Economía

"No nos gusta lo que vemos", dice Draghi; alista recorte de tasas y abre la puerta a nuevas medidas

Ante una fuerte desaceleración de las manufacturas y una inflación por debajo del objetivo, el Banco Central Europeo dijo estar "determinado a actuar".

26-07-2019 13:52 Por : Arena Pública
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, en conferencia de prensa en Francfort el jueves 25 de julio (@ECB)
Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, en conferencia de prensa en Francfort el jueves 25 de julio (@ECB)

¿Por qué es importante?: La Unión Europea ha sido una de las zonas que mayor desaceleración ha enfrentado en los últimos trimestres, por lo que están en camino nuevas medidas de política monetaria hacia las próximas semanas, incluyendo recortes en las tasa de interés, entre otras acciones.

¿Qué ocurrió?: En una conferencia este jueves, el Presidente del Banco Central Europeo (BCE), Mario Draghi, recalcó que no se han obtenido buenos resultados principalmente en la manufactura, que ha entrado en una profunda desaceleración, y una inflación persistentemente por debajo del objetivo del 2%, con perspectivas no muy buenas para el mediano plazo. "Básicamente, no nos gusta lo que vemos en el frente de la inflación", dijo Draghi.

Con un mensaje dovish, Draghi advirtió que en septiembre el BCE dará estímulos de liquidez con el fin de que la inflación vuelva a su objetivo y se reduzca la inestabilidad del sector industrial. “Tal como hicimos en nuestra reunión de marzo, nos aseguraríamos de que la política monetaria continúe acompañando a la economía, ajustando nuestras orientación de tasas de interés para reflejar las nuevas perspectivas de inflación”, dijo Draghi en su conferencia en Fráncfort, reportó Reuters

En un comunicado, el BCE dijo que "tiene la determinación de actuar" para asegurar que la inflación avance hacia su objetivo de manera sostenida. Las tasas de inflación persistentemente han estado por debajo del objetivo del banco central con una desaceleración de la economía que no han logrado controlar. El BCE dijo en su comunicado que las tasas de referencia "se mantengan en los niveles actuales o en niveles inferiores al menos hasta el primer semestre de 2020".

El estado de las cosas: The Wall Street Journal publicó este jueves que "el BCE dijo que había pedido a los comités de personal que examinaran las opciones de políticas, incluido el posible diseño de un nuevo programa de compra de bonos. Anteriormente ha utilizado dicho lenguaje para indicar que una nueva acción es inminente"

Citando a analistas del ING Bank, el WSJ dice: "Ahora parece cada vez más que la reunión de septiembre no solo traerá una sola medida, sino más bien un paquete de varias medidas".

Sin embargo no todo está decidido. "Draghi indicó que algunos funcionarios del BCE se habían opuesto a partes de la declaración de política del banco el jueves", publica el WSJ. Y es que hay duros críticos sobre los programas de estímulos monetarios porque argumentan que perjudican la economía manteniendo empresas improductivas con abundancia de dinero.

"El presidente del banco central alemán, Jens Weidmann, ha sido un crítico abierto de las compras de bonos del BCE, aunque ha suavizado su tono en los últimos meses", cita el WSJ.

¿Qué hay que ver?: El BCE realizará su próxima reunión de política monetaria el 12 de septiembre. Los mercados han reaccionado a un muy probable recorte de tasas europeas en septiembre y a la posibilidad de que el BCE pudiera aplicar medidas de estímulo adicionales. Este viernes el euro cayó 0.2% frente al dólar a 1.112 dólares, cerca de un mínimo de dos años.

La señal del BCE alienta a otros bancos centrales, incluyendo la Reserva Federal y al Banco de México, a seguir su camino. "Los operadores de futuros de tasas de interés ven una probabilidad de un 79% de reducción de 25 puntos básicos" el próximo 31 de julio cuando se reuna el Comité de Mercado Abierto de la FED, djjo Reuters.

El factor más importante: Un editorial de este jueves del WSJ pone el punto sobre la íes ante las presiones políticas que enfrentan los banqueros centrales en EU, la UE o GB: "El peligro es que los bancos centrales perderán la sincronización entre sí, con consecuencias impredecibles para los tipos de cambio, los flujos de capital y el crecimiento".