Economía y Sistema Financiero

La CNBV debe ser autónoma: Eduardo Osuna, director general de BBVA Bancomer

27-03-2017 09:24

La discusión por dotar de autonomía a la Comisión es un tema antiguo en México del que históricamente ha sido reticente el Ejecutivo.

Para fortalecer al sistema financiero es importante desligar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de la secretaría de Hacienda, dice Eduardo Osuna. Agrandar
Para fortalecer al sistema financiero es importante desligar a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores de la secretaría de Hacienda, dice Eduardo Osuna.

Para fortalecer el sistema financiero es importante darle autonomía a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores, desligarla de la secretaría de Hacienda para hacer más fuerte su capacidad regulatoria y, con ello, generar más confianza en el país.

Aseguró Eduardo Osuna, director general de BBVA Bancomer, en entrevista para Arena Pública en el marco de la Convención Bancaria 2017 celebrada en el puerto de Acapulco.

“Me parece que tenemos un gran regulador. Dicho esto, hacer más fuerte la capacidad reguladora de la Comisión sería muy bueno. El paso que nos falta dar en medidas de regulación es darle autonomía suficiente a la CNBV porque eso fortalece al sistema financiero mexicano”, dijo Osuna.

Para el también vicepresidente del mayor banco privado del país, la autonomía de la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) es relevante para generar mayor confianza de los capitales, “la confianza absoluta de que en México, como en otras partes del mundo, haya esa independencia”.

Dotar de autonomía al organismo de regulación y supervisión del sistema financiero es un tema antiguo en México del que históricamente ha sido reticente el Ejecutivo. 

 

 

El paso que nos falta dar en medidas de regulación es darle autonomía suficiente a la Comisión Nacional Bancaria y de Valores

 

La puesta en marcha de la autonomía del Banco de México desde 1993 -unos meses antes de la entrada en vigor del Tratado de Libre Comercio de América del Norte- tuvo bastante éxito dada la reputación que ganó el banco central mexicano y ha sido un factor que podría impulsar la autonomía del otro regulador de la banca y del sistema financiero mexicano: la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.

“Pienso que tenemos unas autoridades muy buenas a cargo del sector financiero. México es uno de los pocos países que cumple con todas las regulaciones del tratado de Basilea, ésa es uno de las grandes razones por las que la banca está sólida”, reflexiona Eduardo Osuna.

Para el banquero, dotar de una autonomía amplia –administrativa, presupuestal y de carrera- a la Comisión sería abonar a la confianza en las instituciones mexicanas en momentos en que se vive una fuerte incertidumbre financiera en el mundo.

En el pasado reciente se ha cuestionado el grado de libertad que tienen los funcionarios de la Comisión ante casos polémicos y políticamente incómodos para el gobierno federal.

Por ejemplo, en los últimos meses el abogado Paulo Díez Gargari, defensor de Infraiber, ha acusado públicamente a la CNBV de no hacer su trabajo frente a lo que considera abusos y violaciones a la ley por parte de la española OHL México.

La constructora es concesionaria de las autopistas más importantes del Estado de México desde hace más de un lustro.

 

Te puede interesar: Posible baja de calificación en deuda soberana de México afectará a la banca, entrevista a Eduardo Osuna, 27 de marzo de 2017

 

‘Hay que revisar la regulación’

Para Osuna no hay duda de que la crisis financiera estadounidense de 2008 encareció la regulación bancaria y repercutió en los costos de los productos y servicios financieros.

Eduardo asumió la dirección general de BBVA Bancomer en mayo de 2015 -después de más de 20 años de carrera en el grupo financiero- en sustitución de Vicente Rodero, quien regresó a España como responsable de las unidades de negocio de las franquicias de BBVA en el mundo.

Éste “es un tema que tenemos que volver a revisar y poner la regulación correcta, en la mecánica correcta y, sobre todo, simplificar mucho de lo que trabajamos con diferentes autoridades,” dice.

El director general de Bancomer recuerda la crisis financiera que vivió México en 1994, la inminente quiebra bancaria y la larga recuperación del sistema financiero que duró más de 15 años.

En la reciente crisis que vivió la banca estadounidense hace una década hubo un relajamiento en la regulación, para luego provocar un efecto péndulo hacia un exceso de regulación.

Esta exposición que hubo en términos de mala información al público fue lo que se quiso regular de manera importante.

 

El impacto de la banca cuando tiene problemas va directo a la sociedad a través de lo que tienen que pagar los gobiernos para poder rescatar a la banca que, en el fondo, rescatan al inversionista.

 

Sin embargo, ante la disyuntiva de una sobrerregulación o sub regulación de la banca, Osuna se decanta por la primera opción.

“Sí hubo un efecto de sobrreregulación, creo que se había excedido en el pasado la desregularización de muchos tipos de instrumentos y me parece que hoy sí es un costo elevado para la banca, pero si me preguntas ¿qué es mejor una sobrerregulación o una desregulación? Si tuviera que escoger entre los extremos yo creo que una sobrerregulación”.

Pero luego añade el banquero: “Hay que movernos al nivel correcto”.

La sobrerregulación afecta, sobre todo, los costos de los bancos más pequeños.

“Al final es un componente muy importante en los costos, en la medida en la que tienes un banco grande diluyes el costo, pero cuando tienes un banco de menor tamaño el impacto de ese costo fijo, de lo que implica tener las estructuras de regulación, te impide ser más competitivo”, explica Osuna.

 

Anuncia ‘campaña de ahorro’

¿Qué le diría a un ahorrador cuyo poder de compra se esfuma ante las bajas tasas que ofrecen los bancos por su ahorro y la alta inflación? Se le cuestiona.

El director del banco con el mayor número de ahorradores del país responde explicando las ventajas de la competencia en México, la necesidad de una mayor educación financiera y las alternativas que hay en instrumentos financieros a disposición de casi cualquier tamaño de inversionista en el país. Para Osuna, es un asunto de comunicación.

“Bancomer va a lanzar en unos meses la primera campaña general de ahorro. Una campaña publicitaria sería, real, donde lo vamos a ligar con temas de educación financiera; porque, efectivamente, el cliente tiene que tener más capacidad de elegir qué tipo de inversión, cuál es el método para que pueda proteger más su ahorro”.

Comentar