Salario Rosa: hacia un semáforo rojo de 'México Cómo Vamos'

30-05-2017 16:41

El Estado de México ha sido uno de los estados más favorecidos financieramente en los últimos 10 años.

Baste recordar que el cambio en la fórmula de participaciones federales en el sexenio anterior lo favoreció enormemente aunque indebidamente, pues la intención era que el factor población no fuera la variable fundamental en definir el monto a asignar.

Al final en la H. Cámara de diputados se “chamaquearon” a muchos legisladores de los estados perdedores. Recuerde que para entonces el gobernador de ese estado era Enrique Peña Nieto.

Tal vez por eso, por extraer muchos recursos de la federación sin incurrir en ningún costo político de recaudar, se promete un salario rosa que, como bien afirma Samuel García en su columna de El Universal, nadie sabe a ciencia cierta en qué consistirá y cuáles serían sus reglas de operación.

 

Tarjeta salario rosa, repartida como promoción de la  campaña de Alfredo del Mazo. 

 

Lo que acá llama la atención es cómo los estados, sin excepción, prometen muchos programas sociales cuando sus recaudaciones propias van a la baja, como es el caso del Estado de México.

Este programa pasaría a constituirse como uno más en toda la amalgama de los más de 5,400 programas sociales que ha contabilizado el CONEVAL.

Es decir, probablemente fragmentaría aún más la política social sin siquiera medir el impacto ex ante que tendría sobre el alivio de la pobreza y la desigualdad económica.

En el futuro, esté usted seguro, seguiremos presenciando estos programas. Pulularán por todos los estados. El CONEVAL tendrá mucha 'chamba' para seguir añadiendo a la lista mencionada.

¿Cuándo terminará esto? Cuando exista una nueva crisis de finanzas públicas estatales. Será entonces cuando la clase política acceda a cambiar la manera como se dan hoy día las finanzas públicas intergubernamentales.

 

Te puede interesar:

 La trampa del "salario rosa"
Samuel García, 15 de mayo de 2017 

 

El origen del problema está en la indefinición de responsabilidades entre órdenes de gobierno. Esto origina naturalmente que no pueda definirse un esquema adecuado de financiamiento de dichas actividades.

Y mientras esto no se arregle, la ciudadanía tendrá que soportar este tipo de ocurrencias (que las tienen todos los candidatos a gobernadores de todos los estados). Y los gobernadores, por su parte, a seguirlos ofreciendo pues a ellos el dinero se los da la federación.

Mientras, estos programas con fines electoreros y populistas (y sorprende que ¡todos se acusan entre sí de lo mismo!) proliferan a lo largo de toda la república.

 

Te puede interesar: 
Casi se triplican programas sociales "sin ton ni son" en la última década,
24 de abril de 2017 

 

El problema es que la mayor parte de ellos se introducen como irreductibles, por ello cuando exista una crisis financiera, su remoción resulta difícil por lo que normalmente se reduce el presupuesto en infraestructura, con lo que se detiene el crecimiento económico del estado y se convierte en un círculo vicioso. Al final, ni se resuelve la pobreza (¡contamos con 70 años de evidencia!) ni se construye infraestructura, ni se reactiva crecimiento.

En fin, el salario rosa se propone sin un plan económico que nos diga cómo se piensa generar empleo y reactivar la economía en esa entidad.

El organismo México Como Vamos ha reprobado al Estado de México en estos renglones. Sin crecimiento económico su salario rosa, se reflejará en un semáforo rojo de esta prestigiada organización (MCV). 

Comentar