Tiempo extra
Análisis y anécdotas del mundo deportivo. Un enfoque diferente sobre todo lo que pasa en el campo y fuera de él. La táctica, técnica y polémica del deporte. Este blog es un espacio libre para intercambiar opiniones.

El rey no perdona

31-10-2018 18:33

Luego de una vibrante temporada en las Grandes Ligas y una Serie Mundial que a pesar de que no fue más allá de un juego 5, mantuvo al aficionado enganchado durante cada inning que se disputó; toca reflexionar sobre lo que representa para los otros 31 equipos que se quedaron cortos en levantar el trofeo del clásico de otoño.

La temporada de Boston fue espectacular, por no decir perfecta. Con el manager puertorriqueño Alex Cora debutando en este cargo, una ofensiva con infinidad de bates peligrosos y una rotación de primera; los Red Sox no encontraron oposición alguna en su camino hacia su cuarto campeonato en los últimos 14 años.

Por otro lado, equipos como Yankees, Astros y Cubs, no pudieron replicar en la postemporada, lo que venían haciendo durante la campaña regular. Nueva York, Houston y Chicago contaban con nóminas que les exigían pelear por el título. Sin embargo, es difícil pensar que ganando 100 partidos como fue el caso de la novena del Bronx, tengas que disputar el juego de comodín. Houston, por su parte, tuvo una campaña espectacular ganando 103 partidos.  Barrió a una novena complicadísima en la serie divisional de la Liga Americana, como es la de Cleveland, pero al final se fue con las manos vacías.

En Oakland y Milwaukee el castigo fue aún más severo. Los Brewers ganaron la que es probablemente la división más complicada de todas las Grandes Ligas, la  central de la Liga Nacional. No fueron suficientes 162 partidos y tuvieron que ir a Wrigley Field para adjudicarse el banderín. Con una de las nóminas más bajas de la MLB, este equipo encabezado por el futuro MVP Christian Yelich, no pudo alcanzar  la Serie Mundial traes caer en 7 juegos ante los Dodgers, teniendo que esperar otro año para poder conquistarla por primera vez.

La ‘cenicienta’ de la temporada, no podía ser otro que los Atléticos de Oakland. No sólo contaban con la nómina más baja de toda la MLB, sino que estaban pronosticados a terminar en el fondo de su división. Mantuvieron una intensa pelea por el título divisional con los campeones Astros y lograron amarrar uno de los dos comodines de la Liga Americana, en una de las sorpresas más grandes de las últimas temporadas. Tras 97 victorias, Oakland se despidió de la postemporada en tan sólo un día, tras ser derrotados por los Yankees en el juego de comodín.

En Los Ángeles, los Dodgers vivieron una temporada llena de altibajos. Partían como favoritos en marzo y en mayo estaban 12 juegos por detrás del liderato divisional. La novena dirigida por el polémico Dave Roberts, empató en el último día de temporada regular a Colorado y se tuvo que jugar al igual que la central del viejo circuito, un partido 163 para definir al campeón del este. Conquistaron el título de la Nacional, sin embargo cayeron derrotados por segundo año consecutivo en la Serie Mundial. 

Una temporada que  lo tuvo de todo, desde un doble empate por el título divisional, hasta un enfrentamiento en el juego de comodín de la nómina más alta contra la más baja. Está claro que cada año es más difícil construir un equipo de campeonato. No sólo basta con tener rotaciones y ofensivas de lujo, sino que tienen que hacerse presentes en el momento importante. 

Conquistar la Serie Mundial no es sólo es ser el mejor de una serie de 7, va mucho más allá. Es un trabajo de 162 días de temporada regular y llegar al último día en la cima de tu división, por su puesto esperando 162 sean suficientes. Es jugarte todo o nada en un partido, a pesar de que hayas ganado 100 en la temporada. Es llegar vivo a septiembre y ganar para estar en octubre. Es ganar en octubre para ser el mejor.

El béisbol es tan complicado y tan severo con los que se quedan en el camino, que tal vez por eso sea el rey de los deportes. Es desgastante tanto para el pelotero, como para el aficionado,  por ello la derrota es tan devastadora. Tras empatar el record de victorias consecutivas  (en su momento) en la historia de la MLB con Oakland, Billy Beane dijo “a nadie le importará que hayamos ganado 20 juegos consecutivos si no ganamos el último del año”.

 

ACERCA DEL AUTOR
Alonso Revilla
Apasionado de los deportes, estudiante de Negocios Internacionales en la Ibero, comentarista en EXA 95.5 Querétaro y colaborador en donbalon.com
ÚLTIMAS ENTRADAS
ARCHIVO HISTÓRICO
<< Octubre 2018 >>
D L M M J V S
 
01
02
03
04
05
06
07
08
09
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31