El mañana de Morena

29-08-2017 13:34

Las izquierdas en las democracias suelen obtener buenos resultados cuando hacen alianzas con el centro político.

Los ejemplos así lo dejan ver en las viejas democracias de Europa y en las nuevas del sur de este continente y de América Latina.

 

AMLO ha demostrado que en el partido MORENA las piezas sólo se mueven cuando él lo indica.

 

Cabe pues la reflexión sobre el futuro de Morena, partido cada vez más fuerte en el escenario nacional. Un triunfo de Morena en 2018 -con Andrés Manuel- como presidente, acriollaría al partido, pero no garantizaría la poderosa figura de AMLO en él, dada la lucha cruenta por el poder.

El Movimiento de Regeneración Nacional es un partido unipersonal y ello, tiene límites biológicos.  No se mueve una hoja del árbol si AMLO no lo ordena y autoriza. El dos veces candidato presidencial se llevó un buen caudal de votos, aunque no ganara.

Un cálculo sencillo ubica el capital político de López Obrador con más de una decena de millones de votos en su trayectoria pasada, sino es que aún más. Esto viene a cuento porque en las elecciones locales no le ha ido nada mal a Morena.

Pongamos el caso de Veracruz, del Estado de México y de la Ciudad de México. Además, en los estados sureños, goza de una fuerza significativa -aunque no necesariamente ganen las contiendas. Así quedó demostrado en la elección presidencial de 2006 y de 2012.

 

Te puede interesar: La salida que propone López Obrador (III), 30 de junio de 2017.

 

Es notable lo logrado por AMLO, pero en un formato de tres partidos/candidatos competitivos es difícil que gane o por lo menos no está asegurado.

Con cuatro partidos/candidatos competitivos la historia es otra. Un independiente que no gane pero que atraiga entre cuatro y ocho puntos porcentuales bien podría cambiar el escenario de varios partidos de los llamados fuertes, incluido Morena.

El punto es que todo puede suceder en Morena. La verdad es que López Obrador conserva sus bases electorales. Y si bien se ve el crecimiento notable de Morena, el triunfo no está asegurado.

Sin embargo, hay que decir que la “radiografía” de la encuesta de Buendía & Laredo de El Universal pone a AMLO a la cabeza con 23%, seguido por el PAN con 19%, el PRI con 16% y al PRD en un lejano 6%. Desde luego es de tomarse en cuenta que, en la misma encuesta, tan sólo el Verde -aliado del PRI- se lleva 5%.

 

Te puede interesar: AMLO: ¿Epicentro político?, 13 de marzo de 2017.

 

Ahora bien, este partido tiene sus dilemas. El más evidente lo representa la figura del exsenador y exgobernador Ricardo Monreal que, siendo dueño de una personalidad y conflictiva y controversial, aspira a llevarse la candidatura a jefe de gobierno de la ciudad de México a toda costa.

El pasivo de Monreal son sus enemistades y desencuentros con una buena parte de la ciudadanía de la que fuera su delegación -la Cuauhtémoc. Pero su talante, bien podría alienar a los sectores de centro-izquierda en la Ciudad de México.

Aún más, Monreal solicita el retiro de Claudia Sheinbaum de la lucha por la Ciudad de México. Parece no darse cuenta de que estas jugarretas políticas ya tienen un expediente caduco en la joven democracia mexicana. Desde que militó en el PRI es muy dado a la política de la confrontación y al juego de fuerzas de suma-cero.

¿Podrá Morena solventar este tipo de conflictos -como el de Monreal- que se irían a la estratósfera si gana AMLO en 2018? (no se descarte una salida de Monreal de Morena si la situación no los favorece).

 

Ricardo Monreal puede ser un fuerte contendiente para Jefe de Gobierno de  la Ciudad de México.

 

Lo que está claro es que la figura de AMLO, crecida por su primerísimo lugar en la estructura de Morena, no aminorará los conflictos reales y potenciales, sino que, muy al estilo de las antiguas tribus y sus dirigentes, los exacerbará.

La moneda está en el aire. López Obrador busca con denuedo y argucias no siempre afortunadas, la descalificación de los adversarios y eso limita -tal vez significativamente- la masa crítica que pudiese llevarlo a ganar la presidencia en una coalición centro-izquierda.

 

Te puede interesar: Libro del mes: Jorge Zepeda Patterson, Los Suspirantes 2018, 26 de junio de 2017.

 

Su talante y personalidad son demasiado contraintuitivas con su estilo personal de gobernar.

No se olvide que al menos hay una figura paralela a la Andrés Manuel y se llama Ricardo Monreal. El propio Monreal arguye que AMLO fue “parcial” en la encuesta de Morena en la Ciudad de México.

 

@CJonesTamayo

Comentar