Gobiernos y Finanzas Públicas

Tajantes y racistas, así son los hombres de Trump

23-12-2016 11:30

Los nombres de quienes conformarán el gabinete de Donald Trump ya empiezan a barajearse. Aquí te compartimos algunos de ellos, esperando la ratificación de su nombramiento por el Senado estadounidense.

Cada nombre seleccionado por Trump para conformar su gabinete deberá ser ratificado por el senado, con excepción de sus consejeros. Agrandar
Cada nombre seleccionado por Trump para conformar su gabinete deberá ser ratificado por el senado, con excepción de sus consejeros.

El Presidente de Estados Unidos no hará su trabajo solo.

Un gabinete con secretarios y consejeros será necesario para sacar la ‘chamba’ a flote. En el caso de alguien con nula experiencia política como Donald Trump la selección del equipo es clave para anticipar el tipo de medidas que podrían ser tomadas desde el principal socio comercial de México.

Cada nombre seleccionado por el Presidente electo deberá ser ratificado por el Senado, exepto el Jefe de Estrategia, Jefe de Gabinete, Consejero de Seguridad Nacional y Consejero de la Casa Blanca, pues la cercanía que tendrán con Donald Trump amerita que deban ser puestos de su entera confianza.

A la fecha 17 de los 21 nombres que integrarán la junta de gobierno han sido dados a conocer, suficientes para vislumbrar el tipo de ideología con que se dirigirán los rubros de seguridad, milicia e inteligencia en uno de los países más importantes y con mayor influencia a nivel mundial.

Tras la ratificación del Colegio Electoral sobre el triunfo de Trump te compartimos algunos de los nombres que posiblemente acompañen al Presidente electo a partir del 20 de enero de 2017, cuando tome posesión del cargo.

 

Rex W.Tillerson, secretario de Estado

El presidente de la trasnacional Exxon Mobil fue nominado por Donald para convertirse en el responsable de las relaciones exteriores de Estados Unidos. Tillerson es conocido por su buena relación con el Presidente Vladímir Putin quien en 2013 le otorgó la condecoración de la Orden de la Amistad de Rusia, dos años antes la petrolera norteamericana a su cargo firmó un convenio con Rosneft, la empresa de gas y petróleo propiedad del Estado ruso.

 

John F. Kelly, secretario de Seguridad Nacional

El ex marino de 66 años podría dirigir uno de los cargos que más afectará a la población inmigrante que no acredita su legal estancia, pues las políticas de seguridad fronteriza y deportaciones son considerados asuntos de seguridad nacional.

Kelly destaca por sus posturas tajantes en temas de seguridad y milicia estadounidense que le ganaron constantes roces con las decisiones de Barack Obama, por ejemplo, cuando este cerró una parte de la base de Guantánamo, una decisión a la que el ex marino se opuso de manera contundente.

 

James N. Mattis, secretario de la Defensa

Para dirigir el Pentágono Trump nominó al comandante Mattis, quien participó en la guerra del Golfo Pérsico, Afganistán e Irak. Fue nombrado comandante Supremo Adjunto de las Fuerzas Aliadas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), así como del Comando Central de Estados Unidos, una organización destinada al combate de grupos terroristas fuera del territorio estadounidense. En 2005 el comandante Mattis fue criticado por comentar que en ocasiones “es divertido dispararle a personas.”
 

Donald F. McGahn II, consejero de la Casa Blanca

Durante la campaña de Trump, McGahn fungió como su abogado y asesor legal, actualmente está propuesto para ser consejero de la Casa Blanca. Jones Day, la firma legal a la que pertenece, lo describe como un especialista en asuntos de ley política, McGahn se encargaría de los problemas que pudieran suscitarse por conflicto de intereses entre el Presidente electo y sus múltiples negocios.

Entre sus clientes destacan funcionarios públicos, candidatos, asesores políticos y partidos estatales. Anteriormente fue presidente de la Comisión Federal Electoral, institución dedicada a la regulación de las contribuciones económicas a campañas electorales donde fue partidario de la eliminación de varias restricciones de financiamiento.

 

Mike Pompeo, director de la CIA

Militar de carrera y miembro del Comité Permanente de Inteligencia de Estados Unidos, Pompeo fue uno de los integrantes de la investigación de los ataques terroristas de 2012 en el consulado norteamericano de Bengasi, ciudad del este de Libia, que resultó en la muerte del embajador. Pompeo criticó el papel de Hillary Clinton de quien dijo estaba más preocupada por su imagen política que por la protección de los ciudadanos durante el ataque.

Al igual que John F. Kelly, Pompeo se opuso al cierre de la base de Guantánamo y estuvo en desacuerdo con el trato que hizo Obama para cambiar las limitaciones nucleares de Irán a cambio de sanciones financieras. Con respecto al caso Snowden, Pompeo ha mencionado que Edward es un traidor y merece la pena de muerte.

 

Michael T. Flynn, consejero de Seguridad Nacional

Teniente general retirado de la armada de Estados Unidos, Flynn ha sido acusado de islamofobia por sus comentarios de precaución hacia la población musulmana. Desde hace 15 años se dedica al estudio del yihadismo -la rama más violenta y radical del Islam- y se ha posicionado en contra del islamismo como una ideología política. Como consejero de Seguridad Nacional sería el puente entre las organizaciones de inteligencia, la defensa nacional y el Presidente.

 

Reince Priebus, jefe de gabinete de la Casa Blanca

Director del Comité Nacional Republicano desde 2011 y miembro del equipo de Trump desde la campaña, Priebus ayudó al actual presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan y al gobernador de Wisconsin, Scott Walker, a ganar las carreras electorales que los llevaron a sus puestos.

Según las reglas de la política norteamericana, como jefe de gabinete, Priebus se convertiría en el segundo hombre más poderoso del país pues nadie tendrá mayor acceso al Presidente que él, manejará su agenda, será su contacto con la prensa, administrará sus horarios de trabajo y tratará con las personas clave que deberían trabajar con Trump en la Casa Blanca.

 

Stephen K. Bannon, jefe de Estrategia

Si hay un personaje por el que los medios y analistas políticos comienzan a temblar es precisamente por Bannon, director de la publicación digital Breitbart, que se caracteriza por su corte ultraconservador y de supremacía blanca; también por funcionar como un brazo mediático del movimiento ultraderechista Alt-Right.

Al convertirse en el jefe de estrategia de Trump, Stephen estaría en posición de dar consejos relacionados con la seguridad nacional y las políticas que de ella surjan.

 

OPINIÓN: Trump, los impuestos y la sucesión presidencial, Eduardo Revilla, 17 de noviembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: ¿Es posible que el triunfo de Trump haga realidad 'la tormenta' que pronosticó Carstens?, 09 de noviembre de 2016.

MÁS INFORMACIÓN: Hace 10 años México se convirtió en el Donald Trump de los migrantes centroamericanos, 13 de diciembre de 2016.

Comentar