Econokafka
Economía, política, historia.

Panorámica de la ineptitud: Naim, Pisa, gasolina

09-01-2019 07:16

En pocas semanas, López Obrador acumula varias decisiones ineptas, algunas invisibles pero muy costosas.

Un gasolinera con largas filas de vehículos en la Ciudad de México (Foto: Twitter)
Un gasolinera con largas filas de vehículos en la Ciudad de México (Foto: Twitter)

La nueva administración obradorista está ofreciendo una inusual panorámica de la ineptitud gubernamental, con todos sus costos.

Los gobiernos muchas veces son ineptos, por supuesto, puesto que el administrador público maneja recursos que no son propios y sus incentivos pueden no estar alineados con aquellos que se supone sirve (hay un incentivo para colocar parte de esos recursos en beneficio personal, por ejemplo), pero hasta en los peseros hay rutas.

La gran mayoría de las ineptitudes del gobierno son muy costosas, pero invisibles. No se perciben porque entran en el amplio terreno del “hubiera”. Si México hubiese mantenido el libre comercio con Estados Unidos establecido en la Segunda Guerra Mundial en lugar de cancelar el acuerdo terminado el conflicto, el PIB per cápita sería mucho más elevado. Si López Portillo no se hubiese empecinado en defender la paridad del peso frente al dólar como un perro, no habría endeudado al país de forma brutal, lo que se pagó por años con una feroz crisis.

No hay forma de que la población, la que paga por las pequeñas y grandes ineptitudes, considere la alternativa, lo que hubiera ocurrido con una política económica más acertada. Para llevar apenas cinco semanas en el gobierno, Andrés Manuel López Obrador ya acumula varias decisiones ineptas. La mayoría, como suele ser el caso, son invisibles, aunque sus costos futuros serán gigantescos. Pero por lo menos una ya tiene un costo visible e inmediato.

 

El retroceso educativo

Quizá el más costoso en un horizonte de largo plazo será la abrogación de la Reforma Educativa. El apoyo electoral del magisterio a la causa obradorista mantendrá la pobreza (académica y de ingresos) entre los estudiantes. Aquellos maestros retirados de las aulas (a labores administrativas) regresarán a (mal) enseñar, aquellos que no habían logrado una promoción por méritos, la alcanzarán por antigüedad.

También regresaría la herencia y venta de plazas. Esa larga escalera clave en la movilidad social, la educación para los que menos tienen, se mantendrá con muchos escalones faltantes. Por lo tanto, muchos no podrán subir, en algún peldaño se quedarán atorados o incluso caerán más bajo.

 

Te puede interesar:

Banxico pone en tela de duda el plan de negocios de Pemex

 

A nivel agregado el costo será una menor productividad, y por lo tanto menor crecimiento del PIB a largo plazo. Un México menos rico de lo que pudo ser, claramente reflejado en una población más pobre de lo que hubiera sido. México seguirá siendo el último lugar en las pruebas internacionales como Pisa. Realmente, ningún cambio sustantivo (que con la Reforma Educativa habría tomado años, con un progreso lento) y por ende invisible.

 

El laberinto AICM - Santa Lucía - Toluca

Ciudad de México, 2024. Lo que no será, ese hubiera, sería viajar de Nueva York a Oaxaca vía el hub internacional ubicado en Texcoco, observando desde el aire esa extraordinaria “X” diseñada por Norman Foster. La realidad será un viajero estadounidense que viajará a Oaxaca vía Miami, Houston, Dallas o incluso Panamá, para evitarse la pesadilla de bajar en plena Ciudad de México con su desastroso aeropuerto, el NAIM, para tener que pasar migración… y entonces iniciar el caro y largo trayecto a Santa Lucía o al aeropuerto de Toluca, para finalmente llegar a su destino. O, claro, se irá de vacaciones a otro país.

Ese costo no será totalmente invisible, puesto que existirá la clara alternativa de lo que iba a ser, y que por un capricho personal de López Obrador fue cancelado. El cálculo de José Antonio Meade se enfocó en ese hubiera y llegó a la espeluznante cifra de 145 mil millones de dólares.

Un costo astronómico que, por supuesto, pagará el país entero por muchos años. Dado que el triángulo AICM-Santa Lucía-Toluca no tendrá la misma capacidad que hubiera tenido el NAIM de Texcoco, por más que el presidente López Obrador piense que seis pistas son más que tres, habrá que esperar a un nuevo gobierno con una solución similar al NAIM. Mientras tanto, ese triángulo será un monumento conjunto a la ineptitud gubernamental.

 

Te puede interesar:

Dos caminos: Brasil buscará privatizar refinerías para aliviar gasto público, México construirá más

 

Desabasto de gasolina

Pero es el desabasto (esa palabra que no gusta al gobierno) de gasolina lo que hoy es la ineptitud evidente para la población: es inmediata en la cotidianidad y sus efectos, independientemente de las consecuencias de mediano y largo plazo.

Dicha ineptitud es notable. De entrada, la decisión correspondiente era innecesaria. Si se trataba de combatir el robo de combustibles, lo mejor era proceder con una estrategia cuidadosamente planeada y ejecutada, con los costos considerados y alternativas diseñadas. En cambio, la premisa gubernamental fue que sin distribución de gasolina se frenaba el huachicoleo, algo así como cerrar los bancos para evitar los asaltos.

Los resultados están a la vista. Lo peor es que el gobierno insiste que salen más baratas las albóndigas que el caldo, y que vale la pena persistir.

La otra posibilidad, complementaria, es que la importación de crudo y gasolinas se redujo sustancialmente a partir de la toma de posesión de López Obrador, dada su obsesión por la autosuficiencia energética. Crudo ligero para alimentar las refinerías mexicanas de gasolinas para cubrir el resto de la demanda nacional. Presumir un desplome de esa dependencia a los pocos meses de gobierno, de haber sido el objetivo, de nuevo representó el clásico balazo en el pie.

 

Te puede interesar:

Apuestan británicos por energía limpia en México, mientras AMLO va con hidrocarburos

 

Es esta clase de acciones ineptas las que destruye la reputación y popularidad de un gobierno. No hay forma de dorar la píldora. Los intentos de tapar el sol con un dedo solo motivan simultáneamente hilaridad y enojo, como es la obstinación en decir que no se trata de un desabasto, sino de un retraso en la distribución.

Es imposible siquiera tratar de estimar el costo de esta ineptitud, como también lo es con la contrarreforma educativa o la cancelación del NAIM. Las horas perdidas buscando gasolina, todas las actividades económicas obstaculizadas por el desabasto, no se pueden medir. Lo cierto es que es mucho mayor que los ahorros presumidos por López Obrador.

Lo indudable es que, con apenas pocas semanas de gobierno, ha demostrado la muy amplia panorámica de la ineptitud.

 

@econokafka

ACERCA DEL AUTOR
Sergio Negrete
Doctor en Economía (Essex, Reino Unido), Licenciado en Economía (ITAM) y Licenciado en Ciencias de la Comunicación (UNAM). Profesor-Investigador en el ITESO.Fue funcionario en el Fondo Monetario Internacional y en el gobierno de México.
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Enero 2019 >>
D L M M J V S
  
01
02

03

El costo de cancelar el NAIM (las estimaciones de Meade)
04
05
06
07
08

09

Panorámica de la ineptitud: Naim, Pisa, gasolina
10
11
12
13
14
15

16

Balazo en el pie: gasolina
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31