Empresas y Empresarios

Airbnb y la impostergable negociación con los gobiernos; la CDMX ya le entró

12-05-2017 14:12

Casi un millón de personas usaron la plataforma en 2016 para encontrar alojamiento en la capital del país; ante este panorama el gobierno local acordó con la empresa un mecanismo para el pago de impuestos a partir de 1 de junio.

La plataforma permite a los usuarios encontrar alojamiento en miles de ciudades del país. Agrandar
La plataforma permite a los usuarios encontrar alojamiento en miles de ciudades del país.

“Es como el Uber de las casas”, resumió Manuel a Raúl para convencerlo de dejar de rentar su departamento en la colonia Del Valle e ingresarlo a este sistema de consumo colaborativo.

A los pocos meses, una vez que terminó el contrato con su inquilino, Raúl ingresó su vivienda en el sistema. De obtener 14 mil pesos mensuales de renta, ahora su ingreso es variable, pero superior en la mayoría de las ocasiones.

“Le puse 900 pesos de renta diaria, si en un mes lo ocupan 16 días, ya salí ganando. El mes pasado me lo rentó una misma persona por todo el mes y saqué casi lo de dos meses”, afirma Raúl.

Con presencia en más de 65 mil ciudades alrededor del mundo, Airbnb se posiciona como una de las empresas de consumo colaborativo más relevantes del mercado.

En menos de 10 años de historia, la empresa creada por Brian Chesky parte de una idea sencilla: desarrollar una aplicación y una red social en la que cualquier persona puede ofrecer servicio de hospedaje.

 

Te puede interesar: Milennials, la generación que busca rentar antes que comprar, 7 de abril de 2017.
 

Al cierre de 2016 Airbnb tenía disponibles más de 2 millones de ofertas de alojamiento en 192 países y fue usada para hacer 81 millones de reservaciones.

Airbnb está valuada en 30 mil millones de dólares, solo por debajo de Uber, cuyo valor de mercado estaba estimado en 68 mil millones de dólares, el fabricante de móviles chino Xiaomi -46 mil millones dólares- y la empresa china de transporte Didi Chuxing -33 mil 800 millones de dólares-, según el ranking de las starups más valiosas elaborado en diciembre de 2016 por la consultora CB Insights.

Otro dato para destacar del fenómeno de Airbnb es que, sin tener un solo cuarto de hotel, la empresa de Brian Chesky vale más que el grupo hotelero Marriot valuado en 21 mil millones de dólares y que tiene 6 mil hoteles en 122 países según su sitio de internet.

 

La empresa “incómoda”

Este crecimiento ha generado incomodidad, particularmente en la industria hotelera que ha visto como sus potenciales huéspedes prefieren usar la aplicación móvil y rentan una casa o una habitación en las ciudades donde Airbnb tiene presencia.

Tan sólo en Nueva York la Asociación de Hoteles de esa ciudad estimó en 2 mil 100 millones de dólares el impacto de Airbnb en la industria hotelera por la caída de ingresos, impuestos y otros accesorios, luego de un estudio que realizó entre septiembre de 2015 y agosto de 2016.

Tal como sucedió con Uber, las autoridades locales de los países en los que tiene presencia Airbnb, presionadas en este caso por los hoteleros, han comenzado a ver la manera de regular este negocio. Nueva York y Ámsterdam fueron las primeras en intentar hacerlo.

Actualmente, la empresa ya tiene firmados acuerdos con 200 ciudades alrededor del mundo para cobrar impuestos y enviarlos a las autoridades locales, y está en negociación con 500 ciudades más. El proyecto es que a finales de 2018 estén cerrados estos acuerdos, según el propio fundador de la empresa.

 

Los usuarios encuentran ofertas de todo tipo en cuanto a precios y servicios.

 

En Francia, segundo mercado más importante de Airbnb después de Estados Unidos, el cobro de impuesto al hospedaje se hace de manera automática al cliente.

“Cuando se llega a un acuerdo sobre los impuestos, deja de haber un riesgo existencial para la compañía”, sostuvo Cheskey, el fundador de la empresa.

