Economía y Sistema Financiero

Autos se verifican “a mordidas” en el Estado de México

01-06-2017 10:50

En algunos verificentros de la entidad resulta imposible saber si tu auto pasa o no legalmente.

El sistema de verificación vehicular en la Zona Metropolitana y Valle de México está rebasado por prácticas de corrupción inaceptables, advierte el Centro Mario Molina. Agrandar
El sistema de verificación vehicular en la Zona Metropolitana y Valle de México está rebasado por prácticas de corrupción inaceptables, advierte el Centro Mario Molina.

Las “mordidas” a verificentros en el Estado de México podrían igualar el presupuesto en seguridad de todo el país… en tan solo seis meses.

Con más de 27 millones de automóviles registrados en la entidad y “mochadas” que van de los 100 a los 300 pesos, según reportes de usuarios por vías como Twitter, Facebook y Google maps, los verificentros en el Estado de México podrían recaudar desde 2,700 millones hasta 8,300 millones de pesos.

Esto si todos los automovilistas se vieran obligados a dar “mordida” para tener una verificación exitosa.

Aunque parezca un escenario ridículo, en algunos verificentros de la entidad resulta imposible saber si el auto pasa o no legalmente, comenta Alejandro quien acudió al ubicado en la colonia Santa Bárbara en Ixtapaluca, Estado de México. El verificentro IX-940 pertenece a la empresa Promejoramiento Ambiental, S.A. de C.V. según el directorio del gobierno del Estado de México.

A pesar de haber llevado su auto modelo 2013 al verificentro días después de hacerle el servicio en la agencia automotriz, cumplir con el requisito de la verificación fue imposible; el reporte indicaba que no había pasado la verificación, pero a su lado un viejo 'Vocho' lo había logrado sin problema alguno.

 

Verificentro de Santa Bárbara en Ixtapaluca, Estado de México. Foto tomada de Google Maps. 

 

Antes de la prueba Alejandro se enteró de que “la cuota” para obtener la verificación era de 250 pesos y que se pagaba en la misma caja donde se cobran las calcomanías, pero se negó a pagar.

Sus experiencias anteriores para verificar en el mismo centro Pro Mejoramiento Ambiental le enseñaron que si pasaba más de cuatro horas negándose a “mocharse” le harían una verificación limpia. Pero esta vez no ocurrió así.

Una vez que la verificación fue fallida, Alejandro supo que tendría que pagar mordida la próxima vez que acudiera para cumplir con la verificación del periodo.

Los automóviles que no pasan la verificación deben ir al mismo establecimiento después de haber solucionado los problemas de coche, de acuerdo con el Libro Segundo del Código para la Biodiversidad del Estado de México.

 

Te puede interesar: El rentable negocio del cigarro suelto: Ilegal y peligroso, pero tolerado por las autoridades, 5 de abril de 2017. 

 

Semanas después del primer intento de verificación volvió al verificentro de Santa Bárbara y se repitió la escena.

Los trabajadores le dijeron que fuera a pagar a la caja y en el monto total venían 250 pesos extra que no correspondían al costo base de la verificación de 320 pesos, tampoco al costo del holograma cero de 400 pesos, ni doble cero de 800 pesos. La "mordida" iba agregada como la propina del mesero en un restaurante.

La prisa de ese día, la incapacidad de ir a otro verificentro y la necesidad de verificar antes de que terminara su periodo, no le dejó otra opción.

 

El sistema de verificación vehicular en la Zona Metropolitana y Valle de México está rebasado por prácticas de corrupción inaceptables.

Centro Mario Molina

 

De julio 2016 a mayo 2017, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) ha clausurado 41 verificentros en el Estado de México.

También ha suspendido 175 líneas de operación con multas promedio de 525,000 pesos entre los 115 establecimientos que mantuvieron abiertos, de acuerdo con el Reporte Anual de Actividades 2016 de la procuraduría y comunicados recientes de la autoridad.

Los motivos fueron por falta de certificados de calibración en los aparatos de verificación o en los elementos que intervienen en la medición de las emisiones contaminantes de los autos.

Aunque las multas no fueron por corrupción -ya que esa parte no le toca investigar a la Profepa- con los aparatos mal calibrados es más fácil que la verificación de los autos sea errónea y entonces los centros puedan cobrar una “cuota” para que pasen la verificación.

Solicitar una remuneración extra para la verificación es un delito penal, establece el Programa de Verificación Vehicular obligatoria para el primer semestre del año 2017, publicado en la Gaceta del gobierno del Estado de México.

 

Te puede interesar: "Déjenme salir, no quiero su financiamiento", una experiencia con Hir Casa, 16 de septiempre de 2015. 

 

Solicitar una remuneración extra para la verificación es un delito penal, así lo establece el Programa de Verificación Vehicular obligatoria para el primer semestre de 2017, publicado en la Gaceta del gobierno estatal.

Las penas por extorsión van de 12 a 15 años de prisión y multas de 1,500 a 2,000 de Unidades de Medida y Actualización (UMA) , equivalentes a 113,000 y 150,000 pesos  o entre 0.1% y 0.2% de las ganancias de ganancias de más de 60 millones de pesos, que puede llegar cada verificentro al semestre solo con mordidas de 250 pesos, de dividir los más de 27 millones de autos registrados en la entidad entre los 115 verificentros actualmente abiertos.  

Si bien no en todos los verificentros se dan este tipo de prácticas ilegales, el porcentaje de autos con calcomanías que no corresponden a sus emisiones de contaminación dan una idea de lo común que puede ser dar mordida a los trabajadores del verificentro

 

La Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA) revisa las máquinas, pero las prácticas de extorsión deben ser denunciadas por los usuarios en la Fiscalía General de Justicia.

 

Para la Zona Metropolitana y el Valle de México se estima que el 15% de los vehículos con holograma doble cero, 45% con cero y más del 80% con dos, rebasaron los límites de autos en circulación permitidos por la normatividad al primer semestre de 2016, reveló el estudio Soluciones de fondo para mejorar la calidad del aire del Valle de México, del Centro Mario Molina, dedicado al análisis estratégico de energía y medio ambiente.

Estos datos mostraron que el sistema de verificación vehicular en la Zona Metropolitana y el Valle de México está rebasado por prácticas de corrupción inaceptables, sentenció el centro de investigación dirigido por el Premio Nobel de Química, Mario Molina.

 

MÁS INFORMACIÓN: Informe anual de actividades 2016, PROFEPA, publicado en febrero 2017. 

MÁS INFORMACIÓN: Programa de verificación vehicular obligatoria para el primer semestre del año 2017, Gaceta del Estado de México, diciembre 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Código Penal del Estado de México. 

MÁS INFORMACIÓN: Soluciones de fondo para mejorar la calidad del aire del Valle de México, Centro Mario Molina, mayo 2016. 

MÁS INFORMACIÓN: Libro Segundo del Código para la Biodiversidad del Estado de México. 

Comentar