Gobiernos y Finanzas Públicas

En juego la credibilidad del INEGI con Merodio en la Junta de Gobierno

04-04-2017 14:31

La desconfianza en el INEGI da un nuevo golpe a su autonomía y a la posibilidad de que ciudadanos e investigadores confien en la realidad del país que retratan sus números.

La candidata del Presidente no cumple con las más altas credenciales, aseguran organizaciones civiles. Agrandar
La candidata del Presidente no cumple con las más altas credenciales, aseguran organizaciones civiles.

Cuando los médicos buscan dar un diagnóstico más acertado a un paciente acuden a las pruebas de laboratorio; cuando los expertos requieren diseñar o replantear sus políticas públicas acuden al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI).

El Instituto elabora todos los indicadores, tasas y cifras que sientan las bases sobre las cuales se generan los programas para el desarrollo económico y social de los ciudadanos.

Sin sus datos, el precio de la canasta básica sería desconocido, no se sabría el nivel educativo de los mexicanos, cuantos tienen acceso a servicios de agua o cuentan con una conexión a internet, por ejemplo.

Los datos que produce son de uso obligatorio para todos los niveles de gobierno y son considerados oficiales, según el artículo 26 de la Constitución Mexicana.  

En síntesis: el INEGI es el laboratorio de rayos X de México y como tal requiere de personal calificado, correría el riesgo de perder credibilidad en sus resultados si no mantiene los altos estándares que le ha fijado la ley.

Con el fin de ocupar una de las cuatro vicepresidencias que conforman la Junta de Gobierno del Instituto, el Presidente Enrique Peña Nieto sugirió a Paloma Merodio, una maestra en administración por la universidad de Harvard que -según los expertos en la materia- no cumple con los requisitos de la vacante.

Paloma Merodio durante la comparecencia entre las comisiones de Gobernación y Población del Senado,
30 de marzo de 2017.

Para ser candidato a la vicepresidencia del INEGI es necesario ser "profesional distinguido en materias relacionadas con la estadística, geografía o economía".

Se debe contar con un mínimo de cinco años en cargos de alto nivel en el sector público o privado, equivalentes a puestos de dirección general, jefatura de unidad, oficialía mayor, subsecretaría de estado o secretaría de Estado. Y ser un académico reconocido en las áreas de interés del Instituto, de acuerdo con el artículo 69 de la Ley del Sistema Nacional de Estadística y Geografía.

 

El nombramiento de un nuevo miembro de la Junta de Gobierno del INEGI es la oportunidad de elevar o al menos mantener los altos estándares de conocimiento y experiencia

-Organizaciones civiles.

 

Merodio sólo cuenta con cerca de año y medio en un cargo de alto nivel, como directora general de Evaluación y Monitoreo de Programas Sociales de la secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).

Y posee experiencia como asistente de curso en la clase de Macroeconomía -por seis meses- durante su estancia en Harvard de 2011 a 2013 durante la realización de su maestría en Administración.

Su experiencia como profesora de asignatura va de 2014 a la fecha en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), pero no se comprobó que fuera profesora de planta y mucho menos investigadora de la universidad, por lo que no cumple los requisitos, asegura el Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

Como miembro de la Junta de Gobierno Merodio tomará decisiones sobre los indicadores que el INEGI debe producir, así como las fuentes que usaría.

Currículum de Paloma Merodio. Fuente: Centro de Estudios Espinosa Yglesias.

 

Podrá votar por restringir información que considere de seguridad nacional, así como aprobar o no indicadores generados por grupos de trabajo del Instituto. Esto durante un periodo de ocho años, tiempo que dura el cargo.

“El nombramiento de un nuevo miembro de la Junta de Gobierno del INEGI es la oportunidad de elevar o al menos mantener los altos estándares de conocimiento y experiencia.”

Sentenciaron organizaciones civiles como el Centro de Estudios Económicos-Sociales (CEES), Centro de Estudios Espinosa Yglesias, México ¿Cómo vamos? y el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), en un llamado hecho al Presidente Peña Nieto para modificar su propuesta de nombramiento y “tomar con la máxima seriedad la integración de la Junta de Gobierno del INEGI”, el pasado 1° de marzo.

*La comparecencia de Merodio ante las comisiones de Gobernación y Población se llevó a cabo el 30 de marzo, en donde fue cuestionada por su competencia para ocupar el puesto.

Su elegibilidad como vicepresidenta fue ratificada por los senadores de ambas comisiciones este jueves 06 de abril, en el dictamen aseguraron que Merodio cumple con el tiempo mínimo en puestos de alto nivel, al contar con seis años y un mes de experiencia.

 

La C. Paloma Merodio Gómez cumple con el perfil y los requisitos precisados en el artículo 69 de la Ley del Sistema Nacional de Información Estadística y Geográfica, en virtud de su trayectoria y de contar con la formación académica y el perfil adecuados para realizar las funciones inherentes al cargo.

-Dictamen de acuerdo por el que las Comisiones de Gobernación
y  Población ratificaron a Paloma Merodio
como miembro de la Junta de Gobierno de INEGI 

 

Al pasar la ratificación al pleno del Senado, Paloma Merodio fue aceptada como miebro de la Junta de Gobierno de la Intitución, esto con 64 votos a favor, 26 en contra y una abstención, con lo que pasó a tomar protesta para asumir su cargo. 

Al centro Paloma Merodio en toma de protesta como vicepresidenta del INEGI

 

 

Antes ya se había cuestionado la credibilidad del INEGI...

Al centro: Julio Santaella, presidente de la Junta de Gobierno del INEGI.

Esta no es la primera vez que el INEGI se mete en un problema de credibilidad.

Los resultados sobre la encuesta de condiciones socioeconómicas de 2015 publicados en julio del año pasado, generaron dudas sobre la metodología utilizada por el Instituto, pues de golpe y porrazo los datos sacaron de la pobreza a poco más de 11 millones de personas en el país.

 

Te puede interesar: Demandan a INEGI transparentar fórmula para medir los ingresos, 2 de agosto de 2016. 

 

El INEGI informó que había cambiado la metodología, motivo por el que los resultados no podían ser comparados con los de años anteriores, cortando así una línea histórica sobre la medición de la pobreza nacional al Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

 

En un país con una historia de sospechas hacia los indicadores, esos cambios se deben hacer de forma transparente, planeada y con tiempo.

Secretario ejecutivo del Coneval, Gonzalo Hernández, julio de 2016.

 

Los platos rotos por este incidente que dejó sin información actualizada a la población fueron pagados por Miguel Ángel Cervera, director por 11 años de los censos poblacionales y quien cuenta con experiencia como vicepresidente de la Comisión Estadística de la ONU, además de vicepresidente de la Conferencia de Estadística de las Américas para la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) en 2001.

Los cambios operativos para la medición del ingreso fueron avalados por el anterior director del INEGI, Eduardo Sojo y continuados bajo el liderazgo de Julio Santaella, director de la institución desde enero de 2016.

 

MÁS INFORMACIÓN: El INEGI merece la mejor Junta de Gobierno posible, boletín de prensa, Centro de Estudios Espinosa Yglesias, 1 de marzo de 2017.   

MÁS INORMACIÓN: Dictamen de acuerdo por el que las Comisiones de Gobernación  y  Población ratificaron a Paloma Merodio como miembro de la Junta de Gobierno de INEGI, Gaceta del Senado, 06 de abril de 2017.

 


*Esta entrada fue actualizada los días 06 y 07 de abril de 2017 para dar seguimiento al proceso de ratificación de la maestra Paloma Merodio. 

Comentar