El Observador

Trump, el silencio de Canadá y la inacción del gobierno

18-01-2017 21:12

Este viernes Donald Trump jurará como presidente de los Estados Unidos de América en medio de un clima de graves tensiones en el mundo después de una serie de amenazas del aún presidente electo.

Ayer el diario español El País encabezó su edición con un titular que refleja estas tensiones: ‘Europa convoca a la unidad ante las amenazas de Trump’. Y en su texto editorial intitulado ‘Trump contra Europa’, el rotativo español no se fue por las ramas ante las amenazas de Trump:

“A las andanadas contra México y China, países a los que ha señalado como enemigos comerciales y amenazado con aranceles punitivos, el próximo presidente ha sumado ahora un duro ataque contra la Unión Europea y la OTAN… Ahora tendremos en Washington un presidente que simpatiza con los eurófobos, alienta la división europea y alimenta la tensión trasatlántica. Europa no puede seguir ignorando la evidencia, ni esperando que todo quede en nada. Debe expresar en voz alta su preocupación por la concepción del continente y el rumbo de las relaciones trasatlánticas y hacer llegar a su Administración un mensaje nítido y rotundo sobre su determinación de actuar unida en defensa de los intereses de los europeos”.

El gobierno mexicano ha estado lejos de una posición diplomática firme frente a los recurrentes agravios del excéntrico e ignorante Trump y de las amenazas comerciales y de inversiones que no ha parado de lanzar en contra de México y de su economía.

Las amenazas de este personaje van en serio y el futuro económico de México ya se ha visto empañado con daños reales por la paralización o posposición de inversiones extranjeras y de connacionales para la exportación a Estados Unidos con consecuencias sobre el crecimiento económico que veremos en los próximos meses. El daño está hecho, pero es solo el comienzo.

Trump ha dicho en reiteradas ocasiones que el Tratado de Libre Comercio de America del Norte, TLCAN, “es un completo desastre” y que buscará renegociarlo a partir de este mismo viernes 20 de enero, además de su intención de reducir impuestos para hacer más competitiva la inversión en suelo estadounidense. Pero tal parece que el mensaje de Trump sobre el TLCAN es uno dirigido solo a México, no a Canadá.

Y es que Canadá es clave como proveedor energético de Estados Unidos. No solo es el principal proveedor de petróleo crudo a la Unión Americana, sino también de gas natural y de electricidad, además de abastecer de diversos produtos petroleros refinados. Un dato es revelador de la relación comercial entre Estados Unidos y Canadá: Ambas naciones comercializan más de 700 mil millones de dólares al año en bienes y servicios; y son dos economías altamente integradas en sus mercados laborales, comerciales y de inversiones.

En las últimas horas el ministro Trudeau expresó su beneplácito por la llegada de Trump al gobierno estadounidense y su convicción de que ambos construirán una relación que integre aún más a sus economías. Claro que también Trudeau hizo un cambio en la cancillería canadiense nombrando a Chrystia Freeland, quien era la ministra de Comercio Internacional, una diplomática conocida por su experiencia y solidez y una política declarada enemiga de Rusia; con lo que Trudeau y el gobierno canadiense envían el mensaje de que Canadá defenderá sus intereses frente al vendaval y a las tensiones internacionales que se avecinan.

Pero respecto del TLCAN, Canadá no ha dicho ni pío porque el gobierno de Trudeau se siente confiado de su relación comercial con Estados Unidos y cree que Canadá no está en la mira de Trump, ni siquiera cuando el presidente electo ha criticado duramente el TLCAN.

Sin embargo la pregunta importante es ¿qué está haciendo México con esta situación porque el TLCAN es trilateral?

México no puede, ni debe, sentarse a negociar con los estadounidenses ningún aspecto del tratado sin la presencia de los canadienses. El asunto es que la cancillería mexicana no ha hecho, hasta ahora, ningún trabajo diplomático serio con Canadá respecto de las graves amenazas de Trump sobre la relación comercial con México.

Una señal importante en momentos como éstos, sería que la Cancillería invite a Trudeau a México, o que Peña Nieto realice una visita de Estado a Canadá. Sin embargo pareciera que la estrategia mexicana, a unas cuantas horas de que Trump asuma la presidencia con todo y sus amenazas, aún está en pañales.

Gasolinas y Mancera

En Mexicali el asunto de las gasolinas y la política siguen incendiando el clima local. Por un lado continúa la escasez de combustibles y, por el otro, ya desde hace varias semanas el principal noticiero de la televisión local viene dándole un amplio espacio a ¡Miguel Angel Mancera!

Comentar