Política Social y Seguridad

Nueva evidencia en caso Ayotzinapa obliga al gobierno a reabrir investigaciones, reclaman ONG's

Conversaciones interceptadas por agencias de EU entre capos del grupo Guerreros Unidos arrojaron nueva evidencia en el caso Ayotzinapa.

13-04-2018 08:46 Por : Arena Pública
Las conversaciones revelaron que podrían ser 60 y no 43 los desaparecidos en Iguala.
Las conversaciones revelaron que podrían ser 60 y no 43 los desaparecidos en Iguala.

Qué fácil es decir donde estén” respondió ‘Spider Woman’ el 18 de octubre de 2014 a Pablo Vega, líder del grupo criminal Guerreros Unidos en Chicago, Estados Unidos.

La frase no es sacada de una novela policiaca, sino de una serie de escuchas de agencias de investigación estadounidense entre septiembre y octubre de 2014 a ocho operadores de Guerreros Unidos, grupo de narcotraficante que se disputa el territorio de Guerrero y que de acuerdo a esta nueva evidencia estuvo involucrado en la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa.

El comentario de ‘Spider’ a su líder resulta de otro, el de Pablo Vega, quien le aseguraba que “Mientras no aparezcan los chavos, van a seguir (las detenciones)”.

Esta serie de escuchas fueron dadas a conocer este 12 de abril por el periódico Reforma, tras acceder a algunas transcripciones aportadas por el Gobierno de EU a las autoridades mexicanas.

En ellas se dejan ver dos nuevos elementos, uno es la confirmación de la complicidad de la policía local con el grupo criminal, el segundo es en relación con la cantidad de desapariciones, pues de acuerdo con los mensajes interceptados fueron 60 los desaparecidos y no 43.

Dentro de otra plática ‘Silver’ (otro líder de los capos) ordenó la tarde del 27 de septiembre, día siguiente a la noche de las desapariciones, que se pidiera apoyo a la policía de los municipios de Igual, Cocula y Huitzuco , así como la del Procurador estatal Iñaki Blanco, quien después le aseguraron a ‘Silver’ que ya los había traicionado.

En relación Erika Guevara-Rosas, directora para las Américas de Amnistía Internacional declaró que “ las autoridades mexicanas [debían] a abandonar finalmente su desacreditada teoría del caso y a comprometerse a investigar los hechos de forma seria y expedita […]Es tiempo de que la Procuraduría General de la República ajuste su investigación y se allegue de toda la evidencia disponible”.

Así mismo organizaciones civiles pidieron que se “abriera y agotara la línea de investigación relativa al trasiego de droga de México a Estados Unidos, específicamente de Iguala a Chicago” como había indicado el Grupo de Interdiciplinario de Expertos Independientes (GIEI), entre las organizaciones se encontraron Fundar y Serapaz.

Y es que a casi cuatro años de la desaparición de los 43 estudiantes la PGR no ha podido entregar conclusiones satisfactorias sobre lo que ocurrió la noche del 26 de septiembre en Iguala, Guerrero.

 

MÁS INFORMACIÓN: Comunicado de prensa, Centro Prodh. 

MÁS INFORMACIÓN:Guiaron desde EU ataques en Iguala, Reforma, 13 de abril de 2018.