Economía y Sistema Financiero

Cadenas de tv regionales, mejor opción para ciudadanos, coinciden expertos

14-04-2015 09:40

Para licitar cadenas regionales el IFT tendrá que salir de la camisa de fuerza que le impuso la Constitución.

Las cadenas regionales son más rentables que las nacionales por la publicidad local que pueden comerciar y más atractivas por la generación de contenidos que reflejen las costumbres locales. Agrandar
Las cadenas regionales son más rentables que las nacionales por la publicidad local que pueden comerciar y más atractivas por la generación de contenidos que reflejen las costumbres locales.

Para los zacatecanos, como para muchos otros en provincia, se ha vuelto normal ver a los presentadores de noticieros estelares en la televisión abierta detallar información sobre la Línea 12 del metro, el hoy no circula o los incendios en los mercados del Distrito Federal. Información que no tiene nada que ver con su realidad cotidiana.

Más allá de algún noticiero local o programa de revista que se introduce interrumpiendo la programación nacional, no hay más, no se miran contenidos producidos en la región y que aborden las problemáticas, el sentir o costumbres de las personas que ahí viven. Zacatecas es sólo un botón de la realidad nacional.

Por esta y otras razones expertos en telecomunicaciones como Gerardo Soria, Irene Levy o Gabriel Sosa Plata coinciden en que sería más benéfico para la ciudadanía que el Instituto Federal de Telecomunicaciones licitará varias cadenas regionales de televisión abierta y no sólo una nacional.

El viernes pasado Grupo Radio Centro abdicó la compra de la cadena de televisión abierta nacional que ganó con una oferta de 3 mil 058 millones de pesos.

Esta decisión del empresario Francisco Aguirre hará que se declare desierta la licitación y que el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) la vuelva a lanzar, un proceso que según los expertos podría tardar hasta un año.

Mientras tanto, al calor de la incertidumbre algunos de los comisionada del organismo regulador como Adriana Labardini o el propio presidente, Gabriel Contreras, ya pusieron sobre la mesa la posibilidad de que las 123 zonas de cobertura a nivel nacional que forman la cadena de televisión nacional se dividan y se liciten como cadenas regionales.

Desde el punto de vista de la sensatez económica son preferibles las cadenas regionales, aseguró el presidente del Instituto del Derecho a las Telecomunicaciones (IDET), Gerardo Soria.

“No creo que haya alguien que quiera apostar tanto dinero por un mercado que va de salida como es la televisión abierta”, dijo.

Soria sostiene que la televisión abierta es un mercado que ha perdido su atractivo frente a las nuevas plataformas que ofrecen contenidos como películas precargadas en la propia televisión o internet.

Además, el presidente del IDET argumenta que aún hay muchos lugares en la República donde los empresarios locales tienen necesidad de anunciarse y que por ende esta publicidad puede ser un buen negocio para los concesionarios durante muchos años.

No así en una cadena nacional, donde los restaurantes, vendedores de autos y otros empresarios locales no tienen ni la capacidad económica, ni el interés por anunciarse.

“Las cadenas regionales serían más atractivas para los inversionistas, entre otros motivos porque desde hace años empresarios locales han manifestado el IFT su interés por incursionar en la televisión”, asegura el analista en telecomunicaciones, Gabriel Sosa Plata.

 Por su parte, la experta en telecomunicaciones y presidenta de Observatel, Irene Levy, encuentra positiva la posibilidad de licitar cadenas regionales en vez de una sola de alcance nacional porque dan pie a mayor diversidad y pluralidad de contenidos, así como a la participación de empresarios medianos que creen contenidos de interés regional.

 En contraste con las opiniones anteriores, el director de The Competitive Intelligence Unit, Ernesto Piedras, considera que la licitación de cadenas regionales no necesariamente serían la mejor opción, principalmente porque competirían de forma inequitativa con las grandes cadenas nacionales ya establecidas.

 Para Piedras, actualmente no puede haber más concentración en televisión abierta de la que ya existe, por lo que, la entrada de un jugador “fuerte” sumaría más a la competencia que la introducción de varios de menor tamaño.

