Políticas públicas

Columnas verdes de periférico ¿estafa medio ambiental en la CDMX?

Investigadoras de la UNAM concluyen que las columnas verdes del periférico son un greenwashs, una estrategia que pretende disfrazar de ecológico algo que no lo es para realizar un negocio.

08-11-2018 06:30 Por : Arena Pública
Los jardines verticales instalados sobre las columnas del periférico. Foto de Twitter: @AnnaDelAire
Los jardines verticales instalados sobre las columnas del periférico. Foto de Twitter: @AnnaDelAire

Bajo el argumento de una ciudad sustentable, la empresa Verde Vertical le vendió la idea al gobierno de la CDMX de una ciudad más verde, no obstante, en el fondo puede que no fuera más que un redondo negocio. 

El proyecto que consistió en rodear de plantas las columnas del segundo piso periférico fue señalado por diversos especialistas como un “green washing”, término usado para describir la práctica de vender un producto o idea como amigable con el medio ambiente, pero solo en apariencia, pues en el fondo, el interés es principalmente económico.

La polémica del proyecto que se inauguró en 2016 fue retomada por el periódico inglés The Guardian. A través de un artículo publicado el 30 de octubre de 2018, el medio extranjero se cuestiona si la idea de forrar de verde los pilares del periférico es una semilla de cambio a favor de un mundo más sustentable o simplemente es un cínico green washing. 

Foto: Vía Verde

El proyecto nació a raíz de una “demanda ciudadana”, o al menos así lo quisieron presentar quienes se encargaron de ejecutar las obras. En 2015 apareció en el portal change.org una petición dirigida al jefe de gobierno de la ciudad, Miguel Ángel Mancera, para transformar las columnas grises del segundo piso de periférico en áreas verdes. 

La petición estaba firmada a nombre de Vía Verde y utilizó al actor Luis Gerardo Méndez como imagen pública para atraer simpatizantes. A través de internet, el reclamo logró reunir más de 80 mil firmas y logró llamar la atención tanto de los medios, como del mismo jefe de gobierno.

 

Sin embargo, detrás de la supuesta demanda ciudadana se encontraba el arquitecto Fernando Ortíz Monasterio, director general de Vía Verde y fundador de Verde Vertical, compañía que desde hace algunos años construye muros verdes para el gobierno de la ciudad y para empresas particulares. 

Entre los proyectos que ha realizado la empresa y que presumen en su página de internet, destacan obras para la línea 5 del Metrobús, así como el jardín vertical ubicado en Avenida Chapultepec a la altura de Sevilla o el muro verde en vía principal de acceso al Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, ambos financiados por Nissan Mexicana.

Foto: Verde Vertical

Dentro de la misma petición en change.org, Vía Verde argumentó que de acuerdo con una votación en la que participaron 2 mil 400 personas vía internet, se votó por la opción que, de realizarse el proyecto, se financiara totalmente por la iniciativa privada a cambio de otorgarle a esta misma la capacidad de colocar publicidad en el 10% de las columnas. 

“Lo único que necesita Vía Verde para hacerse realidad son los permisos del gobierno de la Ciudad de México y del Estado de México”, sostenían en su petición. 

Miguel Ángel Manera les tomó la palabra y dio la autorización para la realización del proyecto. Sin licitación de por medio, la misma empresa que lanzó la petición por internet y convenció a miles de ciudadanos que su idea era buena, le fue otorgado la capacidad de explotar publicitariamente 100 columnas del periférico. 

 

Te puede interesar: Anticipan más cortes de agua para la CDMX, el preámbulo de una crisis, 7 de noviembre de 2018

 

¿Pero hubo beneficio ambiental?

De acuerdo con las investigadoras de la Universidad Nacional Autónoma de México, Georgina Cebey y Cecilia Calderón, Vía Verde no es más que un negocio gris por el poco valor ambiental que tiene. 

Vía Verde asegura que sus jardines verticales añaden 30 millones de m2 de nuevas áreas verdes a la ciudad, sin embargo, las especialistas explican que tapizar de plantas las columnas del periférico no pueden ser calificados como áreas verdes pues no cumplen con ninguna de las características detalladas por la Agencia para la Protección Ambiental de los Estados Unidos o la Organización Mundial de la Salud. 

Las investigadoras concluyen que Vía Verde sintetiza un greenwash o estrategia que pretende disfrazar de ecológico algo que no lo es:

La propuesta de los jardines verticales, más que respuesta a una iniciativa ciudadana realmente preocupada por la crisis ambiental de la ciudad, se perfila como un negocio diseñado previamente por empresarios.

 

MÁS INFORMACIÓN: Jardines verticales en la Ciudad de México: ¿semilas del cambio o cínico green washing?, The Guardian