El futuro a ser definido por el líder

09-05-2018 15:30

Una de las visiones más simplistas de lo que hará López Obrador, de llegar a la presidencia del país, consiste en que el carismático interprete del pueblo solucionará rápida e infaliblemente los problemas de pobreza, inseguridad y corrupción que asolan al país, con tan solo su voluntad política y la fuerza de su ejemplo.

En el extremo opuesto están quienes ven llegar la República Bolivariana, sin libertades económicas y políticas, donde privarán las expropiaciones, la censura, la destrucción de las instituciones y, en suma, la dictadura. Estás perspectivas tan disímbolas tienen un elemento en común: se nutren de las sustanciales indefiniciones de lo que el líder y su partido van a hacer.

Tómese como ejemplo la plataforma electoral y programa de gobierno de la coalición Morena-PT-PES registrada ante el Instituto Nacional Electoral (INE), Proyecto Alternativo de Nación 2018-2024, que postula a López Obrador. Más allá del carácter general que suele tomar un documento de este tipo, se encuentran planteamientos que invitan a interpretaciones muy distintas.

 

Te puede interesar: Todos por México ¿Más de lo mismo?, Texto de Rodolfo de la Torre

 

Para empezar, la plataforma, fruto del trabajo de un “grupo amplio de especialistas” no integra la de los tres partidos de la coalición, sino sólo toma la de uno, MORENA, y ésta a su vez responde a una convocatoria unipersonal, la de su Presidente ¿Democrático ejercicio de planeación o embudo ideológico?

El documento presenta múltiples disonancias. Por ejemplo, con base en una diversidad de fuentes, reconoce que la economía ha crecido, que ha habido una reducción en la pobreza extrema, que se ha alcanzado una balanza agropecuaria positiva, que se han incorporado un gran número de trabajadores al empleo formal y que la inflación ha convergido a las metas del Banco de México, entre otras cosas.

Sin embargo, la insuficiencia de estos y otros logros es confundida con que “en México no hay nada bueno que contar” ¿Lo bueno que cuenta la propia plataforma de MORENA, no cuenta?

El diagnóstico del documento es quizás la parte de mayor consistencia. Para MORENA, el problema crucial de México es la pobreza: sin atenderla no es posible enfrentar los demás retos. Esta pobreza se asocia a un mercado laboral con remuneraciones bajas, decrecientes y cada vez más desiguales.

 

Te puede interesar: Pregunta a menores de 45 años ¿Qué significa expansión económica?, Texto de Fausto Hernández

 

Si bien la magra productividad laboral puede encontrarse detrás de este fenómeno, ésta se explica por una baja inversión en infraestructura derivada de la presencia de oligopolios, el exceso de regulaciones, la inseguridad y la falta de un verdadero estado de derecho. A la par, existe un muy ineficiente gasto social que prácticamente ha dejado inalterada la pobreza.

Desafortunadamente, las propuestas que se derivan del diagnóstico están apenas sugeridas. Parece que la dirigencia de MORENA registró un documento que, en el afán de la brevedad, dejó fuera la sustancia de lo que hará historia.

Los 200 especialista que ayudaron a conformar 100 programas, detallados en un documento previo de entre 400 y 600 páginas (no oficial), no libraron el corte ni para “un simple catálogo de propuestas” ante el INE.

 

La alianza de López Obrador hacia la presidencia

 

Por supuesto, para alguien será fácil decir que no hay que buscar lo que hará MORENA en su plan de gobierno, sino en otras fuentes (¿!). Esto, claramente, es un caldo de cultivo para que proliferen distintas versiones de lo que representa un compromiso, con sus respectivos voceros e intérpretes. Discrecionalidad pura.

Pese a ello, hay ejes de acción identificables: reasignación y elevación de la eficiencia del gasto público para invertir en capital físico y humano, particularmente en infraestructura y en la educación media superior y superior.

El financiamiento de estas políticas provendría de un gasto más austero en un marco de estabilidad macroeconómica y respeto al estado de derecho, en particular a la propiedad privada.  

Sin embargo, junto con ello hay acciones que, por poco definidas, son preocupantes: acceso a la universidad a todos los que aspiren a estudiar (¿Ignorando el mérito individual?), autosuficiencia energética y alimentaria (¿Cierre al exterior con ineficiencia productiva?), todo ello en un marco en donde el Nuevo Gobierno Democrático no será rehén del Poder Legislativo (¿Fin al equilibrio de poderes?).

Si hubiera que resumir la idea central que anima la propuesta presentada ante el INE por la coalición MORENA-PT-PES, esta sería la de combatir el poder monopólico y los privilegios políticos para que, en el marco de la estabilidad económica y el respeto a la ley, el gobierno redistribuya e impulse oportunidades de desarrollo entre regiones, sectores y personas.

Sin embargo, también cabe la idea de construir una economía donde la iniciativa individual pase a segundo plano, esté significativamente cerrada y manipulada por la acción gubernamental y sea conducida por decretos presidenciales.

Esto, ciertamente, no es una revolución mágica, pero si una perturbadora incertidumbre.

 

Twitter: @equidistar

Comentar