisiva, señaló el presidente del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, también a la agencia.

 

Te puede interesar: Violencia de género migra a la web con la porno venganza, 18 de octubre de 2016. 

 

A diferencia de la vida real, los delitos de odio o la apología del delito que se cometen a través de las redes sociales quedan grabados y su repercusión puede hacerse masiva a través de los seguidores y la gente que la comparte, además de que el anonimato dificulta la persecución.

En México no hay una regulación especial para los delitos de odio que se cometen a través de internet.

Lo que no exenta al país de sufrir situaciones similares.

En 2015 surgió una página en Facebook llamada “Exterminio de Oaxacos en BC” la cual sumó 1,550 "me gusta" que incitaban a la aniquilación de ciudadanos originarios del estado de Oaxaca que residieran en Baja California.

Sin legislación, el diputado Carol Antonio Altamirano promovió un punto de acuerdo para exhortar a una decena de instancias gubernamentales, entre ellas a la Procuraduría General de la República, para que "investigaran y fincaran las responsabilidades penales y civiles.”

 

MÁS INFORMACIÓN: Circular Obligatoria AV 23/10 R3 DE LA Dirección General de Aeronáutica Civil de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Con punto de acuerdo, relativo a la incitación al exterminio de ciudadanos de origen oaxaqueño en Baja California, Gaceta Parlamentaria, Número 4253-VII, 2015. 

MÁS INFORMACIÓNTwitter muestra su peor cara ante la muerte de Isabel Carrasco, lainformacion.com, 2014. 

MÁS INFORMACIÓN: ¿Salvar al peatón o al conductor? Los coches autónomos de Mercedes lo tienen claro, El Confidencial, 2016.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Cómo actuará un coche autónomo ante un accidente inevitable? El País, 2016. 

 

 

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.