Exageraciones y mentiras electorales

29-03-2018 09:19

Margarita Zavala está a seis puntos del abanderado del PRI y pronto lo rebasará”. “José Antonio Meade se encuentra en segundo lugar en las encuestas y capitalizará el voto contra López Obrador”.

Estas afirmaciones son una muestra de proposiciones parcialmente basadas en hechos, pero fundamentalmente exageradas, que inundarán los medios y las redes sociales cuando las campañas electorales se desplieguen a plenitud.

Información más mesurada provendrá de evitar estos extremos, de manera que habrá que buscar un “justo medio” que no provoque optimismos o pesimismos infundados.

La empresa Parametría, que suele publicar sus resultados en El Financiero, situó a principios de marzo a Zavala con 10% de la intención de voto y a Meade con 16%. Por su parte, Pauta Encuesta levantó a fines de febrero un sondeo, por encargo del diario 24 HORAS, que dio el segundo lugar a Meade con 28% de la intención de voto, por arriba del 25% de Anaya.

Abundan las interpretaciones sobre el sesgo premeditado de estas y otras encuestas, pero un análisis cuidadoso puede atribuir sus diferencias a errores estadísticos. Para moderar tales errores pueden utilizarse promedios de encuestas.

Existen diversas encuestas de encuestas (poll of polls) que al agregar sondeos filtran su “ruido” y clarifican la “señal” tras ellos. Una particularmente transparente es la de https://oraculus.mx/ . Sus resultados muestran consistentemente una importante y creciente ventaja de López Obrador (con 40% de la intención de voto a finales de marzo), Anaya en segundo y con votación probable fluctuante (28%) y Meade en un persistente tercero y en declive (22%).

Otros ejercicios como los de Bloomberg y El País, también atenúan el ir y venir de las cifras y proporcionan un panorama más estable.

 

Te puede interesar: Arrancan las campañas presidenciales; tendremos más de 21 millones de spots electorales, 28 de marzo del 2018

 

Por supuesto, las personas pueden seguir seleccionado las encuestas que confirmen su prejuicio, e incluso difundirlo con la propagación de información falsa. Más aún, parte de la operación política de los candidatos es inventar “noticias” que debiliten a sus contrarios.

En esta guerra sucia, personas razonables y bien intencionadas terminan siendo consumidoras y repetidoras de “fake news”. Para estas situaciones, es útil verificar la información y evitar diseminar rumores. Sin embargo, la corroboración de datos es costosa y no todos los que quieren pueden hacerlo a profundidad.  

Debido a la proliferación de textos, memes y videoclips que descalifican con falsedades a los candidatos y su entorno, es particularmente bienvenida la iniciativa https://verificado.mx/ que corrobora información sospechosa a pedido de las personas.

Surgida de Animal Político, Newsweek en Español, Pop Up Newsroom y AJ+ Español, y a la que se han sumado más de 60 participantes de todo tipo, evidentemente, la iniciativa no es dueña de la verdad, pero sin duda proporciona un servicio útil, sobre todo porque sus participantes se fortalecen entre sí a partir de su diversidad y diferencias.

Competidores en el mundo digital como Facebook y Google participan en la verificación, así como universidades públicas y privadas (el CIDE y el Tec de Monterrey son ejemplos) prensa con distinta línea editorial (el caso de Proceso y Milenio), radio y televisión muy disímbolas (Radio UNAM y Televisa) y organizaciones de la sociedad civil nacionales o con raíces en el exterior (Mexicanos contra la Corrupción y Oxfam-México, por ejemplo). Esto permite una visión plural del entorno político, siempre impulsada por las inquietudes de los usuarios de información que demandan aclaraciones.

 

Te puede interesar: Las noticias falsas viajan rápido, son 70% más probable de ser compartidas que las reales, 12 de marzo del 2018

 

De las primeras cuarenta y seis investigaciones disponibles en el sitio de Verificado, 21 de ellas involucran a López Obrador, 13 a José Antonio Meade, 3 a Anaya y 9 a otros personajes. La razón principal es que AMLO ha sido sujeto de un mayor número de invenciones que no resisten la prueba.

Un ejemplo de lo anterior es la afirmación de que su hijo, Andrés Manuel López Beltrán, maneja un Lamborghini de cientos de miles de pesos. Para sostener lo anterior, se han proporcionado fotos que han resultado ser montajes, aunque para algunos ha bastado el mero dicho para propagar el infundio.

Los sitios de Oraculus, Bloomberg, El País y Verificado no van a cambiar el parecer de los electores, pero pueden ayudar a personas racionales a conocer mejor las bases sobre las que construyen y transmiten algunos de sus juicios.

Su labor, por supuesto, no es perfecta. Es posible que el hijo de AMLO sí posea un Lamborghini que maneja por las madrugadas, es factible que José Antonio Meade esté más ligado de lo que parece a la Estafa Maestra, o que Anaya sí haya hecho la autocompra de un terreno. Esto no lo sabremos por estas iniciativas. Habrá que consultar otras.

Mientras tanto, ya sabemos los lugares que establemente ocupan los principales candidatos al inicio de sus campañas, conocemos que no es exacta la afirmación de Meade de que la economía creció más de lo esperado, que la fotografía de Anaya con poca ropa es guerra sucia contra él, y que tampoco la esposa de López Obrador maneja un auto de lujo.

No sólo eso, también sabemos que cualquiera puede caer en la tentación o la trampa de difundir falsedades, como les ocurrió a los expresidentes de México y Colombia, Calderón y Pastrana, que difundieron un “comunicado” probando la supuesta intervención venezolana en las elecciones de sus respectivos países.

Por favor cuídese.

 

Twitter: @equidistar

Comentar