El Observador

La oleada de noticias económicas positivas

10-04-2017 23:50

Desde hace un par de semanas se desató una oleada de noticias y de opiniones positivas sobre el futuro inmediato de la economía del país.

El punto de partida de esta ruta del optimismo económico fue la Convención Bancaria que se celebró en Acapulco del 22 al 24 de marzo con un tema ad hoc para ingresar de lleno a la temporada electoral: “Liberalismo versus Populismo”.

Allí Vanessa Rubio, la subsecretaria de Hacienda, no solo dijo que los riesgos de la economía vienen a la baja, sino que aseguró que “las dos preocupaciones que tenían las calificadoras están completamente disipadas y así nos lo han hecho saber”.

Con esta última frase, Rubio descartó cualquier reducción a la nota soberana de México por parte de las tres agencias calificadoras que en meses pasados pusieron en perspectiva negativa la calificación mexicana y que ha sido motivo de seria preocupación por parte de los inversionistas del país y del extranjero.

Vanessa Rubio, subsecretaria de Hacienda  

Las declaraciones de Rubio parecían tener la rúbrica de los mercados. El peso mexicano se ha venido revaluando consistentemente frente al dólar desde el 20 de enero cuando Donald Trump asumió la presidencia de los Estados Unidos.

Ese viernes 24 de marzo cuando Rubio aseveró tener el aval de las calificadoras, el peso se apreció 1% más y el dólar cerró a 18.78 pesos desde los 21.60 del 20 de enero.

 

 La Junta de Gobierno del Banco de México aprobó la entrega de un remanente al gobierno federal por 321 mil 653 millones de pesos

 

Solo pasó el fin de semana y al lunes siguiente, el 27 de marzo, vendría una ‘noticia bomba’ para las finanzas públicas. La Junta de Gobierno del Banco de México aprobó la entrega de un remanente al gobierno federal -por las ganancias cambiarias de 2016- por 321 mil 653 millones de pesos; una cifra histórica que, en el papel, le daría ‘la vuelta’ a las atribuladas finanzas públicas.

En esta ocasión, a diferencia del año anterior, el banco central se adelantó una semana en dar a conocer la entrega de este remanente al gobierno, aunque la ley establece que lo puede hacer hasta el mes de abril.

Pero la retahíla de noticias positivas apenas comenzaba. El jueves de esa misma semana, el 31 de marzo, Hacienda entregó a la Cámara de Diputados los llamados ‘Pre Criterios Generales de Política Económica’, el primer documento público rumbo al presupuesto para 2018, y que marca los pronósticos del gobierno.

 

Te puede interesar:
Inicia la cuenta regresiva para que disminuya la calificación crediticia de México,
8 de febrero del 2017

 

Si bien allí el gobierno reduce su estimado de crecimiento económico para este año a un rango de 1.3% a 2.3%, la noticia destacada desde el gobierno fue el anuncio de que en 2017 se logrará, por primera vez desde 2008, un superávit primario de 0.5% del PIB, una tasa mejor a la anunciada por el propio gobierno en su Paquete Económico 2017.

Y junto a ello, Hacienda pronosticó que este mismo año bajará la tan criticada relación de deuda pública amplia a PIB a 49.5%, incluso sin tomar en cuenta los remanentes recibidios unos días atrás desde el banco central.

Así que el adelanto de la subsecretaria Rubio en la reunión anual de los banqueros comenzaba a tomar forma y con ello también se robustecía el entusiasmo de algunos analistas del sector privado, particularmente en la banca.

En un reporte de Bancomer del 7 de abril titulado “¿Recogiendo los primeros frutos de la consolidación fiscal en 2017?”, los analistas Carlos Serrano y Arnulfo Rodríguez avalan el discurso de Rubio señalando el “compromiso del gobierno federal por un manejo más responsable y prudente de las finanzas públicas”.

Vanessa Rubio, mensaje de clausura de Convención Bancaria 2017

Con ello, dicen los analistas de Bancomer, se enviaría una señal positiva a las agencias calificadoras.

Esto es interesante y llamativo, porque en semanas anteriores las perspectivas de los analistas de Bancomer habían sido especialmente pesimistas sobre el crecimiento económico esperado para el año (1%) y sobre el logro de las metas gubernamentales de consolidación fiscal para este año, principalmente por el lado del gasto público.

A las cifras de finanzas públicas que se han difundido con mucho optimismo han venido otras más sobre la situación de la economía. El INEGI dio a conocer buenos resultados de las encuestas que levantó sobre la confianza del consumidor y de los empresarios para el mes de marzo.

 

Te puede interesar:
 
Proteccionismo financiero debilitará crecimiento económico: advierte jefe del BIS,
28 de febrero de 2017

 

Hay más confianza según estos resultados. Claro que no deja de llamar la atención la caída reportada en la inversión fija bruta (-1.6%) y en el consumo privado (-0.6%) durante enero, con un crecimiento (0.3%) en el Indicador Global de la Actividad Económica reportada por INEGI.

Pero la ruta del optimismo económico la marcó el propio secretario Meade en su discurso ante la American Chamber a mediados de marzo -antes de la Convención anual de los banqueros- cuando anunció que pronto sabríamos de buenas noticias.

Ya el secretario lo había anticipado: Desde un mejor arreglo con Trump para el TLCAN, hasta la posibilidad de inflaciones negativas, pasando por un mayor crecimiento del PIB y una importante reducción del déficit público.

La oleada de noticias económicas positivas está en marcha. Ya veremos.

 

Twitter:  SamuelGarciaCOM

Correo:  samuel@arenapublica.com

Comentar