El crecimiento de la empresa ha sido notable desde que entró en operaciones en 2009 cuando reportó 20 mil reservas de alojamiento en su plataforma. El “boom” se dio entre 2014 y 2015 cuando pasó de 18 millones de reservas a 42 millones, un aumento de 133%, según un reporte de la compañía.

En 2016, el número de reservaciones fue de 81 millones y se espera que para 2020 lleguen a los 290 millones.

En México, Airbnb pasó de ofrecer 25 mil opciones de alojamiento en 2015 a 62 mil al cierre de 2016, según lo dio a conocer el líder global de Políticas y Asuntos Públicos de Airbnb, Christopher Lehane. Esta cifra representa 8% de la oferta de cuartos de hotel en el país que es de 737 mil, según datos de 2015 de la secretaría de Turismo.

 

De vuelta a la Ciudad de México

El caso de Raúl no es único, 974 mil personas encontraron alojamiento mediante Airbnb durante 2016 en la Ciudad de México, una entidad con casi 52 mil cuartos de hotel para atender a la oferta turística.

La cifra no es menor, pues la secretaría de Turismo de la Ciudad de México estima que en 2016 13.5 millones de personas se hospedaron en alguno de los 626 hoteles de la capital que ofrecen 51 mil habitaciones.

Es decir, en la Ciudad de México Airbnb ya representa cerca de 7% de la oferta de hospedaje, además que su crecimiento fue de 174% entre 2015 y 2016.

En 2016, el alojamiento vía Airbnb generó mil 500 millones de pesos en la Ciudad de México y dejó una ganancia promedio a los anfitriones de 35 mil pesos anuales. Raúl fue uno de ellos.

En la capital del país es posible encontrar alojamiento vía Airbnb desde 195 pesos por noche por una habitación sencilla en colonias como San Rafael o Tabacalera, en la delegación Cuauhtémoc, hasta 28 mil pesos por noche por una residencia en Polanco.

 

Te puede interesar: Caseros, los que más evaden impuestos, 21 de febrero de 2017.

 

Ante este panorama, vino la negociación con las autoridades y acordaron que a partir del 1 de junio, la plataforma cobrará el Impuesto por la Prestación de Servicios de Hospedaje. De esta forma la Ciudad de México será la primera del país y de Latinoamérica que logra este cobro.

El porcentaje a cobrar será 3% del precio por noche de la habitación o casa y el desglose será claro para el huésped cuando pague por el alojamiento. Quien finalmente pague este impuesto dependerá de cada uno de los propietarios de los alojamientos, ya que ellos decidirán si lo absorben ellos o lo transfieren al cliente.

“El acuerdo logrado sirve para dos cosas: por una parte, está nuestra participación en el tema de ingresos, pues así ayudaríamos al gobierno a recaudar impuestos; además incluye el tema de trabajar con el gobierno para promover el turismo”, afirmó el gerente regional de Política Pública de Airbnb Martín Waserman, luego de una reunión que sostuvo con el jefe de gobierno de la capital, Miguel Ángel Mancera.

 

MÁS INFORMACIÓN: Airbnb’s Global Support to Local Economies: Output and Employment, NERA Economic Consulting, marzo de 2017.

MÁS INFORMACIÓN: The World’s 183 Unicorn Companies In One Infographic, CB Insights, enero 18 de 2017.

Comentar

Politica de comentarios

Todo el mundo es bienvenido y se le anima a hacer oír sus opiniones con independencia de su identidad, sus ideas políticas, su ideología, su religión o sus acuerdos con otros miembros de la comunidad o con el autor del artículo, siempre que esas opiniones sean respetuosas y aporten algo constructivo a la conversación. Con este espacio se busca establecer un diálogo de beneficio colectivo. No se permiten comentarios ofensivos o insultantes. Tampoco se permiten comentarios con publicidad o Spam. Se evitarán los ataques, las ofensas y los insultos directos o indirectos. Aquellos que de manera sistemática o intencionada envíen ese tipo de comentarios serán advertidos y, si es necesario, excluidos de la comunidad.