 

Primero a desatar el nudo 

Antes de pensar en una nueva licitación de cadenas regionales los comisionados del IFT tendrán que resolver un nudo en la Constitución, cuyo enredo anticipa que no será tan fácil que el órgano regulador opte por esta opción y deseche la cadena nacional.

Los expertos tienen opiniones encontradas respecto a si ya caducó el mandato constitucional —albergado en un octavo transitorio— que ordena al IFT licitar las frecuencias de televisión agrupadas en dos nuevas cadenas nacionales.

Ello porque el transitorio no especifica en que momento concluye su vigencia: cuando se liciten las bases o cuando ambas cadenas nacionales de televisión estén operando.

“Yo entendería que deja de tener vigencia cuando cumple con su objeto que es licitar y poner en operación dos cadenas nacionales, mientras eso no suceda, en mi opinión el transitorio no ha cumplido con su objeto y por lo tanto sigue vigente”, sostiene el presidente del IDET, Gerardo Soria.

Por su parte, la presidenta de Observatel, Irene Levy, asegura que “la vida del artículo transitorio que dio pie a que se realizara un licitacion para dos cadenas nacionales de televisión ya concluyó su vida, ya consumó su objetivo. El IFT ya cumplio con su mandato constitucional en el entendido de que publicó bases de licitación para dos cadenas nacionales, ya lo hizo y el proceso se acabó, ahora puede hacer lo que considere mejor con el espectro.” 

Mientras tanto el nudo en la Constitución aleja a la ciudadanía de la posibilidad de contar con más opciones para mirar la televisión, aunque ese fue precisamente uno de los objetivos prioritarios de la reforma en materia de telecomunicaciones, según recuerda el analista Gabriel Sosa Plata.

El diseño de las licitaciones llevará tiempo, lo que indudablemente retrasará aún más la apertura de la televisión, de optarse por cadenas regionales el IFT tendría que hacer una nueva planificación del espectro a licitar, explicó Sosa Plata.

Pero el problema mayor no es el retraso, sino la incertidumbre jurídica.

De acuerdo con Gerardo Soria, la falta de claridad respecto a la caducidad del transitorio y por tanto del mandato constitucional podría derivar en una serie de litigios que podrían tardar años en resolverse e incluso llegar hasta la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Si un particular siente afectados sus intereses, detalla Soria, porque esta interesado en participar en la licitación de una cadena nacional y no por la adquisición de cadenas regionales puede demandar a través de un juicio de amparo la inconstitucionalidad de las bases de licitación.

“Dadas las circunstancias económicas del país la posibilidad real de que haya más opciones son las cadenas regionales, el problema es que tenemos una camisa de fuerza que se llama Constitución,” sostiene el presidente del IDET.

Para que el IFT pueda dividir el espectro y licitarlo en cadenas regionales sin ningún cuestionamiento tendría que hacer otra reforma a la Constitución, sostiene Soria.

No obstante, la experta en telecomunicaciones, Irene Levy, va más allá y sostiene que lo que dejó al IFT la “mala experiencia” de Grupo Radio Centro es precisamente la flexibilidad para poder licitar el espectro, no sólo en cadenas regionales, sino para ser usada por servicios móviles o lo que mejor considere.

El nudo en la Constitución o camisa de fuerza como le llama Soria es la herencia de un proceso licitatorio que el director de The Competitive Intelligence Unit, Ernesto Piedras, califica como fracaso.

En el inter entre la abdicación de Grupo Radio Centro y la necesidad de interpretar con certeza el mandato constitucional todos pierden.

El IFT pierde legitimidad, las audiencias no tienen más opciones y entre los interesados se desestima la confianza en que el siguiente proceso de licitación será  fluido como en otras partes del mundo, concluye Piedras.

 

MÁS INFORMACIÓN: Otra licitación fallida para el gobierno: Radio Centro se baja del barco. Nota de Arena Pública del 10 de abril del 2014.

Comentar